Le­ti­zia y So­fía ¿Se de­te­rio­ra la re­la­ción de las rei­nas?

El vi­deo viral del en­con­trón que tu­vie­ron en Pal­ma de Ma­llor­ca se su­ma a otros ro­ces que de­jan ver sus di­fe­ren­cias

El Deber - Chic - - FAMA Y MUNDO -

Hasta aho­ra, la creen­cia ge­ne­ral era que la rei­na Le­ti­zia man­te­nía una pé­si­ma re­la­ción con don Juan Car­los, pe­ro con la rei­na So­fía la co­sa era dis­tin­ta, in­clu­so exis­tía un la­zo de afec­to. Desde es­te Do­min­go de Re­su­rrec­ción la opi­nión ha da­do un vuel­co.

El vi­deo que de­la­ta la es­ce­na pro­ta­go­ni­za­da en la puer­ta de la catedral de Pal­ma de Ma­llor­ca por am­bas, con do­ña Le­ti­zia for­ce­jean­do pa­ra im­pe­dir la fo­to de Leo­nor y So­fía con su abue­la, evi­den­cia que en­tre sue­gra y nue­ra en es­te mo­men­to hay de to­do, me­nos ca­ri­ño.

An­te­ce­den­te.

Pe­se a que de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca se ha in­ten­ta­do re­crear una ima­gen de ar­mo­nía que, por lo vis­to, pa­re­ce bas­tan­te fic­ti­cia. No es la pri­me­ra vez que am­bas rei­nas de­jan tras­lu­cir pú­bli­ca­men­te su ten­sión. Por ejem­plo, en no­viem­bre de 2013, tras vi­si­tar el even­to Ras­tri­llo de Nue­vo Fu­tu­ro, se pu­bli­có una ima­gen don­de do­ña So­fía, vi­si­ble­men­te en­fa­da­da y ges­ti­cu­lan­do con las ma­nos, que pa­re­cía re­pren­der a Le­ti­zia.

Aque­lla vez Zar­zue­la pu­so pa­ños hú­me­dos a la si­tua­ción ase­gu­ran­do que la rei­na So­fía ges­ti­cu­la­ba mu­cho al ha­blar.

Sin em­bar­go, en ve­rano de 2016, en Ma­llor­ca, no pa­só inad­ver­ti­do otro epi­so­dio ten­so, cuan­do en la re­cep­ción del pa­la­cio de la Al­mu­dai­na do­ña Le­ti­zia pa­só por de­lan­te de su sue­gra al en­trar al re­cin­to sin de­te­ner­se ni sa­lu­dar­la si­quie­ra.

El mo­ti­vo de los des­en­cuen­tros.

Se­gún cuen­tan en su en­torno, tie­ne mu­cho que ver con los obs­tácu­los que la rei­na ha pues­to desde que na­cie­ron sus hi­jas, Leo­nor y So­fía, pa­ra que do­ña So­fía ejer­za con ellas de abue­la. Ini­cial­men­te, la emé­ri­ta, que da­das sus desave­nen­cias ma­tri­mo­nia­les se apo­yó mu­cho en su hi­jo, don Fe­li­pe, pen­só que Leo­nor y So­fía, que re­si­den en el re­cin­to de Zar­zue­la, mi­ti­ga­rían en gran par­te su so­le­dad. Pe­ro pron­to com­pro­bó que do­ña Le­ti­zia no es­ta­ba por la la­bor, e in­clu­so ve­ta­ba sus vi­si­tas, adu­cien­do que las ni­ñas te­nían que guar­dar una dis­ci­pli­na y te­nían horarios que no se po­dían al­te­rar.

Una ri­gi­dez que no pa­re­ce afec­tar a su ma­dre, Paloma Ro­ca­so­lano, asi­dua del Nue­vo Pa­be­llón de Zar­zue­la, que lle­va a sus nie­tas de pa­seo e in­clu­so se ins­ta­la en su ho­gar cuan­do los re­yes se van de via­je. La pe­rio­dis­ta Pi­lar Ey­re lle­gó a pu­bli­car que en uno de sus fre­cuen­tes via­jes a Gre­cia, do­ña So­fía rom­pió a llo­rar an­te sus fa­mi­lia­res grie­gos ase­gu­ran­do que no la de­ja­ban ver a sus nie­tas.

Las otras cau­sas de la dis­cor­dia

Pe­ro no son Leo­nor y So­fía la úni­ca fuen­te de con­flic­to, ya que en el tras­fon­do de es­te des­en­cuen­tro pe­sa mu­cho el apo­yo pú­bli­co y pri­va­do de la rei­na So­fía a la in­fan­ta Cris­ti­na y Ur­dan­ga­rin, a los que la esposa de Fe­li­pe VI no pue­de ver ni en pin­tu­ra. Tan­to, que di­cen se qui­tó su ani­llo de com­pro­mi­so por­que lo ad­qui­rió Ur­dan­ga­rin en la jo­ye­ría Suá­rez de Bar­ce­lo­na por en­car­go de don Fe­li­pe.

Qui­zá par­te de la ten­sión que es­te do­min­go se des­bor­dó en Pal­ma ha­ya que atri­buir­la a que do­ña Le­ti­zia ya sa­bía que la in­fan­ta Cris­ti­na iba a asis­tir el mar­tes al fu­ne­ral en me­mo­ria de don Juan. Lo que su­po­nía una ju­ga­da de don Fe­li­pe en un mo­men­to en que el su­pre­mo es­tá a pun­to de di­ri­mir so­bre la en­tra­da en pri­sión de Ur­dan­ga­rin.

Lo cier­to es que la realeza no ha ha­bla­do al res­pec­to y que Es­pa­ña se di­vi­de en­tre dos ban­dos. Uno es el de Le­ti­zia, la mu­jer que se con­vir­tió en la pri­me­ra rei­na de Es­pa­ña que no na­ció en cu­na de re­yes, y el de So­fía, la mu­jer que hi­zo cer­ca­na la realeza y se ga­nó el ca­ri­ño del pueblo.

Fa­mi­lia real. Aun­que la pos­tal mues­tra a la mo­nar­quía es­pa­ño­la uni­da, to­do apun­ta a que no to­do es co­lor de ro­sa en el Pa­la­cio de la Zar­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.