El éxi­to de Ar­ca

El Deber - Brújula - - Música - MONDOSONORO

Pue­de que com­par­tir la exal­ta­ción de los bue­nos mo­men­tos es­té in­fra­va­lo­ra­do, no se lo nie­go, pe­ro com­par­tir la os­cu­ri­dad, los de­seos más co­rro­si­vos o nues­tros mie­dos más ate­na­za­do­res re­quie­ren de una fuer­za in­te­rior (o de una de­bi­li­dad ex­tre­ma, quién sa­be) que obli­ga a so­bre­vi­vir a to­do ello y plan­tar­lo fren­te a los de­más, fren­te a sus ojos y sus oí­dos. No crean que me es­toy yen­do por las ra­mas, sino que pre­ci­sa­men­te eso es lo que trans­mi­te es­ta emo­cio­nan­te obra maes­tra que fir­ma el ve­ne­zo­lano Ale­jan­dro Gher­si, más co­no­ci­do co­mo Ar­ca. Por­que Ar­ca no es un dis­co que el mun­do ne­ce­si­ta­se (aun­que aho­ra al­gu­nos no po­dre­mos pa­sar sin él du­ran­te una bue­na tem­po­ra­da), sino el que Gher­si es­ta­ba obli­ga­do a gra­bar. Un equi­li­brio en­tre os­cu­ri­dad y luz, en­tre tris­te­za y me­lan­co­lía.

En un ejer­ci­cio de sep­pu­ku emo­cio­nal ul­tra­mo­der­nis­ta, Ar­ca nos ha­bla so­bre la fuer­za del de­seo, de cuan­do el amor y el se­xo nos ar­den en las en­tra­ñas y re­sul­ta im­po­si­ble huir de él. Nos ha­bla de otros se­xos y de otros amo­res, mien­tras man­tie­ne la ca­pa­ci­dad de ex­pe­ri­men­ta­ción mu­si­cal (es­cú­che­se Cas­tra­tion si lo du­dan, o Whip, con sus la­ti­ga­zos sam­plea­dos) que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do al ve­ne­zo­lano. So­lo que con una gran­dio­sa no­ve­dad que ha do­ta­do a su uni­ver­so de aro­mas, in­ten­cio­nes e in­ten­si­da­des dis­tin­tas: su de­li­ca­da y me­lo­dra­má­ti­ca voz en cas­te­llano.

La pre­sen­ta­ción de un nue­vo poe­ma­rio de Gary Daher es inevi­ta­ble­men­te una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te, ple­tó­ri­ca de her­man­dad cul­tu­ral y de sig­ni­fi­ca­ción li­te­ra­ria. Y es que Gary ha­ce tiem­po es ya un re­fe­ren­te de la lí­ri­ca bo­li­via­na y ocu­pa, con to­da jus­ti­cia y pres­tan­cia, un si­tial de ho­nor en la li­te­ra­tu­ra que vie­ne sur­gien­do en el orien­te. Ca­be ade­más men­cio­nar que su poe­sía, plas­ma­da en no po­cas y se­lec­tas pá­gi­nas, no so­lo re­ve­la una in­ne­ga­ble ca­li­dad es­té­ti­ca, sino la pro­me­sa, nun­ca fa­lli­da, de una cau­da­lo­sa, sor­pre­si­va y siem­pre re­no­va­da crea­ti­vi­dad.

Es­te poe­ma­rio es bue­na prue­ba de esa vo­ca­ción, esa pro­lí­fi­ca ins­pi­ra­ción, ese ge­ne­ro­so des­tino. Jar­di­nes de Tla­loc lle­va el nom­bre de esa di­vi­ni­dad su­pe­rior de la mi­to­lo­gía az­te­ca: el se­ñor de la llu­via, del vien­to, del ra­yo y del trueno, de las al­tas cum­bres; en fin, una po­de­ro­sa dei­dad, con múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes de su po­de­río cós­mi­co, co­mo múl­ti­ples son tam­bién los te­mas que Gary abor­da y ofre­ce. Aquí en­con­tra­mos mu­cho de no­ve­do­so, pe­ro tam­bién la hue­lla de una tra­di­ción, un mo­sai­co de te­mas re­cu­rren­tes en la poe­sía de Gary, una ce­le­bra­ción de la na­tu­ra­le­za, de las co­sas que per­sis­ten y per­du­ran, co­mo son la tie­rra, el agua, el fue­go, el ai­re, la pie­dra, las aves. De igual ma­ne­ra, los do­nes que nos en­tre­ga la vi­da: la me­mo­ria, los sue­ños, la amis­tad, el ar­te, nues­tros ma­yo­res, las co­sas que re­cor­da­mos y no que­re­mos ol­vi­dar. Hay pues una her­mo­sa ce­le­bra­ción de la exis­ten­cia en el mun­do, aun­que tam­bién se men­cio­na lo te­rri­ble, lo os­cu­ro, lo ame­na­zan­te.

En el pri­mer poe­ma, por de­más ex­pre­si­vo, re­ve­la­dor e in­clu­so dra­má­ti­co, Daher se con­de­na a sí mis­mo, se declara cul­pa­ble, en­te otras co­sas, de ha­ber caí­do en lo que lla­ma “la va­ni­dad de la li­te­ra­tu­ra”. Pe­ro es que gra­cias a esa va­ni­dad (si en ver­dad lo es), pen­sa­mos no­so­tros, los lec­to­res so­mos gran­de­men­te gra­ti­fi­ca­dos con be­llas emo­cio­nes, no­bles ver­da­des y sen­ti­mien­tos pro­fun­dos, te­so­ros que nun­ca de­ja­re­mos de agra­de­cer, ver­sos que guar­da­re­mos ce­lo­sa­men­te en la me­mo­ria, por­que son y se­rán la sal de nues­tra vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.