Na­bi­la DES­PUÉS DE LA TOR­MEN­TA

La hi­ja ma­yor de la ase­so­ra de mo­das Li­li­beth Qui­ro­ga y del em­pre­sa­rio Joa­quín Dab­doub (+) ha­bla de có­mo en­fren­tó la peor tur­bu­len­cia de su vi­da, la muer­te de su pa­dre. Aho­ra es­tá al fren­te de los em­pren­di­mien­tos de su fa­mi­lia.

El Deber - Chic - - PORTADA - MARCIANA SOLIZ. TEX­TO SER­GIO CHUQUIMIA. FO­TOS

Su vi­da se de­ba­te en­tre los via­jes y la ad­mi­nis­tra­ción de los ne­go­cios de la fa­mi­lia, por lo que es di­fí­cil ver­la quie­ta. Es muy or­ga­ni­za­da y res­pon­sa­ble con sus la­bo­res. Na­bi­la Dab­doub Qui­ro­ga (26), la hi­ja ma­yor de la ase­so­ra de mo­das, Li­li­beth Qui­ro­ga y el em­pre­sa­rio Joa­quín Dab­doub(+), nos abrió su co­ra­zón pa­ra ha­blar del mo­men­to más di­fí­cil que le to­có en­fren­tar en la vi­da: la pér­di­da de su gran men­tor y más fiel com­pa­ñe­ro, do­lor que aún la con­mue­ve, pe­ro no la de­tie­ne en sus am­bi­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les.

El do­lor más gran­de...

Fue el 7 de agos­to del año pa­sa­do. Ella es­ta­ba en Croa­cia, ese país que des­can­sa a ori­llas del mar Adriá­ti­co. Te­nía que acu­dir a una ci­ta de ne­go­cios, pe­ro nun­ca lle­gó a con­cre­tar­la. Una lla­ma­da de su ma­dre le per­fo­ró el al­ma. El ma­yor de sus mie­dos se ma­te­ria­li­za­ba y es­ta­ba so­la en un lu­gar que no co­no­cía. Lo úni­co que gi­ra­ba en su ca­be­za era: “De­bo vol­ver a ca­sa”.

Se quie­bra cuan­do des­cri­be esa te­rri­ble es­ce­na de su pa­dre iner­te. No sa­be de dón­de sa­có las fuer­zas pa­ra des­pe­dir­se de él, pe­ro lo hi­zo. Y des­co­no­ce có­mo si­guió ade­lan­te con su vi­da.

Nue­ve me­ses des­pués de aquel epi­so­dio, se mues­tra más for­ta­le­ci­da que nun­ca y con ga­nas de ‘co­mer­se al mun­do’. Di­ce que echar­se al mue­re nun­ca fue una op­ción ni de ella ni de su fa­mi­lia. “No fue fá­cil le­van­tar­se an­te es­te do­lor y no sé si al­gún día voy a su­pe­rar que él se ha­ya ido de mi la­do. He tra­ta­do de sa­car lo bueno de to­do es­to. Dios siem­pre nos man­da se­ña­les y, a pe­sar de to­dos los gol­pes que nos da la vi­da, te­ne­mos que sa­lir ade­lan­te. Es­to lo apren­dí de él”, ex­pre­sa.

“Me hu­bie­ra gustado com­par­tir más tiem­po con él, pe­ro los tiem­pos de Dios son perfectos y él de­jó sem­bra­do mu­chos va­lo­res en mí, ese es su ma­yor le­ga­do. Si bien no pue­do abra­zar­lo ni ver­lo, ten­go un pa­dre ce­les­tial que me acom­pa­ña y me pro­te­ge des­de arri­ba”, di­ce.

Mo­der­na y via­je­ra

Na­bi­la su­po de via­jes y de res­pon­sa­bi­li­da­des a sus 13 años, cuan­do se fue a vi­vir al ex­tran­je­ro. Su pri­mer des­tino fue To­kio (Ja­pón) y des­pués Abu Da­bi y Du­bái (Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos). Se for­mó pro­fe­sio­nal­men­te en St. Mary’s Uni­ver­sity (EEUU), y tra­ba­jó du­ran­te dos años en Mia­mi.

Al vol­ver a su tie­rra, to­mó las rien­das de los ne­go­cios fa­mi­lia­res, que aho­ra son una de sus prio­ri­da­des. Fue ge­ren­te de la em­pre­sa Mia­mi Free Zo­ne y ac­tual­men­te es di­rec­to­ra pa­ra Bo­li­via del Fon­do de In­ver­sio­nes en Mia­mi y di­rec­to­ra de Olym­pus Tra­vel Cor­po­ra­tion.

Fue mag­ní­fi­ca de la agen­cia de Pa­blo Man­zo­ni. Re­ci­bió va­rias pro­pues­tas pa­ra se­guir en el mo­de­la­je, pe­ro pre­fi­rió po­ner­lo en pau­sa, al me­nos has­ta que se sien­ta lis­ta pa­ra vol­ver a es­te. “No quie­ro de­cir que sí o no vol­ve­ré a las pa­sa­re­las, pues uno nun­ca sa­be lo que pue­da pa­sar. So­lo hay dos co­sas que cam­bian en la vi­da: la pér­di­da de un hi­jo o la de tus pa­dres. La mía cam­bió en un mi­nu­to”, agre­ga.

De fa­mi­lia car­na­va­le­ra

Pro­vie­ne de una de las fa­mi­lias re­fe­ren­tes del Car­na­val. Sus abue­los son Ga­briel Dab­doub (+) y Ar­lin­da de Dab­doub, dos íco­nos de la fies­ta gran­de. Iró­ni­ca­men­te Na­bi­la so­lo ha dis­fru­ta­do de tres car­nes­to­len­das en San­ta Cruz y afir­ma que fue­ron ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles. “El Car­na­val es una de las fies­tas cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del país y par­ti­ci­par en ella ha si­do una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias que ha­ya vi­vi­do”, ex­pre­sa.

Aun­que con­fie­sa que ha re­ci­bi­do reite­ra­das in­vi­ta­cio­nes pa­ra re­pre­sen­tar a la fies­ta gran­de de los cru­ce­ños, pre­fie­re ce­der el pa­so a otras mu­je­res. “No lo he con­si­de­ra­do (lo de ser rei­na) por mo­ti­vos la­bo­ra­les y por­que no es el mo­men­to. Creo que es un rol que se de­be asu­mir al cien por cien­to y aho­ra mis prio­ri­da­des son otras”, cul­mi­na.

“Me hu­bie­ra gustado com­par­tir más tiem­po con él, pe­ro los tiem­pos de Dios son perfectos y el de­jó sem­bra­do mu­chos va­lo­res en mí”

“So­lo hay dos co­sas que cam­bian en la vi­da: la pér­di­da de un hi­jo o la de tus pa­dres. La mía cam­bió en un mi­nu­to”

SER­GIO CHUQUIMIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.