Ba­lan­ce eco­nó­mi­co 2017: “Una de cal y otra de arena”

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Gary Ro­drí­guez GE­REN­TE DEL IBCE

Ha pa­sa­do un nue­vo año y de ca­ra al 2018 es bueno ha­cer un aná­li­sis desapa­sio­na­do de lo acon­te­ci­do, pa­ra en­fa­ti­zar en los acier­tos y no in­cu­rrir nue­va­men­te en los erro­res co­me­ti­dos.

El Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) del país vol­vió a cre­cer, es­pe­rán­do­se que su­pere el 4%, da­do que has­ta ju­nio era del 3,6%. Cre­cer fren­te a con­tin­gen­cias ex­ter­nas e in­ter­nas in­sal­va­bles co­mo ba­jos pre­cios, de­va­lua­cio­nes en paí­ses li­mí­tro­fes, shocks cli­má­ti­cos, pa­ros y blo­queos in­ter­nos y ex­ter­nos que nos afec­ta­ron, es al­go ver­da­de­ra­men­te des­ta­ca­ble.

Pe­ro si bien Bo­li­via vol­vió a cre­cer en el 2017, su ta­sa se­rá una de las más mo­des­tas en 13 años; re­cor­de­mos que las ta­sas más ba­jas fue­ron del 4,17% en el 2017; del 3,36% en el 2009, año de la cri­sis, y del 4,13% en el 2010, y muy dis­tan­te de la ta­sa más al­ta du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Mo­ra­les re­gis­tra­da el 2013, con el 6,83%, la que va en de­cli­na­ción cons­tan­te.

Es­te me­nor cre­ci­mien­to obe­de­ce a que el co­mer­cio ex­te­rior - que apor­tó fuer­te­men­te a la ex­pan­sión del PIB y las RIN con gran­dio­sos su­pe­rá­vits del 2004 al 2014- aho­ra más bien le res­ta di­na­mis­mo, tan­to así que al pri­mer se­mes­tre, fren­te a la po­si­ti­va in­ci­den­cia de la de­man­da in­ter­na pa­ra el cre­ci­mien­to (+6,5%), el sec­tor ex­terno más bien in­ci­dió ne­ga­ti­va­men­te (-3%).

La ra­zón de la me­nor ex­pan­sión que su­fre el PIB des­de el 2014 tie­ne que ver con el magro desem­pe­ño del sec­tor ex­terno, que en un es­ce­na­rio di­fe­ren­te al de la “dé­ca­da de oro”, cuan­do las al­tas co­ti­za­cio­nes pa­ra las ma­te­rias pri­mas, la ener­gía y los ali­men­tos de­ven­ga­ron tan­tas sa­tis­fac­cio­nes eco­nó­mi­cas al país, aho­ra apor­ta más bien a su de­sa­ce­le­ra­ción: el va­lor de las ex­por­ta­cio­nes del país ha ve­ni­do ba­jan­do por la caí­da de los pre­cios y/ o de los vo­lú­me­nes de ven­ta, es­to úl­ti­mo pro­vo­ca­do por su ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad y por fac­to­res cli­má­ti­cos ad­ver­sos afec­tan­do fuer­te­men­te al quan­tum rea­li­za­do.

Pe­se a ello, a la ho­ra de rea­li­zar una eva­lua­ción de la per­for­man­ce eco­nó­mi­ca bo­li­via­na se po­dría de­cir que el 2017 no fue un mal año por ce­rrar con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­tere­san­te, una de las in­fla­cio­nes más ba­jas del mun­do, Reservas In­ter­na­cio­na­les Ne­tas con un ra­tio su­pe­rior al 30% del PIB, de­pó­si­tos del pú­bli­co en la ban­ca in cres­cen­do, una mo­ra ba­ja aún, re­me­sas ex­ter­nas su­pe­rio­res a 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, re­cau­da­cio­nes tri­bu­ta­rias en as­cen­so, au­men­to del cré­di­to en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y una re­cu­pe­ra­ción de la In­ver­sión Ex­tran­je­ra Di­rec­ta. Es­to es la pri­me­ra par­te de lo que se di­ce: “Una de cal y otra de arena”.

Del la­do de las preo­cu­pa­cio­nes es­tán al­gu­nos in­di­ca­do­res que mues­tran un pro­gre­si­vo de- te­rio­ro: el 2017 es el cuar­to año con­se­cu­ti­vo que Bo­li­via re­gis­tra un dé­fi­cit fis­cal que va en al­za; el ter­cer año al hi­lo en su­frir una ba­lan­za co­mer­cial de­fi­ci­ta­ria; la su­bi­da del en­deu­da­mien­to y un sen­ti­mien­to que a to­da cos­ta de­be­rá im­pe­dir­se que se ge­ne­ra­li­ce en la po­bla­ción, el de la “de­sa­ce­le­ra­ción eco­nó­mi­ca”.

Di­go es­to por­que más allá de los nú­me­ros -de los agre­ga­dos eco­nó­mi­cos, que pue­den ser cier­tos, pe­ro que no re­fle­jan la ver­dad sec­to­rial, sub­sec­to­rial o in­di­vi­dual-, más allá de los pro­me­dios que pue­den lle­var­nos al en­ga­ño de pen­sar que to­do va bien, más allá de las ci­fras du­ras y frías es­tá el ser hu­mano, el ciu­da­dano de a pie, el em­pre­sa­rio pro­duc­tor o co­mer­cian­te, el pa­dre de fa­mi­lia - la ma­dre, que ha­ce las ve­ces de pa­dre y ma­dre-, aquel bo­li­viano a quien si se le pre­gun­ta cuál es su ma­yor preo­cu­pa­ción a fu­tu­ro, sin du­dar­lo di­rá que su eco­no­mía.

Si de al­go de­be­mos es­tar muy cons­cien­tes hoy es que en el 2017 mu­chos sec­to­res han si­do gol­pea­dos - el fo­res­tal, agro­pe­cua­rio, agroin­dus­trial, tex­til, co­mer­cio, ser­vi­cios, es­pe­cial­men­te el sec­tor ex­por­ta­dor no tra­di­cio­nal­fren­te a lo cual re­sul­ta inex­cu­sa­ble el com­pro­mi­so de un tra­ba­jo si­nér­gi­co pú­bli­co- pri­va­do, co­mo el forjado el 19 de di­ciem­bre pa­sa­do, con el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, adop­tan­do me­di­das in­te­li­gen­tes por la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, la li­ber­tad de ex­por­ta­ción, el uso pleno de la bio­tec­no­lo­gía en el agro y un ma­yor apro­ve­cha­mien­to de la Hi­dro­vía Pa­ra­guay- Pa­ra­ná, de­ci­sio­nes que me­re­cen mi sin­ce­ro aplau­so, por­que be­ne­fi­cia­rán a to­dos los bo­li­via­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.