¿El Es­ta­do em­pre­sa­rio no fun­cio­na?

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Ál­va­ro Ríos Ro­ca SO­CIO DI­REC­TOR DE GAS ENERGY LA­TIN AME­RI­CA

Nue­vos y va­ria­dos es­cán­da­los de co­rrup­ción y eje­cu­ción de dan­tes­cos e in­efi­cien­tes pro­yec­tos, eje­cu­ta­dos por em­pre­sas es­ta­ta­les de ener­gía en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, con­ti­núan re­ve­lán­do­se día a día. Nos ad­he­ri­mos al sen­ti­mien­to que existe pa­ra man­te­ner a nues­tras em­pre­sas es­ta­ta­les y la de­ci­sión de ha­cer­lo es al­go so­be­rano.

Em­pe­ro, si se de­ci­de man­te­ner­las es pa­ra que se tor­nen en só­li­dos pi­la­res eco­nó­mi­cos en el lar­go pla­zo. Pa­ra ello, de­be­mos im­pres­cin­di­ble­men­te tra­tar de blin­dar­las del po­der po­lí­ti­co de turno.

Blin­da­das y de­ján­do­las ac­tuar en for­ma cor­po­ra­ti­va, con com­pe­ti­ti­vi­dad e in­de­pen­den­cia traen un al­to va­lor pa­ra los paí­ses y pue­den: 1) rom­per acuer­dos de con­trol de mer­ca­do que mu­chas ve­ces pac­ta el sec­tor pri­va­do, 2) es­tu­diar pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra el país y apo­yar a muy frá­gi­les mi­nis­te­rios de Ener­gía, 3) par­ti­ci­par en pro­yec­tos que se con­si­de­ren ren­ta­bles, so­las o aso­cia­das, y allí don­de los pri­va­dos no deseen par­ti­ci­par, 4) ge­ne­rar uti­li­da­des e im­pues­tos pa­ra los paí­ses, 5) Etc. (Ejem­plo: Sta­toil en No­rue­ga y otras).

¿ Có­mo blin­dar­las? Los di­rec­to­rios de­ben es­tar com­pues­tos por miem­bros es­ta­ta­les ( mi­nis­te­rios, etc.) y por ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes ( Co­le­gio de In­ge­nie­ros, etc.), y los re­qui­si­tos pro­fe­sio­na­les y res­pon­sa­bi­li­da­des cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­dos pa­ra su de­sig­na­ción y nom­bra­mien­to. Me­jo­res re­sul­ta­dos se ob­ser­van cuan­do los in­de­pen­dien­tes son ma­yo­ría.

Es­te di­rec­to­rio o el pre­si­den­te del país pue­den ele­gir al pre­si­den­te de la em­pre­sa de una ter­na pro­pues­ta por una em­pre­sa cazatalentos (re­cur­sos hu­ma­nos), con re­qui­si­tos cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­dos. Es­to le otor­ga un go­bierno cor­po­ra­ti­vo que no res­pon­de ne­ce­sa­ria­men­te a los de­sig­nios y ca­pri­chos del po­der po­lí­ti­co de turno y es el de­rro­te­ro pa­ra que sean sus­ten­ta­bles y ro­bus­tas.

En Bra­sil, Pe­tro­bras, la em­pre­sa aban­de­ra­da de la re­gión, po­co a po­co vie­ne sa­lien­do del abis­mo, pri­va­ti­zan­do va­rios inope­ran­tes ac­ti­vos y mu­chos cons­trui­dos con so­bre­pre­cio. La co­rrup­ción va­pu­leó a Pe­tro­bras por va­rios flan­cos, co­mo se ha in­for­ma­do.

En Ve­ne­zue­la, el ex­mi­nis­tro y pre­si­den­te de Pdvsa Ra­fael Ra­mí­rez está con man­da­mien­to de arres­to y pró­fu­go. Se le impu­tan mu­chos de­li­tos y la ob­ten­ción de 1.347 mi­llo­nes de eu­ros a tra­vés del blan­queo de ca­pi­ta­les en­tre 2011 y 2012 en Es­pa­ña. Se lo acu­sa de con­tra­tar el bu­que fan­tas­ma de gas na­tu­ral en Ma­ris­cal Su­cre y don­de se pa­gó 1.175.300 dó­la­res por una na­ve que es­tu­vo inope­ra­ti­va el 60% de tiempo. Es­to es so­lo la pun­ta del ice­berg y es inau­di­to pa­ra un país su­mi­do en la po­bre­za y caos eco­nó­mi­co. En Ecua­dor, se cons­tru­ye­ron ocho pro­yec­tos hi­dro­eléc­tri­cos sin es­tu­dios se­rios técnicos ni de mer­ca­do. Se ha ini­cia­do una au­di­to­ría internacional por el Es­ta­do pa­ra de­tec­tar ca­ren­cias téc­ni­cas y ope­ra­cio­na­les y de mer­ca­do en in­fra­es­truc­tu­ra eje­cu­ta­da por Pe­troE­cua­dor (re­fi­ne­rías Es­me­ral­das y del Pa­cí­fi­co, plan­ta de li­cue­fac­ción de gas Bajo Al­to, po­li­duc­to Pas­cua­les - Cuen­ca y com­ple­jo de GLP de Mon­te­ver­de).

Si a lo an­te­rior su­ma­mos los múl­ti­ples es­cán­da­los de co­bre rrup­ción que se han des­nu­da­do, don­de ge­ren­tes, eje­cu­ti­vos y fun­cio­na­rios de Pe­troE­cua­dor, mi­nis­tros, vi­ce­mi­nis­tros, au­to­ri­da­des y pre­ben­da­rios em­pre­sa­rios es­tán pre­sos, pró­fu­gos y mu­chos otros bajo in­ves­ti­ga­ción, la ecua­ción an­te el ciu­da­dano de a pie se tor­na gro­tes­ca e inad­mi­si­ble.

Hay mu­cho más pa­ra ana­li­zar en Eco­pe­trol ( Re­fi­car), An­cap (ex­vi­ce­pre­si­den­te des­ti­tui­do por co­rrup­ción cuan­do era su ti­tu­lar), Pe­mex/ YPFB ( va­rios pre­si­den­tes y fun­cio­na­rios pre­sos y pro­yec­tos eje­cu­ta­dos con du­do­sa fac­ti­bi­li­dad), Pe­tro­Pe­rú (dan­tes­ca in­ver­sión en re­fi­ne­ría de Ta­la­ra) y en mu­chas otras em­pre­sas es­ta­ta­les de ener­gía en la re­gión.

Inep­ti­tud y co­rrup­ción al mo­men­to de en­ca­rar pro­yec­tos e in­ver­sio­nes que ejecutan las em­pre­sas del Es­ta­do son de­tri­men­ta­les pa­ra el bienestar eco­nó­mi­co de los paí­ses en el lar­go pla­zo. ¿Se­rá que el Es­ta­do em­pre­sa­rio no fun­cio­na? ¿Se­rá que po­de­mos blin­dar a nues­tras em­pre­sas del po­der po­lí­ti­co de turno? Los lec­to­res tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra.

En Bo­li­via, se aca­ba de apro­bar e in­cen­ti­var el mar­co le­gal pa­ra que se pue­dan con­ce­bir pro­yec­tos e in­ver­sio­nes bajo un ré­gi­men de Aso­cia­ción Pú­bli­co Pri­va­da y de­jar de la­do que el Es­ta­do con­ti­núe ges­tan­do em­pre­sas por sí so­lo. Un pa­so mu­cho más ade­cua­do a nues­tro en­ten­der den­tro de es­ta te­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.