Un ali­men­to im­por­ta­do, por tres de con­tra­ban­do

El co­mer­cio ile­gal mue­ve más de $us 2.000 mi­llo­nes al año, se­gún los em­pre­sa­rios pri­va­dos. Fal­tan da­tos del Go­bierno.

El Deber - Cuerpo B - - Portada - RA­FAEL VELIZ rve­liz@el­de­ber.com.bo

En la ca­lle Isa­bel la Ca­tó­li­ca, es­qui­na Su­tó, las ca­se­ras com­pi­ten fe­roz­men­te por atraer clien­tes a sus pues­tos de em­bu­ti­dos, fru­tas u hor­ta­li­zas. A la zo­na, aho­ra co­no­ci­da co­mo la Vie­ja Ra­ma­da, ca­da día acu­den cien­tos de amas de ca­sa que se ven fa­vo­re­ci­das por la ofer­ta de ali­men­tos na­cio­na­les e im­por­ta­dos que, de al­gu­na ma­ne­ra, re­gu­lan la co­ti­za­ción de los pre­cios de la ca­nas­ta fa­mi­liar.

Es­ta si­tua­ción, que se re­pli­ca en otros mer­ca­dos de la ur­be, re­pre­sen­ta una ma­la no­ti­cia pa­ra pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios que lo iden­ti­fi­can co­mo una ten­den­cia ne­ga­ti­va, ya que en 12 años la im­por­ta­ción de pro­duc­tos ali­men­ti­cios ca­si se tri­pli­ca­ron en tér­mi­nos de va­lor, pa­san­do de $us 237 mi­llo­nes en 2006 a $us 626 mi­llo­nes en 2017; mien­tras que las ex­por­ta­cio­nes del sec­tor agrí­co­la, ga­na­de­ro, de ca­za, pes­ca y sil­vi­cul­tu­ra re­gis­tra­ron una caí­da de $us 75,7 mi­llo­nes en­tre 2016 y 2017, se­gún da­tos del IBCE.

En la tien­da de do­ña Ana se ven­den, por ejem­plo, em­bu­ti­dos de mar­ca na­cio­nal que so­bre­sa­len por su vis­to­sa pan­fle­te­ría, con pre­cios en­tre Bs 20 y 35 el ki­lo. Pue­den ser San Juan o Bo­nis­si­ma, pro­du­ci­dos por So­fía, o Co­pa­col, im­por­ta­dos de Bra­sil, que los igua­lan en pre­cio, pe­ro ca­si los du­pli­can en can­ti­dad.

Un es­tu­dio de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Pri­va­dos de Bo­li­via (CEPB) es­ti­mó que el con­tra­ban­do mue­ve en­tre $us 1.680 mi­llo­nes y $us 2.230 mi­llo­nes, si se su­ma el con­tra­ban­do hor­mi­ga; mien­tras que un es­tu­dio rea­li­za­do por la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (CNC), ba­sa­do en da­tos del INE y del BCB, es­ti­mó la im­por­ta­ción de con­tra­ban­do en $us 2.180 mi­llo­nes en 2012.

Am­bos es­tu­dios fue­ron des­car­ta­dos por el Go­bierno; sin em­bar­go, los re­pre­sen­tan­tes de sec­to­res ase­gu­ran que re­quie­ren un es­tu­dio que cuan­ti­fi­que el da­ño eco­nó­mi­co, a la vez que se di­se­ñen es­tra­te­gias que fre­nen el in­gre­so de mer­ca­de­ría ile­gal, que ‘se mez­cla’ en los mer­ca­dos con la le­gal en una pro­por­ción es­ti­ma­da de tres a uno.

El pre­si­den­te de la CNC, Mar­co An­to­nio Sa­li­nas Iñi­guez, in­di­có que es­ta pro­por­ción de tres a uno, en­tre lo in­for­mal y los ali­men­tos im­por­ta­dos por vía le­gal, se es­ti­ma a ba­se de es­tu­dios del sec­tor pri­va­do, que pro­yec­tan que el con­tra­ban­do tri­pli­ca en can­ti­dad a lo for­mal, y di­jo que es­ta si­tua­ción afec­ta a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. “Éra­mos ex­por­ta­do­res de pa­pa y de ca­cao. Aho­ra im­por­ta­mos de Pe­rú”, ejem­pli­fi­có.

Con­sul­ta­dos por EL DE­BER, des­de el Se­na­sag Santa Cruz anun­cia­ron que en­via­rían una res­pues­ta a es­tas in­quie­tu­des; sin em­bar­go, has­ta el cie­rre de es­ta no­ta no se con­cre­tó; mien­tras que des­de la Adua­na Na­cio­nal re­co­no­cie­ron que ca­re­cen de la sis­te­ma­ti­za­ción de es­tos da­tos y que en­vían la in­for­ma­ción de ma­ne­ra di­rec­ta al INE, que, sin em­bar­go, tam­po­co las pu­bli­ca de­bi­do a que son ac­ti­vi­da­des in­for­ma­les.

Pro­duc­to­res afec­ta­dos

El prin­ci­pal eje­cu­ti­vo de la in­dus­tria ali­men­ti­cia So­fía, Ma­rio An­gla­rill Sal­va­tie­rra, ase­gu­ró que el con­tra­ban­do afec­ta a la pro­duc­ción, aun­que no cuen­tan con un es­tu­dio. “Hay va­rias mar­cas bra­si­le­ñas (co­mo Co­pa­col) que se ven­den en la ciu­dad y en pro­vin­cias. Pa­ra sa­ber si cuen­tan con re­gis­tro sa­ni­ta­rio ha­bría que re­vi­sar ca­da una, esa de­be­ría ser ta­rea del Se­na­sag”, di­jo.

Pa­ra el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de In­dus­trias Olea­gi­no­sas de Bo­li­via ( Ca­niob), Guillermo Ri­be­ra, es un he­cho que el sec­tor re­ci­be una com­pe­ten­cia des­leal de pro­duc­tos de con­tra­ban­do, que afec­tan a la ge­ne­ra­ción de em­pleo, no pa­gan im­pues­tos y po­nen en ries­go la sa­lud de los bo­li­via­nos al no te­ner re­gis­tros de sanidad.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción De­par­ta­men­tal de Por­ci­cul­to­res de Santa Cruz (Ade­por), Ja­vier Uren­da, cues­tio­nó que las au­to­ri­da­des no brin­den in­for­mes es­ta­dís­ti­cos so­bre ca­sos de in­to­xi­ca­ción ali­men­ti­cia y con­si­de­ró que “se es­tán ha­cien­do los de la vis­ta gor­da”, de­bi­do a que es­tos pro­duc­tos ga­ran­ti­zan los pre­cios ba­jos a es­ca­la lo­cal. “Los úni­cos que ha­cen ope­ra­ti­vos de con­trol son de la Al­cal­día, pe­ro los rea­li­zan so­lo pa­ra San Juan”, ase­ve­ró.

El con­trol en los pun­tos de ven­ta, y no en la am­plia fron­te­ra bo­li­via­na con sus paí­ses ve­ci­nos, es la so­lu­ción des­de el pun­to de vis­ta de los pro­duc­to­res y em­pre­sa­rios. En tan­to que el se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo de la Go­ber­na­ción de Santa Cruz, Luis Al­ber­to Al­pi­re, ex­pre­só que se pro­pu­so en reite­ra­das oca­sio­nes or­ga­ni­zar me­sas de tra­ba­jo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les con las en­ti­da­des es­ta­ta­les Se­na­sag y Adua­na; sin em­bar­go, no re­ci­bie­ron res­pues­ta a la in­quie­tud de la en­ti­dad re­gio­nal por par­te de esas ins­tan­cias.

Em­bu­ti­dos. La mar­ca Co­pa­col es im­por­ta­da de Bra­sil y com­pi­te en pre­cio fren­te a las mar­cas de la in­dus­tria na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.