La vie­ja di­co­to­mía: pri­va­do vs pú­bli­co

El Deber - Cuerpo B - - Análisis - ANALISA ECO­NÓ­MI­CO

Con fre­cuen­cia re­sur­ge en el de­ba­te na­cio­nal y la­ti­noa­me­ri­cano una vie­ja di­co­to­mía: Es­ta­do versus mer­ca­do. Los de­fen­so­res del mer­ca­do siem­pre vuel­ven a la pro­pues­ta clá­si­ca de la pri­va­ti­za­ción de las em­pre­sas pú­bli­cas y pien­san que so­lo con es­te cam­bio ge­ne­ra los in­cen­ti­vos pa­ra crear ri­que­za. Ma­cri en Ar­gen­ti­na y Te­mer han vuel­to a ven­der em­pre­sas es­ta­ta­les. Es el an­ti­guo mi­to de la ma­gia de la mano in­vi­si­ble en ac­ción. En el otro la­do del ce­men­te­rio de las pro­pues­tas, es­tán las es­ta­ti­za­cio­nes. Es so­lo cam­biar el le­tre­ro de la em­pre­sa con un nom­bre rim­bom­ban­te, co­lo­car un ad­mi­nis­tra­dor pú­bli­co con ca­ra de San Martín de Po­rres y, tan­to la efi­cien­cia co­mo la ren­ta­bi­li­dad, co­mien­zan a fluir al rit­mo de: “con tu quie­ro y con mi pue­do, va­mos jun­tos, com­pa­ñe­ro”. En Bo­li­via ese es el cen­tro del dis­cur­so so­bre el mo­de­lo de desa­rro­llo.

Es una fal­sa di­co­to­mía con­cep­tual, en reali­dad, el fun­cio­na­mien­to del ti­po de pro­pie­dad, pú­bli­ca o pri­va­da, de­pen­de de nor­mas y le­gis­la­cio­nes for­ma­les y de arre­glos in­for­ma­les (usos y cos­tum­bres en los ne­go­cios y la ac­ción pú­bli­ca); es de­cir, de cons­truc­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les (re­glas de jue­go) que se com­ple­men­tan. Por ejem­plo, des­de una pers­pec­ti­va mi­cro­eco­nó­mi­ca y de or­ga­ni­za­ción in­dus­trial, pa­ra un me­jor fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do, se re­quie­re ga­ran­ti­zar de­re­chos de pro­pie­dad pú­bli­cos, pri­va­dos, co­lec­ti­vos y ha­cer cum­plir los con­tra­tos en­tre par­tes, es­ta­ble­cer un go­bierno cor­po­ra­ti­vo trans­pa­ren­te den­tro de las em­pre­sas; es de­cir, re­glas de jue­go-ins­ti­tu­cio­nes cons­truc­to­ras de mer­ca­dos que se lo­gran con un Po­der Ju­di­cial efi­cien­te e in­de­pen­dien­te. Tam­bién son fun­da­men­ta­les las ins­ti­tu­cio­nes re­gu­la­do­ras de los mer­ca­dos co­mo por ejem­plo: ins­tan­cias que pro­mue­ven la com­pe­ten­cia o re­gu­lan mo­no­po­lios y oli­go­po­lios. Des­de un pun­to de vis­ta más ma­croe­co­nó­mi­co, los mer­ca­dos se des­equi­li­bran ge­ne­ran­do pér­di­das eco­nó­mi­cas y so­cia­les, pa­ra ello se re­quie­re de re­glas de jue­go-ins­ti­tu­cio­nes es­ta­bi­li­za­do­ras de es­tos. Por ejem­plo, cier­tas re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas son re­sul­ta­do de las fa­llas de mer­ca­dos que re­quie­ren po­lí­ti­cas fis­ca­les y mo­ne­ta­rias. Fi­nal­men­te, los mer­ca­dos pue­den ser efi­cien­tes pe­ro in­jus­tos, pa­ra ello re­quie­ren de re­glas de jue­go-ins­ti­tu­cio­nes que los le­gi­ti­men, a sa­ber: po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas y tan­to po­lí­ti­cas de seguridad co­mo de asis­ten­cia so­cial. En su­ma, el desa­rro­llo del mer­ca­do re­quie­re de una Es­ta­do de ca­li­dad que cree las con­di­cio­nes pa­ra que em­pre­sas pri­va­das o pú­bli­cas fun­cio­nen. ¿Es po­si­ble sa­lir de la tram­pa con­cep­tual de dua­lis­mo pú­bli­co o pri­va­do, o pues­to en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, po­pu­lis­mo versus neo­li­be­ra­lis­mo?

Por su­pues­to que sí, pe­ro pa­ra es­to se re­quie­re rom­per pri­me­ro con el ma­le­fi­cio que aque­ja a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que con­fun­den me­dios con fi­nes y se­gun­do, del ti­po de arre­glo ins­ti­tu­cio­nal que co­bi­jan las em­pre­sas.

Los ob­je­ti­vos de una es­tra­te­gia de desa­rro­llo no son la na­cio­na­li­za­ción o pri­va­ti­za­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, ni la ma­nu­ten­ción del ti­po de cam­bio fi­jo o la en­tre­ga o eli­mi­na­ción de un bono. Es­tos ape­nas son los me­dios.

La me­ta fi­nal de un Es­ta­do es me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­li­dad de vi­da es­pi­ri­tual y ma­te­rial de la so­cie­dad. De ma­ne­ra más con­cre­ta, que la gen­te ten­ga un em­pleo e in­gre­sos dig­nos, que re­ci­ba ac­ce­so a edu­ca­ción y sa­lud de ca­li­dad, que los de­re­chos a vi­vir en una so­cie­dad sin vio­len­cia y en un me­dio am­bien­te sos­te­ni­ble es­tén ga­ran­ti­za­dos y un lar­go et­cé­te­ra de me­jo­res con­di­cio­nes so­cia­les y tec­no­ló­gi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.