Has­ta siem­pre Ch­ris Cor­nell

Ch­ris Cor­nell, el lí­der de Sound­gar­den y Au­dios­la­ve, voz de una ge­ne­ra­ción, par­tió in­tem­pes­ti­va­men­te de­ján­do­nos un asom­bro­so le­ga­do mu­si­cal.

El Deber - Brújula - - El - MA­RIO SIDDHARTHA POR­TU­GAL-RA­MÍ­REZ

El 18 de ma­yo de 1996, Jim Ca­rrey anun­cia­ba a la ban­da in­vi­ta­da en Sa­tur­day Night Live, Sound­gar­den. El gru­po in­ter­pre­ta­ría dos can­cio­nes de su nue­vo dis­co, Pretty Noo­se se­ría la pri­me­ra. Tras unos se­gun­dos fue evi­den­te que la voz de Ch­ris Cor­nell ya no era la mis­ma; el al­cohol y las dro­gas pa­sa­ban su fac­tu­ra. La pre­sen­cia es­cé­ni­ca del gru­po era im­pre­sio­nan­te, aun­que eso no ocul­ta­ba la ten­sión en­tre ellos: Cor­nell im­pi­dió que el ca­rac­te­rís­ti­co so­ni­do de la guitarra de Kim Tha­yil sa­lie­ra en la nue­va pro­duc­ción. El gui­ta­rris­ta to­mó re­van­cha en vi­vo, im­pro­vi­só su so­lo an­te el des­con­cier­to de la ban­da que in­ten­ta­ba no per­der­se. Un año des­pués, Sound­gar­den se di­sol­ve­ría.

De Sound­gar­den a Au­dios­la­ve

En 1987 Sound­gar­den fue fi­cha­do por la mí­ti­ca Sub Pop Re­cords pa­ra gra­bar dos EPs: Screa­ming Li­fe y FOPP. Lue­go pu­bli­ca­ría Ul­tra­me­ga Ok (1988) y Lou­der than lo­ve (1989), ce­rran­do así la eta­pa heavy del gru­po que in­clu­yó cam­bios en su ali­nea­ción y la con­sa­gra­ción de Cor­nell co­mo el com­po­si­tor prin­ci­pal.

En 1990, la muer­te de An­drew Wood, vo­ca­lis­ta de Mot­her Lo­ve Bo­ne, im­pul­sa­ría a Cor­nell a for­mar Tem­ple of the dog, ho­me­na­je fu­gaz, aun­que de re­sul­ta­dos in­va­lua­bles: un dis­co ho­mó­ni­mo que ro­za la per­fec­ción y la pre­sen­ta­ción de Eddie Ved­der de Pearl Jam.

El año 1991 se­ría cla­ve pa­ra el rock, pues Nir­va­na lan­zó Ne­ver­mind, Pearl Jam su de­but Ten y Sound­gar­den su Bad­mo­tor­fin­ger, con­si­de­ra­do su me­jor ál­bum.

Ya co­no­ci­dos mun­dial­men­te, en 1994 pu­bli­ca­rían Su­pe­runk­nown que los con­vir­tió en íco­nos del rock al­ter­na­ti­vo. Sin em­bar­go, la fa­ma al­can­za­da no evi­ta­ría la rup­tu­ra lue­go de gra­bar Down on the up­si­de (1996).

Cor­nell lan­zó en 1999 Eup­ho­ria Mor­ning, tra­ba­jo que pre­sen­ta­ba a un com­po­si­tor ma­du­ro, dis­pues­to a ex­plo­rar nue­vos so­ni­dos. Sin em­bar­go, su aven­tu­ra so­lis­ta tu­vo que es­pe­rar, pues for­mó Au­dios­la­ve con miem­bros de Ra­ge against the ma­chi­ne.

Na­die sa­bía qué es­pe­rar de aque­lla reunión de ar­tis­tas tan di­sí­mi­les, ade­más Cor­nell te­nía la voz mu­cho más re­sen­ti­da en aquel en­ton­ces, pe­ro la ban­da se con­vir­tió en una de las más im­por­tan­tes de ini­cios del si­glo XXI con so­lo tres ál­bu­mes: Au­dios­la­ve (2002), Out of exi­le (2005) y Re­ve­la­tions (2006). Pa­ra des­con­sue­lo de sus se­gui­do­res, el gru­po se di­sol­vió tan re­pen­ti­na­men­te co­mo sur­gió.

Tras Au­dios­la­ve, Cor­nell con­ti­nuó su ca­rre­ra so­lis­ta. Se­gui­rían Carry on (2007) y el ex­ce­len­te acús­ti­co Song­book (2011), aun­que tam­bién un tras­pié mu­si­cal lla­ma­do Scream (2009), un pu­ña­do de in­su­fri­bles can­cio­nes pop elec­tró­ni­cas sin iden­ti­dad. El úni­co mé­ri­to de aquel ba­ta­ca­zo ar­tís­ti­co y co­mer­cial fue que abo­nó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.