En­tre el pa­lo y la za­naho­ria

El Deber - Cuerpo B - - Análisis - ECO­NO­MIS­TA Y GE­REN­TE GE­NE­RAL DEL IBCE

El tra­ba­jo in­for­mal de­ri­va de aque­lla ac­ti­vi­dad que, es­tan­do al mar­gen del con­trol del Es­ta­do en ma­te­ria tri­bu­ta­ria y la­bo­ral, no brin­da la pro­tec­ción de ley ni los be­ne­fi­cios pres­cri­tos por ella pa­ra los tra­ba­ja­do­res.

Un em­pleo así no es de ca­li­dad y, tam­po­co, un em­pleo digno. Ven­de­do­res am­bu­lan­tes, lus­tra­bo­tas, la­va-au­tos, car­ga­do­res, al­ba­ñi­les, ta­xis­tas, ca­ni­lli­tas, me­cá­ni­cos, obre­ros de la cons­truc­ción, em­plea­dos del co­mer­cio, son al­gu­nas de las for­mas de em­pleos pre­ca­rios, mal re­mu­ne­ra­dos, sin con­di­cio­nes la­bo­ra­les fí­si­cas ade­cua­das ni pro­tec­ción so­cial e ines­ta­bles eco­nó­mi­ca­men­te.

La con­se­cuen­cia de tal si­tua­ción pa­ra el je­fe de ho­gar y su fa­mi­lia es la vul­ne­ra­bi­li­dad y des­pro­tec­ción por el no pa­go de un sa­la­rio a tiempo, ser víc­ti­ma de des­pi­dos sin desahu­cio, irres­pe­to al ho­ra­rio de tra­ba­jo ( ho­ras ex­tras, fi­nes de se­ma­na, fe­ria­dos), no re­co­no­ci­mien­to de be­ne­fi­cios so­cia­les (va­ca­ción, ju­bi­la­ción, seguridad so­cial co­mo sa­lud, ma­ter­ni­dad), etc.

Pe­ro no so­lo eso sino que cuán­to em­pleo in­for­mal es ge­ne­ra­do en ac­ti­vi­da­des re­ñi­das con la ley (con­tra­ban­do, nar­co­trá­fi­co, blan­queo de di­ne­ro, ven­ta de ar­tícu­los ro­ba­dos, pi­ra­te­ría, pros­ti­tu­ción, etc.), al­go que es peor aún.

Hay que acla­rar que no se tra­ta de un fe­nó­meno es­tric­ta­men­te na­cio­nal, sino más bien de al­go que se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) es­tá muy ex­ten­di­do en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses en vías de desa­rro­llo (pu­dien­do su­pe­rar en al­gu­nos el 60% co­mo en el nues­tro), afec­tan­do en La­ti­noa­mé­ri­ca: al 83% de cuen­ta­pro­pis­tas; el 78% en el sec­tor do­més­ti­co; el 35% en el sec­tor pri­va­do y el 59% en mi­cro­em­pre­sas: cons­truc­ción (71% de in­for­ma­li­dad), co­mer­cios, res­tau­ran­tes y ho­te­les (56%); mi­ne­ría (50%) e in­dus­tria ca­si 40% (“Amé­ri­ca La­ti­na y el tra­ba­jo in­for­mal: un ries­go en al­za” – No­dal, 28.01.2018)

Des­de el pun­to de vis­ta de las afec­ta­cio­nes es po­si­ble men­cio­nar la que ata­ñe al Es­ta­do por el “lu­cro ce­san­te” que im­pli­ca la eva­sión de im­pues­tos; asi­mis­mo, al co­mer­cian­te y al pro­duc­tor le­gal y for­mal, por la com­pe­ten­cia des­leal y pér­di­da de mer­ca­do; y al tra­ba­ja­dor del sec­tor for­mal y le­gal, por la pre­sión del sa­la­rio a la ba­ja.

La con­se­cuen­cia de tal si­tua­ción es una eco­no­mía in­for­mal, irre­gu­lar, ocul­ta o su­mer­gi­da en la eva­sión y elu­sión fis­cal - au­sen­te de con­tro­les- que apor­ta al cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno PIB y que ge­ne­ra em­pleo, pe­ro ¿ es­tá bien es­to? Fren­te a la al­ter­na­ti­va de la po­lí­ti­ca del pa­lo (so­bre­fis­ca­li­za­ción as­fi­xian­te) y la po­lí­ti­ca de la za­naho­ria ( in­cen­ti­vo pa­ra la for­ma­li­za­ción), sien­do que la ex­pe­rien­cia ha de­mos­tra­do que mien­tras más rí­gi­da es la le­gis­la­ción la­bo­ral ( a fa­vor del tra­ba­ja­dor) y más du­ras las exi­gen­cias y cas­ti­gos (con­tra el em­pre­sa­rio for­mal) más y más se in­du­ce a la in­for­ma­li­dad y a la pre­ca­ri­za­ción del em­pleo… ¿ por qué no pen­sar - en­ton­ces- en ha­cer “to­do lo con­tra­rio”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.