Tras la ab­so­lu­ción, se vie­ne el me­lo­dra­ma de los Fu­ji­mo­ri

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Ed­mun­do Paz Sol­dán ES­CRI­TOR Y ANA­LIS­TA IN­TER­NA­CIO­NAL

Ro­bles, Gar­cía, Pal­ma, Gal­ván, He­rre­ra, Eche­va­rría, Bus­tos, Bo­can­jel, Ken­jo, Ra­mí­rez…

Ape­nas ter­mi­nó la vo­ta­ción en el Con­gre­so pe­ruano pa­ra de­jar va­can­te el pues­to de pre­si­den­te, apa­re­cie­ron en las re­des so­cia­les afi­ches con los nom­bres y ros­tros de los con­gre­sis­tas del Fren­te Po­pu­lar (el par­ti­do de opo­si­ción que li­de­ra Kei­ko Fu­ji­mo­ri) que vo­ta­ron sor­pre­si­va­men­te por man­te­ner a Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki en el car­go. ¡ Re­pu­dio to­tal a los trai­do­res!, de­cían al­gu­nos, mien­tras otros aplau­dían su “he­roís­mo” co­mo de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia.

El lí­der de la in­su­rrec­ción, Ken­ji Fu­ji­mo­ri, her­mano de Kei­ko, ha cre­ci­do co­mo fi­gu­ra.

Co­mo en po­lí­ti­ca na­da es gra­tis, se sos­pe­cha que qui­zás ha­ya pac­ta­do un in­dul­to a su pa­dre a cam­bio de sus vo­tos. La po­si­bi­li­dad de una li­be­ra­ción del ex­pre­si­den­te Fu­ji­mo­ri co­bra fuer­za de­bi­do a su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud.

Y tam­bién, por su­pues­to, que Ken­ji tie­ne sus pro­pias am­bi­cio­nes pre­si­den­cia­les pa­ra el 2021.

La vo­ta­ción de ayer es una sa- li­da, pe­ro no una so­lu­ción. Kuczyns­ki si­gue sien­do un pre­si­den­te dé­bil, que no ha sa­bi­do có­mo ne­go­ciar con un Con­gre­so con­tro­la­do por la opo­si­ción (qui­zás era im­po­si­ble).

Sus men­ti­ras so­bre sus ne­xos con Ode­brecht si­guen ahí, es­pe­ran­do aho­ra una in­ves­ti­ga­ción del Po­der Ju­di­cial, y pue­de que apa­rez­can más: es, la­men­ta­ble­men­te, otro po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano al que la bi­lle­te­ra gor­da y fá­cil de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña se lle­vó por de­lan­te.

Kei­ko, que ha sa­bo­tea­do su Go­bierno des­de el pri­mer día, se­gui­rá in­ten­tán­do­lo, aun­que es­ta de­rro­ta due­le: la lu­cha en­tre los her­ma­nos Fu­ji­mo­ri, con el pa­dre de por me­dio en la cár­cel, pue­de con­ver­tir­se en un me­lo­dra­ma cos­to­so pa­ra el país.

Ade­más, que­da­rá pen­dien­te el ca­so Ode­brecht. La em­pre­sa bra­si­le­ña des­ve­ló la pa­sa­da se­ma­na que pa­gó más de 782.000 dó­la­res a la con­sul­to­ra West­field Ca­pi­tal, pro­pie­dad de Kuczyns­ki, por ase­so­rías en­tre 2004 y 2007, épo­ca en la que el man­da­ta­rio era mi­nis­tro del ré­gi­men de Ale­jan­dro To­le­do (2001-2006).

En su ale­ga­to an­te el Con­gre­so, Kuczyns­ki, que en los úl­ti­mos me­ses ne­gó re­pe­ti­da­men­te ha­ber te­ni­do re­la­ción con Ode­brecht, reite­ró que esos con­tra­tos son le­ga­les, pe­ro ase­gu­ró que no los co­no­cía por­que fue­ron fir­ma­dos por el em­pre­sa­rio chi­leno Ge­rar­do Sepúlveda, quien ad­mi­nis­tra­ba su con­sul­to­ra mien­tras él era mi­nis­tro.

El ca­so con­ti­nua­rá dan­do que ha­blar da­do que la em­pre­sa bra­si­le­ña acor­dó con va­rios ac­to­res po­lí­ti­cos pe­rua­nos, in­clui­dos va­rios fu­ji­mo­ris­tas, por lo que tam­po­co se­rá fá­cil in­sis­tir con ese te­ma con­tra PPK.

Kei­ko Fu­ji­mo­ri con­ti­nua­rá in­ten­tan­do sa­bo­tear al Go­bierno de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.