Ase­si­na­to de Jo Cox lla­ma a la re­fle­xión so­bre el Bre­xit

El Deber - Cuerpo B - - Mundo -

Los pri­me­ros in­di­cios de que el ase­si­na­to de la dipu­tada bri­tá­ni­ca Jo Cox po­dría per­ju­di­car al cam­po del Bre­xit lle­ga­ron ayer con la subida de la li­bra y las pri­me­ras acu­sa­cio­nes de ha­ber cris­pa­do el am­bien­te con su cam­pa­ña.

Los ho­me­na­jes a Cox pro­li­fe­ra­ban ayer en Birs­tall, en el con­da­do de Yorks­hi­re ( nor­te de In­gla­te­rra), don­de se pro­du­jo el ase­si­na­to, la es­ta­tua del teó­lo­go Jo­seph Priestley, hi­jo cé­le­bre del pue­blo, se lle­nó de flores en ho­me­na­je a Cox.

Se­ña­les ne­ga­ti­vas

Las bol­sas y la li­bra es­ter­li­na em­pe­za­ron a re­cu­pe­rar­se de días de caí­das por la per­cep­ción de que el ase­si­na­to pue­de fre­nar de­fi­ni­ti­va­men­te el as­cen­so de los par­ti­da­rios del Bre­xit, la sa­li­da de la UE.

Pi­den mo­de­ra­ción

Los ana­lis­tas, sin em­bar­go, no es­tán se­gu­ros de que el ase­si­na­to va­ya a tra­du­cir­se en vo­tos pa­ra el Re­main ( per­ma­nen­cia), pe­ro sí que obli­ga­rá a sus ri­va­les a "usar un len­gua­je más cui­da­do­so", di­jo John Cur­ti­ce, pro­fe­sor de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Strathcly­de.

"Te­ne­mos que re­fle­xio­nar so­bre có­mo lle­va­mos a ca­bo la úl­ti­ma se­ma­na de la cam­pa­ña", di­jo a la BBC Step­hen Kin­nock, dipu­tado laborista, que com­par­tía ofi­ci­na con Cox en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes en Lon­dres.

Kin­nock pi­dió a la gen­te que re­con­si­de­re "la idea de que los po­lí­ti­cos so­mos un blan­co".

Ga­brie­lle Gif­fords, la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta es­ta­dou­ni­den­se que es­tu­vo al bor­de de la muer­te co­mo re­sul­ta­do de un ata­que si­mi­lar, es­cri­bió en Twit­ter que el ase­si­na­to "es una ma­ni­fes­ta­ción de una su­cie­dad en nues­tras po­lí­ti­cas que tie­ne que aca­bar"

Reuters

La gen­te re­cuer­da a Cox con ofren­das flo­ra­les y me­mo­ria­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.