Lo que la so­ya nos en­se­ña acer­ca de los aran­ce­les

El Deber - Cuerpo B - - Análisis -

Alan Blin­der, un repu­tado pro­fe­sor de eco­no­mía de Prin­ce­ton y ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU, re­cien­te­men­te en­con­tró un sor­pren­den­te nue­vo in­te­rés: la so­ya. “Nun­ca su­pe mu­cho so­bre la so­ya”, con­fe­só el pro­fe­sor Blin­der, al mar­gen de una con­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca en As­pen es­ta se­ma­na, mien­tras pre­sen­ta­ba sus úl­ti­mas pre­vi­sio­nes. “Pe­ro aho­ra quie­ro sa­ber más. ¿Quién se lo hu­bie­ra ima­gi­na­do?”.

No mu­cha gen­te. Los le­gis­la­do­res oc­ci­den­ta­les y los eco­no­mis­tas emi­nen­tes prác­ti­ca­men­te ig­no­ra­ron el grano, cre­yen­do que es un cul­ti­vo agrí­co­la más bien abu­rri­do. Nun­ca pres­té mu­cha aten­ción a la so­ya, aso­cián­do­la con pla­tos hip­pies y con el to­fu. Pe­ro el mes pa­sa­do, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se pu­bli­có ci­fras que mos­tra­ban que las ex­por­ta­cio­nes au­men­ta­ron du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año, ele­van­do la ta­sa anua­li­za­da de cre­ci­mien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) a un só­li­do 4,1%. Par­te de la ra­zón se de­bió a la hu­mil­de so­ya.

De par­ti­cu­lar re­le­van­cia fue el he­cho de que, cuan­do el Go­bierno chino de­cla­ró a ini­cios de es­te año que im­pon­dría aran­ce­les del 25% a las im­por­ta­cio­nes de so­ya, en me­dio de la cre­cien­te gue­rra co­mer­cial, los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses se apre­su­ra­ron a en­tre­gar­le gran­des can­ti­da­des del grano a Chi­na, y a otros mer­ca­dos, an­tes de las san­cio­nes. Es­to pro­du­jo ni­ve­les ré­cord de ex­por­ta­cio­nes de so­ya en ma­yo y au­men­tó las ci­fras del PIB.

La so­ya da mu­cho que pen­sar por va­rias ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, re­cuer­da que no to­do lo que im­por­ta el mun­do mo­derno es­tá re­la­cio­na­do con la tec­no­lo­gía o el ci­be­res­pa­cio; a ve­ces son las co­sas tra­di­cio­na­les a las que de­be­mos pres­tar­les aten­ción, an­tes de que nos ha­gan tras­ta­bi­llar.

En se­gun­do lu­gar, lla­ma la aten­ción el rol de la so­ya en el es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co, in­clu­so an­tes de que es­tas úl­ti­mas san­cio­nes se im­ple­men­ta­ran. En la úl­ti­ma dé­ca­da, aun­que la ma­yo­ría de los ex­per­tos es­tu­vie­ron ob­se­sio­na­dos con el ci­be­res­pa­cio, al­go su­ce­dió en la agri­cul­tu­ra.

De­bi­do a que los con­su­mi­do­res asiá­ti­cos se han vuel­to más adi­ne­ra­dos du­ran­te los úl­ti­mos años, ellos ac­tual­men­te es­tán co­mien­do más po­llo y cer­do. Y, en don­de las gran­jas fa­mi­lia­res chi­nas so­lían ali­men­tar a sus ani­ma­les con so­bras de la co­ci­na, aho­ra re­cu­rren a la ha­ri­na de so­ya pa­ra en­gor­dar a esos po­llos y a esos cer­dos. Los agri­cul­to­res bra­si­le­ños y los es­ta­dou­ni­den­ses se han apre­su­ra­do a abas­te­cer una nue­va fuen­te de de­man­da. Así, se con­vir­tió en el cul­ti­vo de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en el mun­do. En ter­cer lu­gar, es­to mues­tra lo di­fí­cil que es pa­ra los eco­no­mis­tas pre­de­cir las ra­mi­fi­ca­cio­nes de las gue­rras co­mer­cia­les. Un fac­tor es que ha ha­bi­do po­cas gue­rras co­mer­cia­les im­por­tan­tes en el pa­sa­do re­cien­te pa­ra usar co­mo pun­tos de da­tos; la úl­ti­ma vez que ocu­rrió una gue­rra co­mer­cial glo­bal ver­da­de­ra­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va fue en la dé­ca­da de 1930.

Pe­ro no se pue­de pro­nos­ti­car el im­pac­to de una gue­rra co­mer­cial con­si­de­ran­do so­lo los ma­cro­nú­me­ros, tam­bién se ne­ce­si­ta con­si­de­rar las en­tre­la­za­das ca­de­nas de su­mi­nis­tro. La teo­ría pu­die­ra in­di­car que, a me­di­da que Chi­na le im­po­ne aran­ce­les a la so­ya es­ta­dou­ni­den­se, las em­pre­sas res­pon­de­rán com­prán­do­le a Bra­sil, y los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses re­di­ri­gi­rán sus ex­por­ta­cio­nes a nue­vos mer­ca­dos.

Sin em­bar­go, la ca­de­na de su­mi­nis­tro nos co­mu­ni­ca al­go di­fe­ren­te. Los agri­cul­to­res di­cen que se­rá di­fí­cil cam­biar sus ca­de­nas de ven­ta en la ma­ne­ra que los eco­no­mis­tas pre­di­cen, ra­zón por la cual hu­bo una ava­lan­cha de ven­tas prearan­ce­les. De ahí el desacuer­do en­tre los eco­no­mis­tas acer­ca de si los aran­ce­les de la so­ya real­men­te es­tán afec­tan­do el PBI y acer­ca de lo que su­ce­de­rá du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.

Es­to es preo­cu­pan­te. Lo que es­tá su­ce­dien­do con la so­ya pu­die­ra pro­por­cio­nar una pers­pec­ti­va de lo que po­dría su­ce­der si la gue­rra co­mer­cial se in­ten­si­fi­ca­ra y co­men­za­ra a dis­rum­pir do­ce­nas de com­ple­jas ca­de­nas de su­mi­nis­tro.

En el co­mer­cio, co­mo en las fi­nan­zas hace una dé­ca­da, el re­to es que es­ta­mos li­dian­do con in­ter­co­ne­xio­nes y vul­ne­ra­bi­li­da­des que so­la­men­te com­pren­de­mos a me­dias, en don­de exis­te to­do ti­po de con­se­cuen­cias po­ten­cial­men­te ines­pe­ra­das de cual­quier cho­que al sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.