Max Por­ter y el due­lo

La no­ve­la avan­za a tra­vés de una di­ver­si­dad de re­gis­tros y vo­ces, des­de la más com­ple­ja, que es la del cuer­vo (...) has­ta el tono de cuen­tos de ha­das de los ni­ños

El Deber - Brújula - - Tintero Del - ED­MUN­DO PAZ SOLDÁN ES­CRI­TOR

De­bo a Ma­ría Jo­sé Na­via el des­cu­bri­mien­to de Grief is the thing with feat­hers, la ma­ra­vi­llo­sa no­ve­la con la que Max Por­ter ha ga­na­do en In­gla­te­rra el pre­mio al Es­cri­tor Jo­ven del año; el tex­to de ape­nas cien pá­gi­nas, uno de los de­buts li­te­ra­rios más sor­pren­den­tes des­de los tiem­pos de Za­die Smith, fue pre­mia­do por su “fe­liz in­ven­ción lin­güís­ti­ca” y por­que “exu­da originalidad”. Es un li­bro ex­tra­ño que se me­re­ce to­dos los elo­gios.

Grief is the thing with feat­hers es una no­ve­la so­bre el due­lo, y, a la vez, una no­ve­la so­bre có­mo es­cri­bir so­bre el due­lo. Es un tex­to me­ta­li­te­ra­rio que pe­se a ser cons­cien­te de su ar­ti­fi­cio lo­gra trans­mi­tir, a tra­vés del jue­go bur­lón, las alu­sio­nes iró­ni­cas y los ecos li­te­ra­rios, el trau­ma de la pér­di­da. Por­ter cuen­ta la his­to­ria de có­mo un hom­bre y sus hi­jos vi­ven los días si­guien­tes a la muer­te de la es­po­sa/ma­dre, cuan­do el do­lor se con­vier­te en al­go de “cuar­ta di­men­sión, abs­trac­to, ape­nas fa­mi­liar”. En ese con­tex­to, sue­na el tim­bre de la ca­sa y apa­re­ce en la puer­ta un cuer­vo gi­gan­te, con un men­sa­je: “No me iré has­ta que no me ne­ce­si­tes”.

La no­ve­la es la his­to­ria de la coha­bi­ta­ción del pa­dre y los hi­jos con el cuer­vo gi­gan­te en la ca­sa mar­ca­da por el due­lo; con­ta­da des­de múl­ti­ples pers­pec­ti­vas –la del pa­dre, la de los hi­jos, la del mis­mí­si­mo cuer­vo--, Grief is the thing with feat­hers no es­con­de los sig­ni­fi­ca­dos del cuer­vo, la for­ma en que la no­ve­la tra­ba­ja li­te­ral­men­te la me­tá­fo­ra: “En otras ver­sio­nes soy un doc­tor o un fan­tas­ma. Ins­tru­men­tos per­fec­tos: doc­to­res, fan­tas­mas y cuer­vos. Po­de­mos ha­cer co­sas que otros per­so­na­jes no pue­den ha­cer, co­mo co­mer­nos la an­gus­tia y te­ner ba­ta­llas tea­tra­les con el len­gua­je y con Dios. Yo era un ami­go, una ex­cu­sa, un deus ex ma­chi­na, una bro­ma, un sín­to­ma, un es­pec­tro, una mu­le­ta, un ju­gue­te, un fan­tas­ma, ana­lis­ta y ni­ñe­ra”.

Así, Grief is the thing with feat­hers es una fá­bu­la pos­mo­der­na que con­vo­ca a Emily Dic­kin­son –de ella pro­vie­ne el ver­so que da tí­tu­lo al li­bro— y, so­bre to­do, a Ted Hughes y su poe­ma Cuer­vo, es­cri­to po­co des­pués del sui­ci­dio de su mu­jer, Syl­via Plath (el pa­dre es un ex­per­to en Hughes: Por­ter no es­con­de nun­ca las car­tas). La no­ve­la avan­za a tra­vés de una di­ver­si­dad de re­gis­tros y vo­ces, des­de la más com­ple­ja, que es la del cuer­vo, con sus jue­gos de pa­la­bras joy­cea­nos, has­ta el tono de cuen­to de ha­das de los ni­ños: “Hay una plu­ma en mi al­moha­da/Las al­moha­das es­tán he­chas de plumas, duer­me/Es una plu­ma gran­de y negra/Ven y duer­me en mi ca­ma/Tam­bién hay una plu­ma en tu al­moha­da/De­je­mos las plumas don­de es­tán y dur­ma­mos en el pi­so”.

Hay car­tas, poe­mas, pre­gun­tas de com­pren­sión de lec­tu­ra (“¿Us­ted cree que los her­ma­nos en es­te frag­men­to son rea­lis­tas”?), lis­tas (“Co­sas de las que Cuer­vo no se asus­ta: Ted. Bio­gra­fías de Syl­via. Dios… Ni­ños huér­fa­nos… Co­sas de las que Cuer­vo se asus­ta: Di­vor­cio. Tra­ma. Ne­go­cios. Ca­tó­li­cos. Pes­ti­ci­das…”), etc. La no­ve­la –el cuer­vo— es una for­ma lí­ri­ca de li­diar con esa pér­di­da enor­me que es tam­bién una suer­te de en­can­ta­mien­to, un he­chi­zo des­ga­rra­dor al que hay que dar­le tiem­po pa­ra que pier­da su fuer­za –“el do­lor es un pro­yec­to de lar­go alien­to”--,y un apren­di­za­je: “pen­sá­ba­mos que un día ella apa­re­ce­ría y nos di­ría que to­do no era más que una prue­ba. Pen­sá­ba­mos que mo­ri­ría­mos a la mis­ma edad de ella. Pen­sá­ba­mos que era ca­paz de ver­nos a tra­vés de los es­pe­jos… Fui­mos cui­da­do­sos y la en­ve­je­ci­mos y la de­ja­mos li­bre. Fui­mos cui­da­do­sos y la lla­ma­mos abue­la cuan­do pa­pá se con­vir­tió en abue­lo”. Lue­go ven­drá el mo­men­to de de­cir­le –o no-a Cuer­vo que se va­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.