Horóscopo

El Deber - Chic - - PASATIEMPOS Y SERVICIOS -

CAPRICORNIO. Las me­tas que se mar­có en un fu­tu­ro se­rán po­co atrac­ti­vas a sus ojos del pre­sen­te. Buen mo­men­to pa­ra re­di­se­ñar sus pla­nes es­tra­té­gi­cos y cam­biar de fi­lo­so­fía de vi­da. No arras­tre con us- te da quien desea vo­lar le­jos. Su nú­me­ro se­rá el 14.

LEO. El dis­fru­te de los de­más se­rá con­de­na pa­ra us­ted, pues sen­ti­rá ce­los de to­do lo que ha­gan las per­so­nas que co­no­ce. En el amor, se­rán tiem­pos de mu­cho pre­su­mir y po­co ha­cer. No se fíe de las apa­rien­cias, pues po­drían des­pis­tar­le de sus ob­je­ti­vos.

CÁN­CER. El des­con­trol de cier­tas si­tua­cio­nes po­drías er­más­fruc­tí fe- ro del o que ima­gi­na­ba. A pe­sar de los co­men­ta­rios de cier­tas per­so - nas, su idea del amor per­ma­ne­ce­rá in­tac­ta. Los círcu­los ce­rra­dos y los se­cre­tos des­per­ta­rán su ma­yor in­te­rés.

ARIES. Un nue­vo sue­ño le ha­rá re­vi­vir cier­tas sen­sa­cio­nes que te­nía dor­mi­das. El alien­to de la ener­gía re­no­va­da se­rá oxí­geno pa­ra us­ted y pa­ra su re­la­ción de pa­re ja, que to­ma­rá un nue­vo im­pul­so a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des. Su alma se­rá más ca­pri­cho­sa de lo nor­mal.

LI­BRA. La vía del en­ten­di­mien­to se­rá su pri­me­ra op­ción, pe­ro pue­de que en­cuen­tre cer­ca a per­so­nas dis­pues­tas a ba­ta­llar por ca­da pa­so que dan. La me­lan­coí­la se­rá la peor com­pa­ñe­ra en es­ta fa­se de f la - que­za men­tal, así que ha­ga oí­dos sor­dos a quien vi­ve úni­ca­men­te del pa­sa­do.

PISCIS. Su vi­da amo­ro­sa se l ena­rá de con­cep­tos es­ti­mu­lan­tes que pro­yec­ta­rán su re­la­ción ha­cia un ni­vel en el que la pa­sión in­va­di­rá to­do su ser. Bue­nos tiem­pos pa­ra la aper­tu­ra y la exa­ge­ra­ción, pues su alma no en­ten­de­rá deíl­mit es ni puer­tas ce­rra­das.

TAAURO. Las crí­ti­cas so­bre lo co­ti­diano au­menm­ta­rán a me­di­da que co - no­ce la nor­ma­li­dad de otros. Su ten­den­cia a la com­pa­ra­ti­va ter­mi­na­rá por ago­tar la pa­cien­cia de las per­so­nas que le quie­ren y de­be­rá dar ex­pli­ca­cio­nes pa­ra no caer en des­po­tis­mos.

ESCORPIO. La luz con la­que­bril ar áto­dol oque to­ques e a pa­ga­rá en pre­sen­cia de una per­so­na que desea a su la­do. Ini­cia­rá una eta­pa de re­es­truc­tu­ra cióny elec­cio­nes de gran im­por­tan­cia. No re­nun­cie a lo que apre­cia y de­fien­da su te­rreno pro­fe­sio­nal an­te las ame­na­zas ex­ter­nas .

SAGITAARIO. ERl­hu­mor se­rá su ta­bla de sal­va­men­to en el peor mo­men - to. El trán­si­to as­tral se­rá len­to y eso ra­len­ti­za­rá el rit­mo de su vi­da y de sus reac­cio­nes an­te cier­to ti­po de com­por­ta­mien­tos. Tiem­po óp­ti­mo pa­ra ha­cer de la na­tu­ra­le­za su ho­gar.

VIRGO. Su per­so­na­li­dad aca­pa­ra­do­ra y do­mi­nan­te aho­ga­rá las es­pe - ran­zas de una re­con­ci­lia­ción in­me­dia­ta en el amor. Evi­te las emo­cio­nes drás­ti­cas, pues del amor al odio po­dría te­ner que asu­mir fa­ses di­fí­ci­les de afron­tar. Su mejor alia­do se­rá aries.

GÉMINIS. Co­no­ce­rá aun alma con la­que se sen­ti­rá en per­fec­ta sin- to­nía y no que­rrá cam­biar na­da de su en­torno por te­mor a que to­do se des­va­nez­ca. Un sue­ño re­cu­rren­te le da­rá una pis­ta so­bre un asun­to fa­mi­liar que no sa­be có­mo re­sol­ver.

ACUARIO. Las se­ña­les se re­pe­ti­rán a su pa­so por un lu­gar, pe­ro so­lo en­ten­de­rá los men­sa­jes cuan­do aban­do­ne esa ac­ti­tud al­ta­ne­ra que le im­pi­de re­la­cio­nar­se con las per­so­nas que ama. El len­gua­je del amor se­rá po­co efec­ti­vo pa­ra us­ted. Su nú­me­ro se­rá el 19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.