El fu­ji­mo­ris­mo que­da frac­tu­ra­do tras la de­rro­ta su­fri­da en el Con­gre­so an­te PPK

Los vo­tos de Ken­ji Fu­ji­mo­ri y de otros 10 legisladores fue­ron cla­ves pa­ra sal­var a Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki de la des­ti­tu­ción. Rom­pe con su her­ma­na, Kei­ko, por un even­tual in­dul­to pa­ra su pa­dre y pa­ra re­po­si­cio­nar­se pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Carlos Mo­ra­les y agencias cmo­ra­les@el­de­ber.com.bo

El fu­ji­mo­ris­mo, prin­ci­pal fuer­za de la opo­si­ción pe­rua­na al do­mi­nar el Con­gre­so con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, per­dió su ma­yor pul­so lan­za­do has­ta aho­ra con­tra el pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, al que­dar­se sin los vo­tos su­fi­cien­tes pa­ra des­ti­tuir­lo del car­go.

La mo­ción, ca­li­fi­ca­da por Kuczyns­ki co­mo un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do, so­lo ob­tu­vo 79 vo­tos a fa­vor, cuan­do la ley in­di­ca que re­que­ría 87 vo­tos, de­bi­do a las abs­ten­cio­nes de otros par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios de la opo­si­ción, que no apo­ya­ron la ini­cia­ti­va pa­ra no en­tre­gar el Eje­cu­ti­vo al fu­ji­mo­ris­mo.

El anun­cio he­cho en la vís­pe­ra por Kuczyns­ki de que sus dos vi­ce­pre­si­den­tes re­nun­cia­rían y no lo re­le­va­rían si se pro­du­cía su des­ti­tu­ción, con­lle­va­ba que el pre­si­den­te del Con­gre­so, el fu­ji­mo­ris­ta Luis Ga­la­rre­ta, ocu­pa­ra la Pre­si­den­cia mien­tras se or­ga­ni­za­ban nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

El su­pues­to de que el fu­ji­mo­ris­mo go­ber­na­ra por unos me­ses fue su­fi­cien­te ar­gu­men­to pa­ra que al­gu­nos con­gre­sis­tas par­ti­da­rios de la des­ti­tu­ción cam­bia­ran su vo­to a úl­ti­ma ho­ra, lo que sal­vó a Kuczyns­ki fren­te a la to­do­po­de­ro­sa ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta, que ocu­pa 70 de los 130 es­ca­ños del Par­la­men­to.

Pe­ro en el re­sul­ta­do final tam­bién in­flu­yó la sor­pre­si­va abs­ten­ción de 10 legisladores fu­ji­mo­ris­tas, en­tre ellos Ken­ji Fu­ji­mo­ri, hi­jo me­nor del en­car­ce­la­do ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, a pe­sar de que su ban­ca­da ha­bía anun­cia­do una vo­ta­ción en blo­que a fa­vor de la des­ti­tu­ción.

Ba­ta­lla po­lí­ti­ca

Aun­que ga­nó la ba­ta­lla, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki sa­lió de­bi­li­ta­do de es­te cho­que con el Con­gre­so que él mis­mo til­dó de gol­pe de Es­ta­do no so­lo por mo­ción de des­ti­tu­ción con­tra él, sino tam­bién por los pro­ce­sos que el fu­ji­mo­ris­mo tra­mi­ta en el Par­la­men­to pa­ra in­ha­bi­li­tar a jue­ces del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y al fis­cal de la na­ción (fis­cal ge­ne­ral).

Con el re­sul­ta­do de es­ta vo­ta­ción, el go­ber­nan­te con­ser­vó su car­go y ob­tu­vo su pri­me­ra vic­to­ria po­lí­ti­ca fren­te al fu­ji­mo­ris­mo des­de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, don­de se im­pu­so a Kei­ko Fu­ji­mo­ri por ape­nas 40.000 vo­tos.

Aun­que el man­da­ta­rio pe­ruano siem­pre in­ten­tó ten­der puen­tes de diá­lo­go con sus ma­yo­res opo­si­to­res, el fu­ji­mo­ris­mo sa­cu­dió cons-

Reac­ción de la mo­ne­da El sol pe­ruano subió 1,07 % res­pec­to al dó­lar por la sa­li­da con­gre­sal

FOTOS: IN­TER­NET

UN PRE­SI­DEN­TE DE­BI­LI­TA­DO Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, el ‘grin­go’ que se za­fó de la des­ti­tu­ción gra­cias a uno de los Fu­ji­mo­ri EL PRO­CE­SO EXPRÉS EN EL CON­GRE­SO RE­VE­LÓ LOS TRATOS CON ODE­BRECHT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.