Se des­ti­na más de la mi­tad pa­ra el gas­to co­rrien­te

Es­tu­dio. En­tre 2011 y 2016 des­ti­na­ron más de Bs 290.000 mi­llo­nes en el pa­go de suel­dos o ad­qui­si­ción de bie­nes in­mue­bles, se­gún el Ced­la. El 2017, 10 ini­cia­ti­vas pro­duc­ti­vas ge­ne­ra­ron Bs 1.109 mi­llo­nes en ven­tas

El Deber - Cuerpo B - - Portada - rveliz@el­de­ber.com.bo RA­FAEL VELIZ

Se­gún un es­tu­dio del Ced­la, un 63% de los re­cur­sos de las em­pre­sas pú­bli­cas se des­ti­na pa­ra es­te ti­po de pa­gos.

Des­de que en 2011 sur­gie­ron las pri­me­ras em­pre­sas pú­bli­cas o es­tra­té­gi­cas, la pre­mi­sa fue la mis­ma: que se con­vier­tan en ge­ne­ra­do­ras de ga­nan­cias pa­ra el Es­ta­do y no en sim­ples agen­cias de em­pleo. Cin­co años des­pués, su ren­ta­bi­li­dad y sos­te­ni­bi­li­dad es cues­tio­na­da por aca­dé­mi­cos y sec­to­res pri­va­dos, a la vez que es de­fen­di­da por uni­da­des téc­ni­cas del Go­bierno que cuan­ti­fi­can el tiempo y des­ta­can las pri­me­ras ven­tas mi­llo­na­rias.

En­tre 2011 y 2016, las 28 em­pre­sas pú­bli­cas rea­li­za­ron un gas­to de Bs 290.446 mi­llo­nes en gas­tos de ope­ra­ción, que re­pre­sen­tan un 63,8% de los gas­tos to­ta­les, se­gún in­for­me de Ju­lio Li­na­res Cal­de­rón, con­sul­tor del Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra el Desa­rro­llo La­bo­ral y Agrario (Ced­la).

Es­te es­tu­dio des­ve­ló tam­bién que 11 em­pre­sas del Es­ta­do ha­bían per­di­do Bs 1.966 mi­llo­nes en­tre 2007 y 2016; por lo que el pre­si­den­te de la Co­namy­pe, Nés­tor Con­de, sos­tu­vo que el Go­bierno “no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­nis­trar em­pre­sas pro­duc­ti­vas”.

La di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na Téc­ni­ca pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Em­pre­sa Pú­bli­ca (OFEP), Ve­ró­ni­ca Ra­mos, res­pon­dió que las es­ta­ta­les ge­ne­ra­ron Bs 42.658 mi­llo­nes en ese lap­so y que las crí­ti­cas bus­ca­ban “des­acre­di­tar los re­sul­ta­dos”.

Pa­ra el Go­bierno, las uti­li­da­des son im­pres­cin­di­bles y con­si­de­ra que si una em­pre­sa no las ge­ne­ra, de­be ce­rrar­se. Tal co­mo lo afir­mó el vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía Li­ne­ra du­ran­te la pues­ta en ope­ra­ción de la es­ta­tal de se­gu­ros pa­tri­mo­nia­les, UNIBIe­nes.

Mien­tras, el eco­no­mis­ta Li­na­res ha­bla de un “fra­ca­so del mo­de­lo eco­nó­mi­co”, al ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de 11 em­pre­sas es­ta­ta­les que ad­mi­nis­tra­ron Bs 525.700 mi­llo­nes en­tre 2011 y 2017; cuan­do sus in­gre­sos ape­nas cu­bren el 70% de los gas­tos de ope­ra­ción; la di­rec­to­ra de la OFEP afir­ma que el análisis de­be con­si­de­rar tam­bién los tiem­pos de vi­da, el ci­clo pro­duc­ti­vo y el ti­po de sec­tor.

El es­tu­dio es­ta­ble­ció que las es­ta­ta­les per­die­ron Bs 1.966 mi­llo­nes en­tre 2007 y 2016, lo que el Go­bierno des­es­ti­mó

Un in­for­me del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo y Eco­no­mía Plu­ral (MDP­yEP) des­ta­ca que 10 ini­cia­ti­vas pro­duc­ti­vas re­por­ta­ron in­gre­sos por ven­ta de pro­duc­tos que as­cien­den a Bs 1.109 mi­llo­nes en 2017.

Se­gún la Memoria de la eco­no­mía bo­li­via­na 2017, es­tas fir­mas son Ema­pa, Eas­ba, Lác­teos­bol, EBA, EEPS, Pro­miel, Ee­paf, Pa­pel­bol, Car­ton­bol y Qui­pus; de las que des­ta­ca Ema­pa, que ob­tu­vo Bs 410 mi­llo­nes por la ven­ta de arroz, maíz y tri­go.

Pa­ra el eco­no­mis­ta José Al­ber­ti, un pri­mer ele­men­to que se des­pren­de del es­tu­dio del Ced­la es que el Go­bierno ad­mi­nis­tra el 85% del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral del Es­ta­do (PGE), y el res­to por mu­ni­ci­pios, go­ber­na­cio­nes y uni­ver­si­da­des. “Lo que de­mues­tra que he­mos re­tro­ce­di­do en des­cen­tra­li­za­ción y par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar. Las de­ci­sio­nes de sa­lud, edu­ca­ción, ca­rre­te­ra se de­ci­den a ni­vel cen­tral; pe­se a que la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce la au­to­no­mía, en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo y fi­nan­cie­ro, es­ta­mos más cen­tra­li­za­dos.

Se­gún los da­tos del es­tu­dio, en re­la­ción con el PGE, en­tre 2011 y 2016, el Go­bierno ad­mi­nis­tró el 44,3% y las em­pre­sas pú­bli­cas otro 35,6%, lo que to­ta­li­za el 79,9%; mien­tras que go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les, mu­ni­ci­pa­les y uni­ver­si­da­des en con­jun­to, un 17,4%, y el res­tan­te 2,7% se fue a otras áreas.

Un se­gun­do as­pec­to men­cio­na­do por Al­ber­ti es la ne­ce­si­dad de que las es­ta­ta­les den a co­no­cer de ma­ne­ra pe­rió­di­ca sus es­ta­dos fi­nan­cie­ros. “El Go­bierno de­be eva­luar los ren­di­mien­tos de es­tas em­pre­sas y reorien­tar­los a sa­lud y edu­ca­ción de ca­li­dad. Por­que al in­sis­tir en man­te­ner es­tas em­pre­sas de­fi­ci­ta­rias so­lo se va a lo­grar in­flar el gas­to pú­bli­co y el dé­fi­cit fis­cal, que en 2018 se pro­yec­ta en torno al 7,5% del PIB”, in­di­có.

En re­la­ción con el gas­to de las em­pre­sas pú­bli­cas, el in­for­me se­ña­la que en­tre 2011 y 2016 se gas­tó Bs 290.466 mi­llo­nes en gas­to co­rrien­te (suel­dos, bie­nes in­mue­bles), es de­cir, un 63,8%; Bs 113.583 en pa­go de im­pues­tos, es de­cir, un 25% y Bs 38.962 mi­llo­nes en in­ver­sión, es de­cir, un 8,6% y el res­tan­te 2,6% se fue a otros ítems.

Pa­ra el pre­si­den­te de Fe­demy­pe San­ta Cruz, Juan Car­los Var­gas Cho­que, los már­ge­nes des­ti­na­dos al gas­to co­rrien­te son ele­va­dos, y ase­ve­ró que el sec­tor pri­va­do bus­ca op­ti­mi­zar sus re­cur­sos pa­ra ga­ran­ti­zar már­ge­nes de ga­nan­cia, por lo que apun­tan a no pa­sar del 30% en cuen­ta al pa­go de sa­la­rios, in­mue­bles y otros gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos.

“Ve­mos con preo­cu­pa­ción que las pú­bli­cas, crea­das con re­cur­sos del Es­ta­do, es­tén mal ad­mi­nis­tra-

To­man­do en cuen­ta las ci­fras que se die­ron a co­no­cer so­bre las em­pre­sas pú­bli­cas, se pue­de evi­den­ciar que re­fle­jan un pa­trón co­mún de for­ma de­fi­ci­ta­ria y que si no ejer­cen un ajus­te a cor­to pla­zo, ten­de­rán a ce­rrar­se o in­clu­si­ve, co­mo su­ce­de a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, que pue­den de­ve­nir en una nue­va ola de pri­va­ti­za­cio­nes pos­te­rio­res.

Es­ta si­tua­ción se de­be ana­li­zar y ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios, o en ca­so con­tra­rio, en el me­diano pla­zo, se ve­rá re­fle­ja­do en el en­deu­da­mien­to pú­bli­co cre­cien­te, que mues­tra una tendencia en as­cen­so, o en po­lí­ti­cas in­fla­cio­na­rias, co­mo ocu­rre en otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na.

Con el gas­to co­rrien­te no hay un pa­rá­me­tro fi­jo, pe­ro to­da em­pre­sa de­be apun­tar al equi­li­brio en re­la­ción con sus ga­nan­cias. Es co­mo una fa­mi­lia, si so­lo gas­ta y no in­vier­te o re­ci­be ga­nan­cias en­fren­ta­rá una cri­sis.

Lo que de­be­ría ocu­rrir es que se man­ten­gan las em­pre­sas efi­cien­tes y pro­duc­ti­vas, mien­tras que con re­la­ción a las otras el Go­bierno de­be con­tem­plar su cie­rre, por­que pue­den re­sul­tar ad­ver­sas a la eco­no­mía.

ALE­JAN­DRO BA­NE­GAS PH. D. EN ECO­NO­MÍA Re­fle­jan un pa­trón co­mún de­fi­ci­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.