“Si­go vi­vo” le ase­gu­ra Mi­chel Te­mer al sis­te­ma de pen­sio­nes

El Deber - Cuerpo B - - Mundo -

El pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, tu­vo que re­cor­dar ayer que “si­gue vi­vo”, lue­go de que la en­ti­dad de pen­sio­nes sus­pen­die­ra sus pa­gos de no­viem­bre y di­ciem­bre ale­gan­do fal­ta de prue­bas de que el lí­der de 77 años no ha­bía muer­to.

El or­ga­nis­mo to­mó la de­ci­sión lue­go de que Te­mer in­cum­plie­ra un re­que­ri­mien­to en Bra­sil, se­gún el cual el pen­sio­na­do de­be pre­sen­tar­se una vez al año an­te las au­to­ri­da­des pa­ra demostrar que si­gue vi­vo.

"En mi ca­so, es evi­den­te que a dia­rio se pue­de ver que si­go vi­vo", di­jo el pre­si­den­te en una en­tre­vis­ta con el ca­nal Re­deTV.

“Pe­ro el he­cho es que co­mo no asis­tí, dos me­ses, creo que no­viem­bre y di­ciem­bre, no re­ci­bí el pa­go de mi ju­bi­la­ción", co­men­tó.

“Ten­go que com­pa­re­cer pa­ra demostrar que es­toy vi­vo. Creo que es un tra­to igua­li­ta­rio que, di­ga­mos, en­gran­de­ce las ins­ti­tu­cio­nes", di­jo.

El man­da­ta­rio bra­si­le­ño, con el peor ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad en la his­to­ria del país, fue so­me­ti­do a una an­gio­plas­tia en las ar­te­rias co­ro­na­rias y le im­plan­ta­ron dos stents el año pa­sa­do.

Ade­más fue ope­ra­do pa­ra re­du­cir el ta­ma­ño de la prós­ta­ta.

REUTERS

El man­da­ta­rio bra­si­le­ño Te­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.