Un diá­lo­go con Nancy Cam­pe­ro, la da­ma de hie­rro

La lí­der de la im­por­ta­do­ra Mon­te­rrey ha­bla so­bre el cre­ci­mien­to de la compañía y su in­cur­sión a nue­vos ne­go­cios: el ho­tel Ma­rriott

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO

Na­ció en Co­cha­bam­ba ha­ce 60 años. Cur­só el ba­chi­lle­ra­to en el co­le­gio San­ta Ana de su ciu­dad na­tal y ob­tu­vo el tí­tu­lo pro­fe­sio­nal de au­di­to­ra fi­nan­cie­ra en la Uni­ver­si­dad de San Si­món. “En el co­le­gio me gus­ta­ban la li­te­ra­tu­ra y la fi­lo­so­fía, pe­ro siem­pre lle­vé en las ve­nas el ne­go­cio fa­mi­liar. No ejer­cí co­mo con­ta­do­ra pú­bli­ca, que es aho­ra el nom­bre de mi pro­fe­sión, pe­ro me ha da­do la fa­ci­li­dad de in­ter­pre­tar los nú­me­ros y la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de mi em­pre­sa”, di­ce Nancy Cam­pe­ro, en Un Desa­yuno con EL DE­BER, en el res­tau­ran­te del ho­tel Ma­rriott.

Es la vi­ce­pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Gru­po Mon­te­rrey, fun­da­do ha­ce 30 años en San­ta Cruz por ella y por su es­po­so, Da­vid Gonzales, un em­pre­sa­rio va­lle­gran­dino que tu­vo un pa­so por la ca­rre­ra mi­li­tar. “Ven­go de una fa­mi­lia tra­ba­ja­do­ra. Mi pa­dre, Eu­do­ro Cam­pe­ro, y mi ma­dre, Pri­ma An­te­za­na, em­pe­za­ron con una pe­que­ña fá­bri­ca de cal y de es­tu­co, una fe­rre­te­ría y aho­ra tie­nen la im­por­ta­do­ra Cam­pe­ro. So­mos tres her­ma­nos y dos (Bertha y An­gel) es­tán a car­go de la em­pre­sa en Co­cha­bam­ba. Yo me re­ti­ré y con mi es­po­so Da­vid em­pe­za­mos nues­tro ne­go­cio pro­pio en San­ta Cruz, que es Mon­te­rrey. Es­tu­dió en el Co­le­gio Mi­li­tar y ejer­ció has­ta pri­mer año de ca­pi­tán. Lle­va­mos 35 años de ca­sa­dos y con él em­pe­za­mos es­te sue­ño. Tra­ba­ja­mos en lo mis­mo y aho­ra con Mon­te­rrey ya con­so­li­da­do, él es­tá tam­bién a car­go de otros pro­yec­tos del gru­po. Ad­mi­ro su vi­sión”, ex­pre­só.

Cuan­do em­pe­za­ron el em­pren­di­mien­to so­lo eran cua­tro los em­plea­dos. Tres dé­ca­das des­pués, cuen­tan con 500 tra­ba­ja­do­res. “Co­men­za­mos di­rec­ta­men­te con la dis­tri­bu­ción de hie­rro para la cons­truc­ción, que im­por­tá­ba­mos de Bra­sil. Cos­tó que nos die­ran la re­pre­sen­ta­ción de lo que aho­ra es Ar­ce­rol Mit­tal, la em­pre­sa más gran­de del mun­do en es­te sec­tor. Ofre­cía­mos el hie­rro, los per­fi­les, los tu­bos, las plan­chas, ace­ro, to­do lo que aña­de. Ha­ce 20 años em­pe­za­mos con la fá­bri­ca de ca­la­mi­nas, la de per­fi­les, los cla­vos, las ma­llas y alam­bres. En el ne­go­cio hay bas­tan­tes ju­ga­do­res, pe­ro exis­te un buen ni­cho de mercado. Oru­ro lle­vó siem­pre la ba­tu­ta, por­que las fá­bri­cas se fue­ron en su tiem­po allí por la li­be­ra­ción de im­pues­tos”.

Mon­te­rrey tie­ne su plan­ta prin­ci­pal en el ki­ló­me­tro 9 de la ca­rre­te­ra a Co­to­ca y se ha con­cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en el mercado de San­ta Cruz, abrió una su­cur­sal muy gran­de en La Paz y tie­ne pre­sen­cia en Tri­ni­dad, Su­cre, Po­to­sí y a fin de año lle­ga­rá a Ta­ri­ja, co­mo par­te de un pro­yec­to de ex­pan­sión na­cio­nal. Son 98 sus lo­ca­les pro­pios y ha­ce tres años han ini­cia­do la trans­for­ma­ción del go­bierno del gru­po, para lo que nom­bra­ron co­mo pre­si­den­te cor­po­ra­ti­vo a Jai­me Va­len­cia. Ade­más del ge­ren­te ge­ne­ral, en la pri­me­ra lí­nea tie­ne a otros cua­tro ge­ren­tes.

“Nun­ca he de­ja­do de ir a la ofi­ci­na. Es­toy en el día a día, a pe­sar de con­tar con ge­ren­tes. In­clu­so mi vi­vien­da es­tá don­de se ubi­ca mi cen­tral. Mi es­po­so se en­cuen­tra aho­ra más en­fo­ca­do en nues­tras in­ver­sio­nes en el ho­tel Ma­rriott y en una fá­bri­ca de per­fi­les, que se­rá la más gran­de”.

Res­pec­to a su per­fil de li­de­raz­go, Nancy Cam­pe­ro lo de­fi­ne co­mo abier­to y ase­gu­ra que siem­pre apun­ta a em­po­de­rar a sus co­la­bo­ra­do­res, a trans­mi­tir op­ti­mis­mo, a que pon­gan pa­sión a lo que ha­cen y que se sien­tan a gus­to. “Bus­ca­mos que se for­men con cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción a to­do ni­vel. Ge­ne­ral­men­te se pien­sa en los ge­ren­tes, pe­ro veo ham­bre de apren­der en la gen­te de aba­jo. Cuan­do hay un cur­so de aten­ción al clien­te, son los que po­nen más oí­do. No hay es­cue­la para ser tra­ba­ja­dor. Ne­ce­si­ta­mos ca­pa­ci­ta­ción”.

Su hi­ja es­tá al man­do en Pe­rú

Apro­ve­chan­do un ofre­ci­mien­to de Ar­ce­rol Mit­tal, Mon­te­rrey de­ci­dió ex­pan­dir ha­ce diez años la em­pre­sa a Pe­rú. “Mi­ra­mos un mercado si­mi­lar al nues­tro, con for­mas de pen­sar y cos­tum­bres pa­re­ci­das. Da­vid ha­bía vis­to Ecua­dor, pe­ro con el Go­bierno de Co­rrea nos hi­ci­mos a un la­do. En Pe­rú es­ta­mos con In­ka­fe­rro, que tie­ne al­re­de­dor de 90 em­plea­dos, y mi hi­ja, de 30 años, es­tá a car­go del man­do, en su con­di­ción de ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas. Tam­bién es­ta­mos vien­do si in­cur­sio­na­mos en Pa­ra­guay, por el re­pun­te de su eco­no­mía y por­que tie­ne un mercado pa­re­ci­do al cru­ce­ño”.

En cuan­to a la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca de Bo­li­via, opi­na que el im­pac­to de la des­ace­le­ra­ción no es muy gran­de. Cree que la gen­te tie­ne cier­to te­mor a in­ver­tir, pe­ro igual to­ma ries­gos. “En San­ta Cruz ha im­pac­ta­do, pe­ro no mu­cho. En 2017 tu­vi­mos bue­nos nú­me­ros y es­te año igual. Cues­ta más, pe­ro hay que rein­ven­tar­se y no dor­mir­se cuan­do hay al­gu­na cri­sis. Si las re­glas eco­nó­mi­cas y ju­rí­di­cas se dan, te­ne­mos fu­tu­ro. To­do es­tá en ma­nos de los go­ber­nan­tes. Bo­li­via es un país jo­ven. Aho­ra es­ta­mos op­ti­mis­tas, pe­ro con cau­te­la, no mie­do. Hay mu­chos pro­yec­tos pri­va­dos y es­ta­ta­les. San­ta Cruz se­gui­rá cre­cien­do y de­be­mos se­guir ade­lan­te”.

So­bre el pro­yec­to de Mu­tún, afir­ma que “co­mo bue­na bo­li­via­na es­pe­ra que va­ya ade­lan­te”, pe­ro de­pen­de­rá de las re­glas del jue­go que oja­lá no pon­gan ba­rre­ras que so­lo atra­san en vez de avan­zar.

Ade­más de su ne­go­cio prin­ci­pal, el gru­po Mon­te­rrey in­cur­sio­nó en la ho­te­le­ría por in­vi­ta­ción del Ma­rriott y tam­bién cuen­ta con in­ver­sio­nes en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y en la ga­na­de­ría, en las zo­nas de San Javier y Pai­lón. “El sue­ño es con­tar con un fri­go­rí­fi­co para ex­por­tar car­ne a mer­ca­dos co­mo el de Pe­rú”.

El li­de­raz­go fe­me­nino mues­tra avan­ces

Po­ne el ejem­plo de su hi­ja en Pe­rú para des­ta­car que el li­de­raz­go fe­me­nino avan­za. Men­cio­na tam­bién la pre­sen­cia de mu­je­res en al­tos car­gos di­ri­gen­cia­les co­mo la vi­ce­pre­si­den­cia de la Cain­co, la de la Cá­ma­ra de Hi­dro­car­bu­ros de Bo­li­via, ade­más de car­gos eje­cu­ti­vos en el sec­tor pe­tro­le­ro.

No des­car­ta in­cur­sio­nar en la di­ri­gen­cia gre­mial, pe­ro acla­ra que le gus­ta­ría en­fo­car­se en la for­ma­ción. “He po­di­do ser au­to­di­dac­ta. Aho­ra ya no es ne­ce­sa­rio me­ter­se años en las au­las. Hay cur­sos cor­tos de al­ta ge­ren­cia que me gus­tan más por­que son prác­ti­cos”.

De sus tres hi­jos, la ma­yor se gra­duó en Ad­mi­nis­tra­ción de Di­se­ño y vi­ve en Nue­va York. El me­nor ter­mi­na es­te año la ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción. “Nues­tros hi­jos nos acom­pa­ñan y tie­nen que em­pe­zar de aba­jo para en­ten­der el ne­go­cio”.

Ca­da día ella des­pier­ta a las 6:30, to­ma el desa­yuno a las 7:30 y a las 8:30 ini­cia su jornada la­bo­ral, que du­ra sie­te, nue­ve ho­ras o más. In­di­ca que lee ca­da no­che has­ta con­ci­liar el sue­ño. El pi­can­te de len­gua es el pla­to que pre­fie­re de la gran ofer­ta cu­li­na­ria de su ciu­dad na­tal. Le gus­ta mu­cho via­jar y de va­ca­cio­nes eli­ge al­go de pla­ya. Uno de sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos ha si­do Ja­pón.

Le apa­sio­na el fútbol y es hin­cha de Wils­ter­mann, aun­que en San­ta Cruz apo­ya a Gua­bi­rá. Tam­bién dis­fru­ta de la mú­si­ca y de la vi­da so­cial. “En el fu­tu­ro me veo ya no tan­to en el día a día, sino di­ri­gien­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes para que si­gan es­te pro­yec­to. Au­men­ta­re­mos los sec­to­res para apor­tar al país”. (Ver el vi­deo de la entrevista en www.el­de­ber.com.bo)

FO­TOS: RO­LAN­DO VILLEAS

Diá­lo­go. Nancy Cam­pe­ro con Tuffí Aré, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.