Al­ter­na­ti­vas de re­cur­sos pa­ra los em­pren­de­do­res

En un pri­mer ni­vel, los especialistas re­co­mien­dan fi­nan­cia­ción pro­pia, en un se­gun­do ni­vel es­tán los prés­ta­mos ban­ca­rios o acu­dir a los ca­pi­ta­les se­mi­lla

El Deber - Cuerpo B - - Economía -

A la ho­ra de ha­cer des­pe­gar un ne­go­cio hay tres as­pec­tos cla­ve: el co­no­ci­mien­to (ca­pi­tal humano), el ca­pi­tal y los con­tac­tos.

El pri­me­ro es un re­cur­so fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de em­pren­di­mien­tos di­ná­mi­cos y es­ca­la­bles, los más atrac­ti­vos pa­ra in­ver­sio­nis­tas ac­tual­men­te, por­que es ne­ce­sa­ria ‘ma­te­ria gris’ pa­ra desa­rro­llar pro­duc­tos o ser­vi­cios in­no­va­do­res.

Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos el prin­ci­pal pro­ble­ma ra­di­ca en el fi­nan­cia­mien­to. Lo con­si­de­ran una de las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de em­pren­der, da­do que no se cuen­ta con los re­cur­sos ni el apo­yo fi­nan­cie­ro por par­te de las en­ti­da­des ban­ca­rias, con es­que­mas tra­di­cio­na­les de ga­ran­tías y ava­les que atra­pan al em­pren­de­dor, con­si­de­rán­do­los en mu­chos ca­sos cré­di­tos de al­to ries­go.

En­tre los cré­di­tos de al­to ries­go es­tán los em­pren­di­mien­tos tec­no­ló­gi­cos, por la ex­pe­rien­cia pro­pia, uno pue­de de­cir que los ban­cos pre­fie­ren los prés­ta­mos a asa­la­ria­dos que a em­pre­sas de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (TI) que no tie­nen y no ne­ce­si­tan ac­ti­vos fi­jos, pe­ro que tie­nen al­tas pla­ni­llas de suel­dos.

Se­gún Eduar­do Arrai­ga­da, de Ma­pa­cheLabs, el fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, son pro­gra­mas del Es­ta­do que fi­nan­cian em­pren­di­mien­tos. Men­cio­na que son ha­bi­tua­les en Chi­le y los fi­nan­cia­mien­tos pri­va­dos co­mo in­ver­sio­nis­tas án­ge­les e ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias que por lo ge­ne­ral ofre­cen ta­sa pre­fe­ren­cial en la op­ción de cré­di­to.

El pro­ble­ma del fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal, es que pi­de apor­tar en­tre un 10 y un 30%, de­pen­dien­do del mon­to que se ne­ce­si­te. Por ejem­plo Cor­fo, ca­pi­tal Se­mi­lla de 25M, pi­de un 20%.

Es­te es uno de los pro­ble­mas más ál­gi­dos por los que atra­vie­san los em­pren­de­do­res en Bo­li­via, quie­nes de­ben li­diar con es­ca­sas po­lí­ti­cas de fo­men­to mu­ni­ci­pa­les, de­par­ta­men­ta­les y es­ta­ta­les, y por la fal­ta de cul­tu­ra en in­ver­sio­nes de es­te ti­po.

¿Dón­de pue­den ob­te­ner re­cur­sos los em­pren­de­do­res?

En un pri­mer ni­vel los especialistas re­co­mien­dan fi­nan­cia­ción pro­pia, o ami­gos y fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, no es in­clu­si­vo a los de es­ca­sos re­cur­sos fa­vo­re­cien­do a las cla­ses pri­vi­le­gia­das o con gran­des co­ne­xio­nes.

En un se­gun­do ni­vel, se en­cuen­tran los prés­ta­mos que de­pen­de­rán de la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to y ries­go, pa­ra lo cual se de­be­rá ana­li­zar las ofer­tas con­si­de­ran­do: ti­po de in­te­rés, pla­zo de amor­ti­za­ción, co­mi­sio­nes y gas­tos aso­cia­dos, ga­ran­tías o ava­les re­que­ri­dos, pla­zo en­tre la so­li­ci­tud del pro­duc­to y la ob­ten­ción del mis­mo.

Pe­ro nue­va- men­te cae­mos en el mis­mo pun­to don­de em­pe­za­mos… ¿Qué pa­sa con la ‘ba­se de la pi­rá­mi­de’ con los que no son su­je­tos a ban­ca­ri­za­ción? Pa­ra ellos de­be­rían exis­tir al­ter­na­ti­vas de mi­cro­fi­nan­zas co­mo crowd­fun­ding, crowd­len­ding, pres­ta­mos peer to peer, etc.

Las so­cie­da­des de ca­pi­tal de ries­go, ca­pi­tal se­mi­lla, tam­bién pue­den ser una al­ter­na­ti­va.

No obs­tan­te, se de­be to­mar en cuen­ta que los in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les nor­mal­men­te re­quie­ren de un por­cen­ta­je ac­cio­na­rio des­de el 50% has­ta el 60% por la ne­ce­si­dad del con­trol de la in­ver­sión. A es­ca­la in­ter­na­cio­nal los in­ver­sio­nis­tas án- ge­les, ‘bu­si­ness an­gels’, así co­mo los ‘ Ven­tu­re Ca­pi­ta­lists’ son in­ver­so­res in­di­vi­dua­les con co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros en de­ter­mi­na­dos sec­to­res y ca­pa­ci­dad de in­ver­sión que en mu­chos ca­sos so­lo con­si­de­ran un má­xi­mo del 30% del ca­pi­tal.

Otros es­que­mas co­mo el ‘P2P Len­ding’, fe­nó­meno de re­cien­te apa­ri­ción en Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia, es con­se­cuen­cia de la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción por In­ter­net.

La fi­lo­so­fía de los prés­ta­mos ‘per­so­na a per­so­na’ con­sis­ten en la po­si­bi­li­dad de po­ner en con­tac­to per­so­nas con re­cur­sos fi­nan­cie­ros ex­ce­den­tes, aho­rra­do­res que tra­tan de ren­ta­bi­li­zar su ca­pi­tal, con otras per­so­nas que ne­ce­si­tan fi­nan­cia­ción. Hay for­mas al­ter­na­ti­vas co­mo prés­ta­mos a cuen­ta de ac­cio­nes en for­ma pos­te­rior.

En eta­pas pos­te­rio­res, co­mo in­di­ca Cristian Blan­co, con­sul­tor de pro­yec­tos, un em­pren­de­dor tie­ne tres frus­tra­cio­nes re­la­cio­na­das al flu­jo de ca­ja, el tiem­po y los desafíos con el equi­po de tra­ba­jo. Y sin fi­nan­cia­mien­to, po­si­ble­men­te el ne­go­cio no ge­ne­ra­rá la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da. El em­pren­de­dor a ve­ces no uti­li­za la tec­no­lo­gía, es­pe­cial­men­te las pla­ta­for­mas pa­ra au­men­tar sus ven­tas co­mo el co­mer­cio elec­tró­ni­co in­clu­yen­do me­dios de pa­go co­mo Pa­go­sNET. Lo im­por­tan­te es con­si­de­rar que aliar­se es la cla­ve pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­to y desa­rro­llar so­lu­cio­nes fi­nan­cie­ras y par­ti­ci­par de con­cur­sos co­mo Seed Start Bo­li­via, In­no­va Bo­li­via, ade­más de los hac­kat­hon de GDG o Star­tup Wee­kend de FTE. Tam­bién par­ti­ci­par de even­tos de Net­wor­king con in­ver­sio­nis­tas en el Start Co­work (https://www.facebook.com/s tart­co­work) del GIE So­ciety

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.