ARA San Juan: mu­chas pre­gun­tas sin res­pues­tas

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Jo­sé Ra­fael Vilar ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO

Es­te 30 de no­viem­bre, la Ar­ma­da de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na dio por fi­na­li­za­da la bús­que­da de su des­apa­re­ci­do sub­ma­rino ARA San Juan, del que se ter­mi­na­ron los con­tac­tos el 15 de no­viem­bre fren­te a la cos­ta de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na con 44 per­so­nas a bor­do.

Es­pe­ran­zas, ex­pec­ta­ti­vas y so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal re­pre­sen­ta­da por 18 paí­ses apo­yan­do en la bús­que­da del ARA San Juan S-42, el más ‘nue­vo’ —a pe­sar de ha­ber si­do bo­ta­do ha­ce 24 años, en 1983— de los tres que es­ta­ban ac­ti­vos en la Ar­ma­da, que ter­mi­na­ron el jue­ves al fi­nal de la tar­de cuan­do el vo­ce­ro na­val, ca­pi­tán de na­vío En­ri­que Bal­bi —tam­bién sub­ma­ri­nis­ta—, anun­ció que “se de­cla­ró fi­na­li­za­do [la] bús­que­da y res­ca­te”. Do­lor y des­ga­rros de fa­mi­lia­res, ami­gos y co­le­gas y la con­so­li­da­ción de mu­chas pre­gun­tas —aún sin res­pues­tas— en la opi­nión pú­bli­ca.

Pre­gun­tas que cues­tio­nan, pri­me­ro, por qué los man­dos de la Ar­ma­da de­mo­ra­ron dos días en ini­ciar la bús­que­da del San Juan y cin­co, en to­tal, en brin­dar in­for­ma­ción —la ex­plo­sión hi­dro­acús­ti­ca en la zo­na de úl­ti­ma co­mu­ni­ca­ción— que es­ta­ba en su po­der des­de el pri­mer mo­men­to. Pre­gun­tas que in­clu­yen por qué iban 44 per­so­nas a bor­do del sub­ma­rino aun­que 37 ma­ri­nos —8 ofi­cia­les y 29 sub­ofi­cia­les— era su tri­pu­la­ción ofi­cial —y ha­brían si­do más si dos tri­pu­lan­tes no hu­bie­ran que­da­do en tie­rra; los de­más a bor­do fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo bu­zos tác­ti­cos, aun­que — ofi­cial­men­te, al me­nos— el S-42 no es­ta­ba en mi­sión es­pe­cial. Pre­gun­tas que indagan có­mo fue que la Re­pa­ra­ción de Me­dia Vi­da —un up­gra­de a fon­do que le hu­bie­ra per­mi­ti­do ex­ten­der su vi­da útil por 30 años más— que de­bía du­rar dos años se ex­ten­dió en as­ti­lle­ros lo­ca­les por sie­te —2007 a 2014—, ba­jo tres mi­nis­tros de De­fen­sa kirch­ne­ris­tas: Nil­da Ga­rré —2005-2010, hoy dipu­tada—, Ar­tu­ro Pu­ri­ce­lli —2010-2013— y Agus­tín Ros­si — 2010-2015, hoy par­la­men­ta­rio— y cos­tó trein­ta mi­llo­nes de pe­sos más que los se­ten­ta pre­su­pues­ta­dos y, a pe­sar de eso, arras­trar las de­nun­cias de que las re­pa­ra­cio­nes fue­ron me­no­res que las pro­gra­ma­das —en­tre ellas, el cam­bio com­ple­to de las ba­te­rías, pre­sun­ta cau­sa del ac­ci­den­te por in­cen­diar­se, que en reali­dad no fue más que el de su car­ca­sa.

Aun­que la co­rrup­ción en man­dos mi­li­ta­res no es ex­cep­cio­nal en la re­gión —con ca­sos re­cien­tes en Chi­le, Pe­rú, Bo­li­via y Uru­guay, es­te que in­vo­lu­cró a tres di­fe­ren­tes ca­be­zas de su Ar­ma­da—, el ac­tual en la Ar­gen­ti­na se une a la mul­ti­pli­ci­dad de pro­ce­sos y de­nun­cias de co­rrup­ción en la era K y arras­tra los es­cán­da­los si­mi­la­res en sus fuerzas armadas des­de los go­bier­nos de Car­los Me­nem, el más me­dia­ti­za­do el de los cohe­tes des­via­dos a Croa­cia y Ecua­dor.

En enero de 2016 Ma­cri de­cla­ró que “la co­rrup­ción se ins­ta­ló en la so­cie­dad ar­gen­ti­na”. En los tri­bu­na­les se de­ba­ti­rá la de la Ar­ma­da, que le cos­ta­rá el car­go a la cú­pu­la de las FFAA y, tal vez al mi­nis­tro ac­tual.

¿Por qué los mi­li­ta­res de­mo­ra­ron dos días en ini­ciar la bús­que­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.