ES­TÁ EN LOS ME­JO­RES DÍAS DE SU VI­DA

La ex­mag­ní­fi­ca y su es­po­so, ‘Cho­co’ Saa­ve­dra, cuen­tan los días pa­ra el na­ci­mien­to de su hi­ja, Thaís, en di­ciem­bre. No vol­ve­rá a las pa­sa­re­las.

El Deber - Chic - - PORTADA -

Du­ran­te 10 años fue una de las prin­ci­pa­les mag­ní­fi­cas de Pa­blo Man­zo­ni, por lo que par­ti­ci­pó en mu­chos des­fi­les de mo­das y cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. Lue­go Va­nia An­te­lo Paz, la be­lla ru­bia cru­ce­ña, se gra­duó de ad­mi­nis­ta­do­ra de em­pre­sas y ha­ce cua­tro años se ca­só con Jorge An­to­nio ‘Cho­co’ Saa­ve­dra.

En mar­zo re­ci­bió la no­ti­cia más be­lla de su vi­da, que es­ta­ba em­ba­ra­za­da.

Era lo que jun­to a su es­po­so es­ta­ban es­pe­ran­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Es­ta­ba tan con­ten­ta que llo­ró y dio gra­cias a Dios por esa ben­di­ción, pues siem­pre qui­so ser ma­dre.

Va­nia y ‘Cho­co’ pre­pa­ra­ron una sor­pre­sa pa­ra dar­les la bue­na no­ti­cia a sus res­pec­ti­vos pa­dres.

Y co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, hu­bo una ex­plo­sión de ale­gría y has­ta llan­tos de fe­li­ci­dad. Y es que la be­bé, que se lla­ma­rá Thaís, era es­pe­ra­da por to­dos.

El em­ba­ra­zo

Des­de que Va­nia se en­te­ró que es­ta­ba es­pe­ran­do un be­bé, por me­dio de un aná­li­sis de san­gre, em­pe­zó a cui­dar­se, prin­ci­pal­men­te con la ali­men­ta­ción, aun­que no fue fá­cil, pues lo úni­co que to­le­ra­ba era el pan, pas­tas, arroz y chu­pe­tes.

A los cin­co me­ses de ges­ta­ción to­mó una me­di­ci­na que le po­si­bi­li­tó acep­tar otros ali­men­tos. “Aho­ra ca­da dos ho­ras co­mo de to­do. Con­su­mo lo que sea be­ne­fi­cio­so pa­ra mi be­bé, y cuan­do ten­go an­to­jos, tam­bién co­mo”, con­tó. Esos me­ses fue­ron di­fí­cil­ces; es­tu­vo dos ve­ces in­ter­na­da en la clí­ni­ca y has­ta aho­ra si­gue te­nien­do cui­da­dos es­pe­cia­les. En las úl­ti­mas se­ma­nas ha subido al­gu­nos ki­los, pe­ro eso no le im­por­ta, pues pa­ra ella lo prin­ci­pal es la ni­ña, y co­mo po­see con­tex­tu­ra del­ga­da tie­ne la se­gu­ri­dad

de que vol­ve­rá a su pe­so nor­mal. Pro­tec­ción de su cuer­po

Va­nia es cla­ra en es­te sen­ti­do: “lo más im­por­tan­te es mi hi­ja, lo de­más es­pe­ra”. “Es­tos han si­do los me­ses que me­nos me preo­cu­pé de mi cuer­po y mi piel, ni si­quie­ra por las po­si­bles es­trías. Es­toy en­fo­ca­da en mi hi­ja, y na­da más”, aña­dió.

La ale­gría de ‘Cho­co’

Cuan­do se en­te­ró de que se­ría pa­dre se pu­so muy fe­liz, pues ser pa­dre era uno de los sue­ños de su vi­da.

‘Cho­co’ ha se­gui­do de cer­ca to­das las eta­pas del em­ba­ra­zo de Va­nia. La cui­da, acaricia la ba­rri­ga a su es­po­sa y ha­bla con su hi­ja.

To­do es­tá lis­to

Va­nia per­so­nal­men­te ha de­co­ra­do el dor­mi­to­rio de la ni­ña. Ella es­co­gió los mue­bles, los ador­nos, los co­lo­res de las pa­re­des y to­do lo re­la­cio­na­do con ese es­pa­cio es­pe­cial.

La ro­pi­ta, los pa­ña­les, las ma­ma­de­ras y to­do lo que ne­ce­si­ta­rá la be­bé ya es­tán lis­tos. Y es que fal­ta muy po­co pa­ra su na­ci­mien­to, es­ti­man que los pri­me­ros días de di­ciem­bre lle­ga­rá la pe­que­ña.

“De­fi­ni­ti­va­men­te na­ce­rá por ce­sá­rea. Ad­mi­ro a las mu­je­res que op­tan por el par­to na­tu­ral, pe­ro a mí me ha­rán ce­sá­rea. Soy muy ner­vio­sa y de so­lo pen­sar en las con­trac­cio­nes me da mu­cho mie­do”, con­fe­só.

So­bre la lac­tan­cia, di­jo: “aun­que ten­ga que pa­rar­me de ca­be­za le da­ré de ma­mar. Sue­ño con ex­pe­ri­men­tar esa co­ne­xión con mi hi­ja y po­der ali­men­tar­la por lo me­nos seis me­ses”.

Su an­he­lo se ha­rá reali­dad

A Thaís la cria­rá co­mo hi­cie­ron sus pa­dres con ella, con mu­chos va­lo­res. Desea que la San­ta Cruz de su hi­ja sea me­jor que la nues­tra, una ciu­dad don­de ha­ya paz, to­le­ran­cia y res­pe­to a la fa­mi­lia.

Vol­ve­rá a sus ru­ti­nas

Va­nia tra­ba­ja des­de jo­ven­ci­ta. Du­ran­te nue­ve años lo hi­zo en la CRE, ejer­cien­do su pro­fe­sión de ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas. Cuan­do su hi­ja ya es­té gran­de­ci­ta vol­ve­rá a sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les, pues es una con­ven­ci­da de que las mu­je­res y las ma­dres de­ben te­ner in­de­pen­den­cia y rea­li­zar el tra­ba­jo que vean ne­ce­sa­rio.

So­bre el mo­de­la­je di­ce que ya no lo ejer­ce­rá, a no ser que sea una bo­ni­ta cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria re­la­cio­na­da con la ma­ter­ni­dad, que aho­ra ocu­pa to­do su tiem­po.

“Tra­ba­jo des­de mis 17 años e in­cul­ca­ré a mi hi­ja que pa­ra te­ner al­go hay que ga­nár­se­lo”

Enamo­ra­dos. Va­nia y ‘Cho­co’ se ca­sa­ron ha­ce cua­tro años. Te­ner hi­jos siem­pre es­tu­vo en sus pla­nes, por ello la lle­ga­da de su be­bé ha cam­bia­do sus ru­ti­nas pa­ra bien. Es­tán fe­li­ces

Gua­pa. Su épo­ca de mo­de­lo ya pa­só. Aho­ra se pre­pa­ra pa­ra la ma­ter­ni­dad. No es­tá preo­cu­pa­da por los ki­los de más, sa­be que des­pués to­do se­rá nor­mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.