El poe­ta que se en­tien­de co­mo ciu­da­dano

El Deber - Brújula - - Portada - RI­CAR­DO HE­RRE­RA

Luis Gar­cía Mon­te­ro de­cli­na aque­lla ima­gen del poe­ta co­mo “ele­gi­do de los dio­ses” o que lo si­túa en un pe­des­tal por en­ci­ma de los de­más mor­ta­les. El es­cri­tor an­da­luz equi­pa­ra el tra­ba­jo del poe­ta co­mo la de un ar­te­sano y lo en­tien­de co­mo un ciu­da­dano más de car­ne y hue­so, por eso es que su pro­sa no bus­ca fi­gu­ras gran­di­lo­cuen­tes ni usa un len­gua­je críp­ti­co. A ve­ces esa sen­ci­llez en su pro­sa ha si­do cues­tio­na­da y ‘nin­gu­nea­da’, pe­ro tam­bién le ha ga­na­do la ad­mi­ra­ción de mi­les de lec­to­res que lo han con­ver­ti­do en uno de los es­cri­to­res es­pa­ño­les más leí­dos de la ac­tua­li­dad.

Luis Gar­cía es uno de los in­vi­ta­dos prin­ci­pa­les de la IV ver­sión del en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de poe­sía Ciu­dad de los Ani­llos que se ce­le­bra en el mar­co de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de li­bro de San­ta Cruz de la Sie­rra, don­de tam­bién pre­sen­tó Una me­lan­co­lía op­ti­mis­ta, una an­to­lo­gía per­so­nal edi­ta­da por Plu­ral en Bo­li­via. De eso y otros te­mas con- ver­sa­mos con el au­tor.

¿Qué hay de­trás del Oxí­mo­ron que da tí­tu­lo a su poe­ma­rio que se aca­ba de edi­tar en Bo­li­via? (Una me­lan­co­lía op­ti­mis­ta)

Alu­de a un de­ba­te en el que he pro­cu­ra­do de­fi­nir mi poe­sía: la con­cien­cia y el co­ra­zón, la lu­ci­dez y el de­seo. En mi ca­so, la reali­dad es­tá com­pues­ta por esos dos ex­tre­mos. Uno de mis li­bros se ti­tu­ló Ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das por­que un día ex­pul­sé a los sue­ños de ca­sa, afec­ta­do por las de­cep­cio­nes, pe­ro em­pe­cé a con­ver­tir­me en un cí­ni­co. Y el ci­nis­mo es uno de los gran­des ma­les de la cul­tu­ra ac­tual. Por eso vol­vía a lla­mar a los sue­ños, pe­ro les pro­pu­se dor­mir en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das, pa­ra vi­gi­lar­nos mu­tua­men­te y no caer en la in­ge­nui­dad y el ci­nis­mo. Me gus­ta la poe­sía que in­ten­ta unir la es­tir­pe ilus­tra­da de la ra­zón y la es­tir­pe ro­mán­ti­ca de la re­bel­día y el res­pe­to a los sen­ti­mien­tos. Soy un ro­mán­ti­co ilus­tra­do. En esa ten­sión pro­cu­ro si­tuar mi poe­sía.

Rea­li­zar una an­to­lo­gía per­so­nal, co­mo Una me­lan­co­lía op­ti­mis­ta, ¿ no es tam­bién una es­pe­cie de ajus­te de cuen­tas con el pa­sa­do? Cla­ro, así es. Uno eli­ge. Hay que ser muy ton­to pa­ra leer­se a uno mis­mo con ojos de ad­mi­ra­ción, y eli­ge aque­llos poe­mas con los que se sien­te más con­for­me. Son tam­bién aque­llos que de­fi­nen un ca­mino. La me­mo­ria es siem­pre una ne­go­cia­ción del pre­sen­te con el pa­sa­do. Ocu­rre en las so­cie­da­des, en las per­so­nas y en la poe­sía. Y eso tie­ne mu­cho de ajus­te de cuen­tas con el pa­sa­do, de lec­tu­ra que pue­da jus­ti­fi­car un pa­so en el pre­sen­te ha­cia el fu­tu­ro. Si un poe­ma se ba­sa en la pre­gun­ta “¿Quién soy yo?”, una an­to­lo­gía es tam­bién otra pre­gun­ta: “¿Quién he si­do yo?”.

¿No su­fre la an­gus­tia de no re­pe­tir­se, co­mo ocu­rre a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.