Jo­sé For­te­za El hom­bre de Vo­gue que quie­re sa­ber có­mo se vis­te Bo­li­via

Ex­per­to. El cu­bano, de 57 años, fue par­te del DAB pri­ma­ve­ra-ve­rano. Ha­bla de la ‘de­mo­cra­ti­za­ción’ de la mo­da, de có­mo se eli­ge una por­ta­da y del ta­len­to bo­li­viano. Juan Carlos Pe­rei­ra lo in­vi­tó ha­ce dos años, pe­ro re­cién pu­do ve­nir

El Deber - Chic - - ENTREVISTA - CRIS­TIAN MASSUD TEX­TO JU­LIO GON­ZÁ­LEZ FO­TÓ­GRA­FO

Fu­ma. “¿No te mo­les­ta el ci­ga­rro?”, pre­gun­ta y dis­per­sa el hu­mo con la mano. An­te la ne­ga­ti­va, si­gue ha­cién­do­lo. Sus ojos ver­do­sos se agran­dan más cuan­do con­ver­sa de cer­ca. Y su bar­ba de ha­ce algunos días com­bi­na con la ca­mi­sa blan­ca, el pan­ta­lón ne­gro y los bo­ti­nes os­cu­ros. Él vis­te a su mo­da. No a la mo­da de los de­más. Cuan­do quie­re, pue­de en­vol­ver su cuer­po en co­lo­res en­cen­di­dos o es­tam­pa­dos. So­lo cuan­do desea ha­cer­se no­tar. Lle­va en San­ta Cruz 48 ho­ras. ¡Cla­ro que hu­bie­ra que­ri­do que­dar­se un po­co más! Pe­ro hoy vuel­ve a Mia­mi. Jo­sé For­te­za, el cu­bano que edi­ta las pres­ti­gio­sas re­vis­tas Vo­gue y GQ, lle­gó a la ca­pi­tal orien­tal pa­ra ser par­te del DAB (Di­se­ño y Au­to­res Bo­li­via­nos) y, con el dia­rio EL DE­BER, le co­lo­ca los pun­tos a las íes de la mo­da en ge­ne­ral y de aque­lla que lle­va el se­llo de Bo­li­via.

“Hay que po­ner­se al día”

Vio mo­da bo­li­via­na. Y es­tá con­ven­ci­do de que apre­ció “lo más pro­me­te­dor con pro­pues­tas fres­cas”. No le gus­ta dar nom­bres, pe­ro una de las co­sas que le llamó la aten­ción fue en­con­trar un pre­ta-coutu­re muy bien ela­bo­ra­do y con­cep­tua­li­za­do, ade­más des­ta­ca el te­ji­do de pun­to. “Sa­ben có­mo ela­bo­rar­lo y es al­ta­men­te pro­ba­ble que es­to se de­ba a que es­té li­ga­do con una tra­di­ción bo­li­via­na”, ma­ni­fies­ta.

Sin em­bar­go, su­gie­re: “Es mo­men­to de que los di­se­ña­do­res pien­sen en có­mo in­ser­tar­se en la mo­da co­mer­cial­men­te”. Y di­ce que no so­lo se re­fie­re a los bo­li­via­nos, sino a to­dos los la­ti­nos. Él, por su par­te, lle­ga­rá a Mia­mi, es­cri­bi­rá un edi­to­rial so­bre la mo­da en Bo­li­via y que­rrá más. Le gus­ta­ría co­no­cer có­mo es la in­dus­tria en el co­ra­zón de Su­da­mé­ri­ca y có­mo son las mo­de­los.

“La por­ta­da de­be de­cir al­go”

Por­que pa­ra Jo­sé una por­ta­da de Vo­gue pue­de fun­cio­nar con una top mo­del o con “una chi­ca anó­ni­ma que luz­ca bien es­té­ti­ca­men­te y que apor­te en al­go”. Agre­ga: “Es­ta pue­de ser de Bo­li­via o de Ke­nia. No so­le­mos se­pa­rar na­cio­na­li­da­des. No hay por qué se­pa­rar a la gen­te por gru­pos. No se sa­ca a un afro­ame­ri­cano por­que sea un afro o a una mu­la­ta ca­ri­be­ña por­que sea una mu­la­ta ca­ri­be­ña. Bus­ca­mos que la hu­ma­ni­dad apun­te a una in­te­gra­ción so­cial”.

Y ahí se que­da pen­san­do. Qui­zá por­que ja­más pue­de pa­rar. Su men­te se mue­ve co­mo la má­qui­na que im­pri­me las pá­gi­nas de Vo­gue y eso lo ha­ce sen­tir vi­vo. Lle­va ca­si 20 años en es­te ofi­cio. El te­dio, la iner­cia o el sim­ple he­cho de no ha­cer na­da es el mons­truo que lo re­pri­me. Lu­cha con­tra él. No vi­ve si no es­cu­cha so­nar su te­lé­fono o si al­guien no lo bus­ca pa­ra pe­dir­le un con­se­jo.

Es va­ni­do­so. Lo re­co­no­ce. Di­ce que no tie­ne na­da ma­lo ser­lo. “Soy un ti­po fe­liz y op­ti­mis­ta. Yo sé mi­rar­le los ojos al mons­truo”, encara. Y cree que hay que te­ner el va­lor de re­co­no­cer la va­ni­dad. Así tal co­mo es, com­pi­te con­tra él mis­mo, pe­ro no re­cu­rre a los an­ti­va­lo­res pa­ra ha­cer­lo. Es ho­nes­to. Y to­do lo que di­ce lo ha­ce sin nin­gu­na po­se de di­vo (se le no­ta).

No es guía de na­die. Su pa­la­bra no es ley. El que es­cu­che sus ob­ser­va­cio­nes pue­de ha­cer con ellas lo que quie­ra. Es li­bre. Y a sus 57 años se­gui­rá es­cri­bien­do, ab­sor­bien­do cul­tu­ras y via­jan­do. Lle­va más tiem­po de ciu­dad en ciu­dad y, don­de se en­cuen­tre, esa es su pa­tria. No per­te­ne­ce a nin­gu­na. Nació en Cuba, pe­ro tie­ne ata­du­ras afec­ti­vas con Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Es­pa­ña y EEUU. “Me gus­ta­ría te­ner­las con Bo­li­via”, di­ce. Pe­ro sa­be que ne­ce­si­ta co­no­cer más pa­ra ase­ve­rar aque­llo. Y se atre­ve a ade­lan­tar que siem­pre ha­brá un edi­tor de Vo­gue pa­ra mi­rar, sen­tir y es­cri­bir so­bre mo­da bo­li­via­na.

“La mo­da es una ex­pre­sión”

Ha­bla de con­cep­tos. Pa­ra él, la mo­da es una ex­pre­sión de la per­so­na­li­dad, en la que ca­da ser hu­mano es un uni­ver­so es­té­ti­co y éti­co. “Ca­da cual sa­be lo que quie­re, tu ex­te­rior es un re­fle­jo de lo que tú eres”, se­ña­la. Y apun­ta a lo ra­ro: “Qui­zás lo que a ti te pa­rez­ca es­tra­fa­la­rio, pa­ra otro sea per­fec­ta­men­te co­ti­diano y que lo pue­de usar por­que le que­da muy bien. Eso es lo di­ver­ti­do y bueno de la mo­da. Eso es la ‘de­mo­cra­ti­za­ción’ de la es­té­ti­ca, de la mo­da”.

Cree que el mun­do ne­ce­si­ta de la mo­da, así co­mo tu­vo a un Vin­cent van Gogh, un Mo­zart o un An­dré Ma­rro. ¿Al­gún di­se­ña­dor fa­vo­ri­to? Lo desafia­mos, por­que ja­más da nom­bres. Y se atre­ve: Ale­xan­der McQueen, Yos­hi Ya­ma­mo­to, Is­sey Mi­ya­ke y Ágat­ha Ruiz de la Pra­da.

Lle­va una re­la­ción de 38 años con un hom­bre. Se ca­só con él en Nue­va York. Es­tá de acuer­do con la adop­ción, pe­ro él no an­he­la aque­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.