Cre­ce la in­ter­na­ción de mer­ca­de­ría en Vi­lla­zón y co­mer­cios cie­rran tem­po­ral­men­te en Po­ci­tos

El Deber - Cuerpo B - - NOTA CENTRAL -

En la fron­te­ri­za ciu­dad de Vi­lla­zón (Po­to­sí), que co­lin­da del la­do ar­gen­tino con La Quia­ca (Ju­juy, Ar­gen­ti­na), la de­va­lua­ción del pe­so ar­gen­tino re­pre­sen­ta para el co­mer­cio lo­cal la opor­tu­ni­dad de in­cre­men­tar la im­por­ta­ción de mer­ca­de­ría e inun­dar los mer­ca­dos de abasto. A más de 600 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, en Sal­va­dor Maz­za (Sal­ta, Ar­gen­ti­na), tam­bién co­no­ci­do co­mo Po­ci­tos ar­gen­ti­nos, la ba­ja de la mo­ne­da tra­jo in­cer­ti­dum­bre en los ne­go­cios lo­ca­les, que es­te vier­nes op­ta­ron por ce­rrar sus puer­tas, an­te el mie­do de ven­der sus pro­duc­tos a un pre­cio más ba­jo de su co­ti­za­ción con re­la­ción al ti­po de cam­bio vi­gen­te, de­bi­do a que por la caí­da abrup­ta del pe­so ya re­gis­tra­ron sus pri­me­ras pér­di­das. Así lo co­rro­bo­ra­ron dos co­rres­pon­sa­les de EL DE­BER, en un re­co­rri­do rea­li­za­do en esas ciu­da­des fron­te­ri­zas en­tre Ar­gen­ti­na y Bo­li­via. En el la­do bo­li­viano, los co­mer­cian­tes re­por­ta­ron fuer­tes caí­das en sus ven­tas, sien­do que me­ses atrás ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to an­te la afluen­cia de ar­gen­ti­nos que lle­ga­ban alen­ta­dos por una le­ve re­cu­pe­ra­ción de su eco­no­mía. Para el dis­tri­bui­dor ma­yo­ris­ta en La Quia­ca, Fer­nan­do Fa­bián Us­tá­rez, la de­va­lua­ción del pe­so ar­gen­tino le con­vie­ne al bo­li­viano por­que ad­quie­re un pro­duc­to co­mes­ti­ble a me­nor pre­cio y pue­de lle­var en ma­yor can­ti­dad, en re­fe­ren­cia a pro­duc­tos co­mo ha­ri­na, acei­te y otros pro­duc­tos co­mes­ti­bles. Ro­sa­rio Po­zo y Ma­rio Ma­ma­ni, dos co­mer­cian­tes de Vi­lla­zón, con­fir­man que tras la de­va­lua­ción dis­mi­nu­yó la afluen­cia de ar­gen­ti­nos que lle­ga­ban para ad­qui­rir pren­das u otro pro­duc­to. “Nos to­mó por sor­pre­sa es­ta de­va­lua­ción cuan­do se co­men­za­ba a no­tar cier­ta es­ta­bi­li­dad”, di­jo Ma­ma­ni. La ave­ni­da Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na y otras ca­lles de tra­di­ción co­mer­cial es­ta­ban ca­si des­po­bla­das en com­pa­ra­ción con otras épo­cas del año. La si­tua­ción es dis­tin­ta para los im­por­ta­do­res, tal co­mo lo re­co­no­ce Fer­nan­do Us­tá­rez, dis­tri­bui­dor ma­yo­ris­ta en La Quia­ca, que ca­li­fi­có de be­ne­fi­cio­sa es­ta si­tua­ción, ya que el con­su­mi­dor lo­gra ad­qui­rir pro­duc­tos a me­nor pre­cio y de ma­yor ca­li­dad. “Por ejem­plo, una ca­ja de acei­te cues­ta 900 pe­sos ar­gen­ti­nos; es de­cir, ape­nas Bs 140”, des­ta­có. En Sal­va­dor Maz­za, la in­cer­ti­dum­bre obli­gó a ce­rrar los lo­ca­les du­ran­te el me­dio­día del pa­sa­do vier­nes, mien­tras que las pér­di­das eco­nó­mi­cas se hi­cie­ron sen­tir in­clu­so en­tre los cam­bis­tas que ope­ran en el puen­te, a los que tam­bién to­mó por sor­pre­sa la de­va­lua­ción./ DM y FC.

Be­ne­fi­cia­dos. Los im­por­ta­do­res ma­yo­ris­tas ase­gu­ran que la co­yun­tu­ra be­ne­fi­cia en pre­cios al con­su­mi­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.