La des­apa­ri­ción del sub­ma­rino ha­ce es­ta­llar cri­sis en la De­fen­sa ar­gen­ti­na

Des­cré­di­to por vio­la­cio­nes a los DDHH, co­rrup­ción, fal­ta de in­ver­sión y ba­jo pre­su­pues­to con­fi­gu­ran una si­tua­ción crí­ti­ca de las Fuerzas Armadas. El mis­mo ope­ra­ti­vo de bús­que­da des­nu­dó de­bi­li­dad en De­fen­sa

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Car­los Mo­ra­les y agen­cias EL DE­BER

La des­apa­ri­ción del sub­ma­rino ARA San Juan, con 44 tri­pu­lan­tes a bor­do, ha he­cho es­ta­llar una pro­fun­da cri­sis en las Fuerzas Armadas de Ar­gen­ti­na, don­de años de des­cré­di­to por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y co­rrup­ción se su­ma­ron a la fal­ta de in­ver­sión, ba­jo pre­su­pues­to y des­aten­ción po­lí­ti­ca pa­ra po­ner en du­da la ca­pa­ci­dad de de­fen­sa mi­li­tar del ve­cino país.

To­da­vía es­tá en car­ne vi­va el do­lor de los fa­mi­lia­res, que, de­ses­pe­ra­dos, cla­man pa­ra que con­ti­núen los ope­ra­ti­vos de res­ca­te del su­mer­gi­ble que dio su úl­ti­ma se­ñal de vi­da el miér­co­les 15 de no­viem­bre, cuan­do los co­man­dan­tes re­por­ta­ron una fil­tra­ción ma­si­va de agua, un cortocircuito y el prin­ci­pio de un in­cen­dio.

Días des­pués, los sen­so­res sís­mi­cos de la ONU ubi­ca­dos en una is­la afri­ca­na de­tec­ta­ron una ex­plo­sión no nu­clear a 400 ki­ló­me­tros de la cos­ta de la Pa­ta­go­nia, en las pro­fun­di­da­des he­la­das del Atlán­ti­co Sur.

Una im­plo­sión del sub­ma­rino es la hi­pó­te­sis más segura de la des­truc­ción del ARA San Juan, un su­mer­gi­ble de in­dus­tria ale­ma­na ad­qui­ri­do en 1985 y que tu­vo un man­te­ni­mien­to en 2014 que re­pa­ró sus ba­te­rías. En ese en­ton­ces, la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez lan­zó de los as­ti­lle­ros la na­ve tras ase­gu­rar que ten­dría 30 años más de vi­da útil.

Erro­res estratégicos

Di­ver­sos ana­lis­tas con­sul­ta­dos por la agen­cia EFE se­ña­lan que Ar­gen­ti­na su­fre las con­se­cuen­cias de un ‘error es­tra­té­gi­co’ por par­te de la con­duc­ción del Es­ta­do, in­clu­yen­do al ac­tual Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, res­pec­to de la De­fen­sa y de es­ta­men­to mi­li­tar.

“El Go­bierno es­tá re­co­gien­do fru­tos de mu­chos años de desa­cier­to del Es­ta­do ar­gen­tino. No se pue­de acha­car a es­tos dos años de Go­bierno (de Ma­cri) -que in­du­da­ble­men­te tie­ne erro­res tam­bién­lo su­ce­di­do en ge­ne­ral con lo que po­dría­mos de­no­mi­nar la de­ca­den­cia de las Fuerzas Armadas en Ar­gen­ti­na”, sos­tu­vo Jor­ge Arias, de la con­sul­to­ra Po­li­lat.

Apun­tó que las Fuerzas Armadas “pa­sa­ron a ser un her­mano ver­gon­zan­te de la de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na a raíz del rol que les cu­po en la eta­pa de la dic­ta­du­ra mi­li­tar” (1976-1983), al­go que ca­li­fi­có co- mo un “ab­sur­do”.

Pa­tri­cio Gius­to, de la con­sul­to­ra Diag­nós­ti­co Po­lí­ti­co, re­cor­dó que el des­man­te­la­mien­to de las Fuerzas Armadas co­men­zó tras la de­rro­ta ar­gen­ti­na en la gue­rra de las is­las Mal­vi­nas de 1982 an­te el Reino Uni­do y se pro­fun­di­zó du­ran­te el Go­bierno de Car­los Me­nem (1989-1999), tras cin­co le­van­ta­mien­tos mi­li­ta­res.

“Des­pués vino el kirch­ne­ris­mo (2003-2015), que con su vi­sión ideo­lo­gi­za­da no so­lo pro­fun­di­za el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to, sino que de­mo­ni­za las Fuerzas Armadas, afec­tan­do a to­da la ima­gen de las fuerzas y la au­to­es­ti­ma de sus miem­bros”, se­ña­ló.

Mau­ri­cio Ma­cri lle­gó a la Pre­si­den­cia a fi­na­les de 2015 con pro­me­sas de re­ver­tir la cues­tión, pe­ro en los he­chos se li­mi­tó a con­ce­der au­men­tos sa­la­ria­les.

El pre­su­pues­to del área de De­fen­sa en Ar­gen­ti­na se man­tie­ne co­mo uno de los más ba­jos de Amé­ri­ca La­ti­na, un 0,9 % del PIB, y del to­tal de los re­cur­sos, el 85% se va en sa­la­rios de los mi­li­ta­res.

Gius­to apun­tó que la car­te­ra de De­fen­sa es con­si­de­ra­da uno de los mi­nis­te­rios ‘me­no­res’ por el Eje­cu­ti­vo de Ma­cri, a tal pun­to que ha que­da­do ba­jo el man­do de re­pre­sen­tan­tes de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, par­ti­do alia­do de Cam­bie­mos, el fren­te go­ber­nan­te do­mi­na­do por el PRO de Ma­cri.

De he­cho, el ac­tual mi­nis­tro de De­fen­sa, el ra­di­cal Ós­car Aguad, sin an­te­ce­den­tes en el área y quien, se­gún la pren­sa lo­cal, se en­te­ró por los me­dios del in­ci­den­te con el sub­ma­rino mien­tras es­ta­ba de via­je, asu­mió al fren­te de la car­te­ra en ju­lio pa­sa­do, en re­em­pla­zo de otro ra­di­cal, Ju­lio Mar­tí­nez, que de­jó el car­go por ra­zo­nes elec­to­ra­les.

“La De­fen­sa si­gue sien­do al­go irre­le­van­te. La di­fe­ren­cia con el kirch­ne­ris­mo es que la mi­ra­da no es­tá ideo­lo­gi­za­da y que me­jo­ra­ron un po­co los sa­la­rios a los mi­li­ta­res. Pe­ro el pre­su­pues­to se si­gue achi­can­do y la De­fen­sa si­gue sien­do no prio­ri­ta­ria en un país con uno de los ma­yo­res te­rri­to­rios y pla­ta­for­mas ma­rí­ti­mas del mun­do”, afir­mó Gius­to.

Ope­ra­ti­vo en otras ma­nos

El pro­pio ope­ra­ti­vo de bús­que­da del sub­ma­rino en aguas ar­gen­ti­nas, sin pre­ce­den­tes a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, lo po­ne en evi­den­cia: de­jan­do de la­do los me­dios de avan­za­da apor­ta­dos por EEUU, los bu­ques y avio­nes en­via­dos por paí­ses vecinos, co­mo Bra­sil y Chi­le, son su­pe­rio­res a los de Ar­gen­ti­na.

Aun­que la Ar­ma­da Ar­gen­ti­na ase­gu­ra que se han se­gui­do los pro­to­co­los es­ta­ble­ci­dos, los ana­lis­tas mar­can ‘erro­res’ en el ma­ne­jo de la cri­sis, so­bre to­do en los pri­me­ros días, al ‘mi­ni­mi­zar’ la gra­ve­dad del ca­so y, se­gún ver­sio­nes de la pren­sa lo­cal, no re­por­tar de in­me­dia­to al pre­si­den­te, que, por atri­bu­ción cons­ti­tu­cio­nal, es co­man­dan­te en je­fe de to­das las Fuerzas Armadas.

El Go­bierno re­sol­vió ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción den­tro de la Ar­ma­da pa­ra de­ter­mi­nar res­pon­sa­bi­li­da­des por la des­apa­ri­ción del sub­ma­rino y des­ti­tui­rá a los al­tos man­dos de la fuer­za una vez que se ha­ya en­con­tra­do la na­ve.

La Ar­ma­da es­tá ba­jo la con­duc­ción del al­mi­ran­te Mar­ce­lo Srur, nom­bra­do en ese car­go por Ma­cri en enero de 2016 y quien has­ta aho­ra no ha com­pa­re­ci­do pú­bli­ca­men­te por es­te in­ci­den­te.

¿Qué pa­só con la na­ve?

En si­tua­cio­nes de ese ti­po, la pri­me­ra pre­gun­ta que sur­ge es si el even­to –en es­te ca­so, la ex­plo­sión den­tro del sub­ma­rino por un apa­ren­te pro­ble­ma en las ba­te­rías– se pue­de ca­ta­lo­gar co­mo ‘ac­ci­den­te’. En ca­so de que la pre­sun­ción sea ne­ga­ti­va, se pa­sa a la in­ves­ti­ga­ción so­bre si fue un error hu­mano en la ope­ra­ción de la na­ve o si ha­bía al­gu­na ano­ma­lía que no lle­gó a ser de­tec­ta­da en los con­tro­les pre­vios a su in­mer­sión.

No sue­len ser in­ves­ti­ga­cio­nes que trans­cu­rran pa­cí­fi­ca­men­te ni li­bres de acu­sa­cio­nes cru­za­das y rui­dos po­lí­ti­cos. Pe­ro, so­bre to­do, lo que vie­ne es el es­cru­ti­nio so­bre el es­ta­do del sub­ma­rino. La gran pre­gun­ta es si, efec­ti­va­men­te, es­ta­ba en con­di­cio­nes de na­ve­gar de ma­ne­ra con­fia­ble y segura.

En la vís­pe­ra, la Ar­ma­da Ar­gen­ti­na dio a co­no­cer un nue­vo par­te de pren­sa en re­la­ción con la bús­que­da del sub­ma­rino ARA San Juan. “La Ar­ma­da ra­ti­fi­ca se­guir con la bús­que­da y acom­pa­ñar a los fa­mi­lia­res de los tri­pu­lan­tes en es­tas ho­ras de an­gus­tia y do­lor”, ex­pu­so En­ri­que Bal­bi, vo­ce­ro, y aña­dió: “Se­gui­re­mos bus­can­do has­ta ago­tar los me­dios”.

La Ar­ma­da ana­li­za un con­tac­to a 477 me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra de­ter­mi­nar si se tra­ta del ARA San Juan.

REU­TERS

DE­BI­LI­DAD EN DE­FEN­SA El ARA San Juan fue re­pa­ra­do en 2014. Las ba­te­rías tu­vie­ron ajus­tes. Indagan aho­ra si hu­bo ne­gli­gen­cia

REU­TERS

Fa­mi­lia­res re­cla­man que si­gan las ope­ra­cio­nes de bús­que­da de los 44 tri­pu­lan­tes del sub­ma­rino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.