“Du­ro desafío pa­ra la ven­ta ex­ter­na de Bo­li­via a la CAN”

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Gary A. Ro­drí­guez GE­REN­TE GE­NE­RAL DEL IBCE

El mer­ca­do an­dino es una zo­na eco­nó­mi­ca que -sal­vo el año 2017- ha ve­ni­do re­por­tan­do re­cu­rren­tes su­pe­rá­vits co­mer­cia­les al país. De he­cho, la Co­mu­ni­dad An­di­na (CAN) es el prin­ci­pal des­ti­na­ta­rio de las ven­tas no tra­di­cio­na­les - prin­ci­pal­men­te agroex­por­ta­cio­nes- y den­tro de es­tas des­ta­can ní­ti­da­men­te las del com­ple­jo oleo­pro­tei­co de la so­ya y de­ri­va­dos, cu­ya gra­vi­ta­ción so­bre los po­co más de $us 700 mi­llo­nes ex­por­ta­dos a di­cho blo­que, el pa­sa­do año, fue de un 80%.

La com­ple­men­ta­rie­dad de la ofer­ta exportable no tra­di­cio­nal de Bo­li­via con las ne­ce­si­da­des de abas­te­ci­mien­to de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú, por una par­te, y la pro­tec­ción aran­ce­la­ria del mer­ca­do an­dino fren­te a nues­tros com­pe­ti­do­res, por otra, hi­cie­ron de la CAN uno de los po­cos acuer­dos de in­te­gra­ción que re­di­tua­ron gran­des be­ne­fi­cios a Bo­li­via, coad­yu­van­do al cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria/agroin­dus­trial en el sec­tor de las olea­gi­no­sas y sus de­ri­va­dos, es­pe­cial­men­te.

Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción pue­de cam­biar dra­má­ti­ca­men­te es­te año al aca­bar la pro­tec­ción aran­ce­la­ria del mer­ca­do an­dino, da­da su aper­tu­ra a paí­ses más com­pe­ti­ti­vos que Bo­li­via. En efec­to, las ex­por­ta­cio­nes de so­ya y de­ri­va­dos - que van al mer­ca­do an­dino prin­ci- pal­men­te- de­ben en­fren­tar des­de es­te 2018 el enor­me desafío de te­ner que com­pe­tir en de­sigual­dad de con­di­cio­nes fren­te al Mer­co­sur, ya que Co­lom­bia, Pe­rú y Ecua­dor prác­ti­ca­men­te abrie­ron sus mer­ca­dos a di­cho blo­que es­te año, lue­go de un lar­go pro­ce­so de li­be­ra­li­za­ción.

A ello hay que su­mar el he­cho de que Pe­rú y Co­lom­bia ne­go­cia­ron un Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con EEUU por el cual am­bos mer­ca­dos tam­bién es­tán vir­tual­men­te abier­tos ya en fa­vor de un país que se ca­rac­te­ri­za por los al­tos ren­di­mien­tos agrí­co­las que tie­ne por la tec­no­lo­gía de pun­ta que uti­li­za.

Sien­do que el Mer­co­sur (Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay) es de le­jos el pri­mer productor de so­ya del mun­do -se­gui­do de EEUU- di­cha si­tua­ción re­sul­ta una ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra la con­ti­nui­dad de las ex­por­ta­cio­nes bo­li­via­nas a la CAN, con­si­de­ran­do los so­bre­cos­tos del en­claus­tra­mien­to geo­grá­fi­co y la me­nor pro­duc­ti­vi­dad que de­vie­ne de la es­ca­la y la tec­no­lo­gía con que se tra­ba­ja.

Y es que los an­di­nos hi­cie­ron lo que Bo­li­via hi­zo an­tes ne­go­cian­do una zo­na de li­bre co­mer­cio con Mer­co­sur. Ca­be re­cor­dar que al mo­men­to de em- pe­zar a en­ca­rar tal acuer­do en 1995, el sec­tor em­pre­sa­rial de­man­dó del en­ton­ces pre­si­den­te Gon­za­lo Sán­chez de Lo­za­da cons­truir vis a vis la ‘com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca’ del país y dar las con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad del sec­tor, pa­ra que aque­llo no re­sul­ta­ra en una aper­tu­ra in­ge­nua que aca­ba­ra con la pro­duc­ción na­cio­nal.

Años más tar­de, se creó el Sis­te­ma Bo­li­viano de Pro­duc­ti­vi­dad y Com­pe­ti­ti­vi­dad, lo­grán­do­se acuer­dos sec­to­ria­les que la­men­ta­ble­men­te lue­go fue­ron de­ja­dos de la­do. La con­se­cuen­cia es que, con­su­ma­da la li­be­ra­li­za­ción con el Mer­co­sur en 2014, el co­mer­cio bi­la­te­ral (sin el gas na­tu­ral) se ha tor­na­do cru­da­men­te de­fi­ci­ta­rio pa­ra el país, co­mo el sec­tor em­pre­sa­rial lo ha­bía ad­ver­ti­do al en­ton­ces can­ci­ller Antonio Ara­ní­bar y al sub­se­cre­ta­rio Víc­tor Ri­co. De no to­mar­se los re­cau­dos del ca­so, igual pa­sa­rá con la CAN.

Pa­ra que la his­to­ria de la pro­duc­ción de so­ya en el país no aca­be co­mo la del al­go­dón - cu­yo cul­ti­vo de cer­ca de 60.000 hec­tá­reas ca­yó a me­nos de 3.000-, el Ór­gano Eje­cu­ti­vo de­be­ría con­ce­bir bue­nas po­lí­ti­cas que: a) alien­ten una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y eco­no­mi­ci­dad; por ejem­plo, au­to­ri­zan­do nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos pa­ra se­mi­llas que re­sis­tan el ata­que de ma­le­zas e in­sec­tos, y que pue­dan en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra el es­trés hí­dri­co ( se­quía) o el ata­que de hon­gos (por ex­ce­so de llu­vias); b) ga­ran­ti­cen la li­bre ex­por­ta­ción de ex­ce­den­tes; c) pro­mue­van el ma­yor uso de la urea na­cio­nal, a un pre­cio eco­nó­mi­co, y d) for­jen la “com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca” del país.

Sin una vi­sión com­par­ti­da y una agen­da pú­bli­co-pri­va­da orien­ta­da a sal­var 600 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de ex­por­ta­ción, di­fí­cil­men­te se­rá po­si­ble ri­va­li­zar con la abru­ma­do­ra com­pe­ti­ti­vi­dad de bra­si­le­ños, ar­gen­ti­nos, pa­ra­gua­yos, uru­gua­yos y es­ta­dou­ni­den­ses...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.