“El cuen­to si­gue sien­do mi pre­fe­ri­do”

El Deber - Brújula - - Perfiles Personajes & - AD­HE­MAR MAN­JÓN EL DE­BER

Sa­man­ta Sch­we­blin apa­re­ció en la es­ce­na li­te­ra­ria de su país en 2002 con un po­ten­te li­bro de cuen­tos, El nú­cleo de dis­tur­bio, que se­ña­la­ba lo que se­ría des­pués su ca­rre­ra y que se con­fir­mó con otro vo­lu­men de cuen­tos, Pá­ja­ros en la bo­ca, pu­bli­ca­do en 2009 y que le va­lió el re­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral a la au­to­ra ar­gen­ti­na. Fe­ver dream, tra­duc­ción de su pri­me­ra no­ve­la, Dis­tan­cia de res­ca­te, de 2014, es una de las seis fi­na­lis­tas del pres­ti­gio­so pre­mio Man Boo­ker de In­gla­te­rra. Su úl­ti­mo li­bro de cuen­tos, Sie­te ca­sas va­cías (2015), aca­ba de ser edi­ta­do en Bo­li­via por la editorial Nue­vo Mi­le­nio.

Dis­tan­cia de res­ca­te es tu pri­me­ra no­ve­la y lle­ga a ser fi­na­lis­ta de un pre­mio tan im­por­tan­te co­mo el Man Boo­ker ¿Cuá­les son las sen­sa­cio­nes an­te el he­cho de que un tex­to tu­yo –es­to pen­san­do tam­bién en los an­te­rio­res pre­mios que ga­nas­te- sea re­co­no­ci­do de es­ta ma­ne­ra? Un pre­mio siem­pre es un gran em­pu­jón ha­cia ade­lan­te. Un em­pu­jón de nue­va energía de tra­ba­jo, de re­co­no­ci­mien­to, de lle­ga­da a más y nue­vos lec­to­res, es una ale­gría. Pe­ro los pre­mios gran­des tam­bién traen co­sas que me asus­tan. Una mi­ra­da ca­da vez más crí­ti­ca so­bre lo que uno ha­ce, ex­pec­ta­ti­vas y, la pér­di­da más cos­to­sa: el com­pro­mi­so de pro­mo­ción que al­gu­nos de es­tos pre­mios im­pli­ca y to­do el tiem­po y la energía que se va con eso, y se le es­ca­pa a la es­cri­tu­ra. Pe­ro quién va a que­jar­se de los pre­mios, siem­pre son al­go bueno.

¿Có­mo ma­ne­jas­te el te­ma de la tra­duc­ción de la no­ve­la?, por ejem­plo el tí­tu­lo es otro en in­glés, ¿Có­mo fue el tra­ba­jo con la tra­duc­to­ra Megan McDo­well?

Creo que con las tra­duc­cio­nes hay que apren­der a sol­tar y a con­fiar, sino uno se vuel­ve un po­co lo­co. A fin de es­te año Dis­tan­cia de res­ca­te es­ta­rá tra­du­ci­da a más de vein­ti­cin­co len­guas y hay tra­duc­cio­nes co­mo la chi­na o la ja­po­ne­sa que ni si­quie­ra sé si son li­bros míos, por­que no pue­do ni en­con­trar mi nom­bre. In­co­mo­da sa­ber que a es­ta al­tu­ra se­rán más los lec­to­res que van a leer­me tra­du­ci­da que los que van a leer­me en es­pa­ñol, e in­co­mo­da por­que la es­cri­tu­ra es un tra­ba­jo ar­te­sa­nal, pun­ti­llo­so y de­ta­llis­ta, y es ra­ro que to­do eso que­de en ma­nos de otro, y que uno ni si­quie­ra sea ca­paz de en­ten­der si pa­ra bien o pa­ra mal. El ca­so del in­glés es el úni­co idio­ma en el que pue­do lle­gar a in­vo­lu­crar­me y el tra­ba­jo con mi tra­duc­to­ra, Megan McDo­well, fue real­men­te bue­ní­si­mo. Megan es tam­bién la tra­duc­to­ra al in­glés de otros au­to­res de mi ge­ne­ra­ción co­mo Ale­jan­dro Zam­bra, Li­na Me­rua­ne o Ma­ria­na En­rí­quez, y to­dos es­ta­mos muy agra­de­ci­dos con su tra­ba­jo. En las tra­duc­cio­nes el tí­tu­lo del li­bro es­tá cam­bian­do bas­tan­te, el con­cep­to “dis­tan­cia de res­ca­te” no es tan fá­cil de tra­du­cir. Al in­glés se tra­du­jo co­mo “Fe­ver Dream”, que es el sue­ño que uno pue­de te­ner cuan­do es­tá afie­bra­do. Al ho­lan­dés, al ale­mán y al da­nés se tra­du­jo co­mo “Gift” o “Gif”, que sig­ni­fi­ca “ve­neno”. Y al fran­cés “To­xi­que”, tó­xi­co. Dis­tan­cia de res­ca­te si­gue sien­do el tí­tu­lo con el que me sien­to más có­mo­da, pe­ro hay que con­fiar en los edi­to­res.

Mu­chos han di­cho que tu no­ve­la es una obra de te­rror eco­ló­gi­co –o te­rror am­bien­ta­lis­ta-, en el que la víc­ti­ma es un ni­ño ¿Có­mo sur­ge es­te te­ma? ¿Cuá­les son tus preo­cu­pa­cio­nes res­pec­to a es­ta ame­na­za ha­cia el me­dioam­bien­te?

Bueno, hay mu­chas víc­ti­mas, en la no­ve­la y en los ca­sos reales que es­tu­dié pa­ra es­cri­bir­la. El mal uso de agro­tó­xi­cos en los cul­ti­vos, to­da la ne­gli­gen­cia que ro­dea sus usos y abu­sos, trae con­se­cuen­cias ne­fas­tas no so­lo pa­ra los po­bla­do­res y tra­ba­ja­do­res de la zo­na sino pa­ra la gen­te de las ciu­da­des que, por­que vi­ven más le­jos, por ahí creen que es­tán sal­va­guar­da­das de to­do es­to. Es ver­dad que, aun­que no sé si pue­da ins­cri­bir­se es­tric­ta­men­te es­ta no­ve­la en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.