La edu­ca­ción fi­nan­cie­ra de­be ser en­ca­ra­da des­de el Es­ta­do

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Gerardo Quel­ca ECO­NO­MIS­TA, EX­PER­TO EN TE­MAS DEL SIS­TE­MA FI­NAN­CIE­RO

¿Cuán im­por­tan­te es la edu­ca­ción o la for­ma­ción en di­fe­ren­tes te­mas pa­ra una ade­cua­da crea­ción de opor­tu­ni­da­des y de con­vi­ven­cia so­cial? Aquí no es­ta­mos ha­blan­do de una edu­ca­ción for­mal o aca­dé­mi­ca, sino de una for­ma­ción no es­pe­cia­li­za­da que per­mi­te co­no­cer as­pec­tos im­por­tan­tes del fun­cio­na­mien­to de cier­tas ac­ti­vi­da­des, los pro­ce­sos de desa­rro­llo de fe­nó­me­nos sociales, eco­nó­mi­cos, sa­lud y otros, que po­si­bi­li­tan desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des de com­por­ta­mien­to so­cial y de for­mas de vi­da. Los me­ca­nis­mos e ins­tru­men­tos, así co­mo los ca­na­les, no ne­ce­sa­ria­men­te son los for­ma­les o tra­di­cio­na­les.

Si­mi­lar a otras áreas co­mo la edu­ca­ción cí­vi­ca, sa­lud, for­ma­ción am­bien­tal, trá­fi­co vehi­cu­lar, etc., la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra sur­ge co­mo una ne­ce­si­dad ca­si ge­ne­ra­li­za­da a ini­cios del si­glo XXI en di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do. Sin em­bar­go, la ins­tau­ra­ción de pla­nes de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra me­dian­te dis­po­si­cio­nes le­ga­les es­pe­cí­fi­cas sur­ge en los úl­ti­mos años, con ma­yor fuer­za, en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Es­ta ten­den­cia evi­den­cia el re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia del sec­tor fi­nan­cie­ro pa­ra la eco­no­mía y la po­bla­ción.

Bo­li­via no es aje­na a es­ta co­rrien­te. La Ley 393 de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros dis­pu­so la obli­ga­to­rie­dad a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de es­ta­ble­cer pla­nes de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra que con­tem­plen, en­tre otros as­pec­tos, tó­pi­cos so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, los de­re­chos y obli­ga­cio­nes aso­cia­dos a los di­fe­ren­tes pro­duc­tos y ser­vi­cios que ofre­cen, los me­ca­nis­mos de re­cla­ma­ción y so­bre el rol de la Au­to­ri­dad de Su­per­vi­sión del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro (ASFI).

Pro­mo­ver co­no­ci­mien­tos en la po­bla­ción so­bre la pla­ni­fi­ca­ción, el rol del di­ne­ro y el aho­rro, el ma­ne­jo del pre­su­pues­to fa­mi­liar, la otor­ga­ción de cré­di­tos, las ta­sas de in­te­rés, los me­dios de pa­go, los ins­tru­men­tos elec­tró­ni­cos de pa­go, los ser­vi­cios a tra­vés de los ca­je­ros au­to­má­ti­cos, la ban­ca elec­tró­ni­ca y la ban­ca mó­vil a tra­vés del uso del ce­lu­lar, en­tre otros, con­tri­bui­rán sin du­da a un for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y la in­clu­sión fi­nan­cie­ra. En otras pa­la­bras, la crea­ción de una cul­tu­ra fi­nan­cie­ra es una pers­pec­ti­va que no de­be­mos des­de­ñar; por su­pues­to, tal si­tua­ción res­pon­de­rá a un pro­ce­so de me­diano y lar­go pla­zo.

Por es­ta ra­zón, la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra de­be ser en­ca­ra­da en for­ma pla­ni­fi­ca­da des­de el Es­ta­do, con la par­ti­ci­pa­ción de los prin­ci­pa­les ac­to­res. Los re­sul­ta­dos del es­fuer­zo de pro­pi­ciar la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra se orien­tan en dos pro­pó­si­tos: me­jo­rar la ban­ca­ri­za­ción e in­clu­sión fi­nan­cie­ra, y la me­jo­ra de la pro­tec­ción del con­su­mi­dor fi­nan­cie­ro. Hay otros que re­la­cio­nan po­si­ti­va­men­te la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra con la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Sin du­da que los que ya se en­cuen­tran de al­gu­na ma­ne­ra ban­ca­ri­za­dos con al­gu­na cuen­ta ban­ca­ria de aho­rro, de cré­di­to, o uti­li­zan cier­tos ser­vi­cios

fi­nan­cie­ros co­mo el pa­go de ser­vi­cios bá­si­cos, cuan­to más co­noz­can del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ma­yor se­rá el uso de es­tos ser­vi­cios y con me­jo­res ni­ve­les de ca­li­dad. En es­te gru­po es im­por­tan­te ha­cer én­fa­sis en la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra pa­ra el uso de me­dios elec­tró­ni­cos de pa­go, es de­cir, las ope­ra­cio­nes y transac­cio­nes sin ne­ce­si­dad de uso de efec­ti­vo o di­ne­ro, fo­ca­li­zán­do­se co­mo es­tra­te­gia en los jó­ve­nes, con­si­de­ran­do su alta pe­ne­tra­ción en es­te es­tra­to el uso del in­ter­net y de te­le­fo­nía mó­vil.

Pa­ra los que no se en­cuen­tren aún ban­ca­ri­za­dos, co­mo ocu­rre con gran par­te de la po­bla­ción, es­pe­cial­men­te del área ru­ral, al­gu­nos es­tu­dios han evi­den­cia­do que la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra po­si­bi­li­ta una in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

¿Y qué de­cir acer­ca de la re­la­ción con la pro­tec­ción de con­su­mi­dor fi­nan­cie­ro? Es de es­pe­rar que cuan­to ma­yor se co­noz­ca so­bre el fun­cio­na­mien­to de las ope­ra­cio­nes y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, así co­mo so­bre los de­re­chos y obli­ga­cio­nes del con­su­mi­dor fi­nan­cie­ro, ma­yo­res se­rán las ca­pa­ci­da­des de in­ter­ac­tuar con las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, exi­gien­do ma­yor trans­pa­ren­cia de in­for­ma­ción, me­jor ser­vi­cio y equi­li­bran­do de es­ta ma­ne­ra la re­la­ción dis­par que siem­pre hu­bo en­tre clien­te y ban­co.

Es­te pro­ce­so es un desafío ini­cia­do de ma­ne­ra ais­la­da, tan­to des­de el sec­tor pú­bli­co (la ASFI y el Ban­co Cen­tral de Bo­li­via) co­mo del pri­va­do; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio dar­le un ca­rác­ter ins­ti­tu­cio­nal y con­jun­to, co­mo par­te de una es­tra­te­gia na­cio­nal, as­pec­to que, sin du­da, con­tri­bui­rá al desa­rro­llo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.