Mar­ce­lo Trigo

El ge­ren­te del Ban­co de Cré­di­to

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@ELDEBER.COM.BO

El eje­cu­ti­vo se con­si­de­ra más fi­nan­cis­ta que eco­no­mis­ta y más ban­ca­rio que ban­que­ro. Tie­ne 45 años de edad. De ellos, lle­va 23 años en la banca y 16 en el BCP, que ce­le­bra­rá en 2019 sus 25 años en Bo­li­via

Se con­si­de­ra más fi­nan­cis­ta que eco­no­mis­ta y más ban­ca­rio que ban­que­ro. Mar­ce­lo Trigo Vi­lle­gas es el pri­mer bo­li­viano que ge­ren­ta des­de 2015 el Ban­co de Cré­di­to (BCP) y aca­ba de asu­mir en abril pa­sa­do la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción de Ban­cos de Bo­li­via. En una me­sa del res­tau­ran­te La Te­rra­za del ho­tel Los Ta­ji­bos es pro­ta­go­nis­ta de Un Desa­yuno con… EL DEBER. Un ju­go de naranja y un pla­to de fru­tas va­ria­das acom­pa­ñan su diálogo de po­co más de me­dia ho­ra con es­te dia­rio.

Tie­ne 45 años de edad. De ellos, lle­va 23 años en la banca y 16 en el BCP, del gru­po Cre­di­corp de Pe­rú, que ce­le­bra­rá en 2019 sus 25 años en Bo­li­via. Na­ció en Ta­ri­ja y se crio en La Paz. Su pa­dre es Mar­ce­lo Trigo, de fa­mi­lia ta­ri­je­ña, y su ma­dre es Mart­ha Vi­lle­gas, de fa­mi­lia pa­ce­ña. Tie­ne una so­la her­ma­na, ma­yor que él, que se pro­fe­sio­na­li­zó en ma­te­má­ti­cas y que aca­ba de re­ci­bir un pre­mio de par­te del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, por su tra­ba­jo en ese or­ga­nis­mo, en Washington, EEUU.

Mar­ce­lo Trigo es­tu­dió en el co­le­gio Cal­vert de La Paz. Su li­cen­cia­tu­ra en eco­no­mía la ob­tu­vo en la uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, en In­dia­na, EEUU. Lue­go hi­zo dos años de fi­nan­zas con una maes­tría en la uni­ver­si­dad de McGill, de Ca­na­dá.

“Siem­pre me gus­ta­ron mu­cho los números, pe­ro tam­bién me gus­tan los te­mas po­lí­ti­cos co­mo ob­ser­va­dor y no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra par­ti­ci­par”, afir­ma.

Su pri­mer em­pleo fue co­mo ana­lis­ta fi­nan­cie­ro en el BHN, que fue com­pra­do des­pués por el Ci­ti­bank. En el pri­me­ro tra­ba­jó dos años y, en el se­gun­do, tres. Re­nun­ció en el 2000 pa­ra cur­sar su maes­tría en Ca­na­dá, don­de vi­vió ese tiem­po con su es­po­sa, la ad­mi­nis­tra­do­ra Be­go­ña Ló­pez, y su hi­ja Ma­nue­la, que aho­ra tie­ne 18 años.

Tras cur­sar su maes­tría, in­gre­só en 2002 al Ban­co de Cré­di­to (BCP) a tra­ba­jar en la ge­ren­cia de banca cor­po­ra­ti­va en La Paz. Tres años des­pués fue ge­ren­te de esa en­ti­dad ban­ca­ria en Sucre y Po­to­sí, con se­de en la ca­pi­tal del Es­ta­do, don­de esos años se reali­zó la Cons­ti­tu­yen­te. “En Po­to­sí pa­gá­ba­mos a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y ha­bía va­rias agen­cias que te­nía que re­co­rrer. Me gus­tó la ex­pe­rien­cia, hi­ce ami­gos y en 2007 vol­ví a La Paz por seis me­ses a la banca de ries­go. En­se­gui­da me pi­die­ron que fue­ra a Li­ma, don­de tra­ba­jé por ca­si dos años en te­mas de ries­go. En 2010 vol­ví a la ge­ren­cia de di­vi­sión, que ve to­dos los ries­gos pa­ra el gru­po en Bo­li­via y des­de 2015 soy el ge­ren­te ge­ne­ral del Ban­co de Cré­di­to”.

Apues­ta por el ta­len­to pro­pio

Mar­ce­lo Trigo es un CEO que se le­van­ta a las 6 de la ma­ña­na y que a las 7 ya es­tá en su ofi­ci­na. Des­de esa ho­ra y has­ta las 9:00 se or­ga­ni­za y se in­for­ma con los me­dios co­mo EL DEBER. Su la­bor dia­ria ter­mi­na en­tre las 19:00 y las 19:30. Tra­ta de des­can­sar ocho ho­ras, por lo que se acues­ta a las 22:00. Los fi­nes de semana jue­ga fút­bol co­mo me­dio­cam­pis­ta y prac­ti­ca te­nis.

So­bre su es­ti­lo ge­ren­cial, re­sal­ta tres ca­rac­te­rís­ti­cas. “Tra­to de te­ner una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta y fran­ca. Es im­por­tan­te que las co­sas se di­gan pa­ra bien o pa­ra mal. En se­gun­do lu­gar, pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes me gus­ta es­cu­char di­fe­ren­tes opi­nio­nes. Veo di­ver­sas al­ter­na­ti­vas con mi equi­po, pe­ro una vez que se to­man de­ci­sio­nes me gus­ta em­po­de­rar a las per­so­nas que de­ben lle­var ade­lan­te el pro­yec­to y ser to­le­ran­te con el error, to­mán­do­lo co­mo aprendizaje. En ter­cer lu­gar, me gus­ta sem­brar y cui­dar el ta­len­to. To­dos nues­tros pues­tos de li­de­raz­go, je­fa­tu­ras y ge­ren­cias es­tán ocu­pa­dos por gen­te sur­gi­da den­tro de la or­ga­ni­za­ción. No so­mos de los que con­tra­ta­mos de afue­ra, sino que pro­mo­ve­mos a nues­tros fun­cio­na­rios y nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos del equi­po que te­ne­mos”.

En to­das las em­pre­sas del gru­po Cre­di­corp en Bo­li­via, que tie­ne tam­bién una fir­ma de se­gu­ros, una agen­cia de bol­sa, y cre­di­fon­do, tra­ba­jan al­re­de­dor de 1.800 em­plea­dos. El ban­co cuen­ta con la ma­yor par­te, unos 1.350 fun­cio­na­rios. Ade­más de ser el CEO del BCP, Trigo es vi­ce­pre­si­den­te del hol­ding que con­tro­la to­do el gru­po. Bajo su man­do tie­ne di­rec­ta­men­te a 12 ge­ren­tes y él se re­por­ta al directorio una vez al mes.

Se man­tie­nen las uti­li­da­des

So­bre el mo­men­to ac­tual de la banca, con­si­de­ra que es­te año terminará de cum­plir la exi­gen­cia de la Ley de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros, que es­ta­ble­ce que el 60 por cien­to de la car­te­ra tie­ne que es­tar en el sec­tor pro­duc­ti­vo o en la vi­vien­da so­cial. “Se va a cum­plir ese hi­to, que ha si­do un desafío im­por­tan­te. El 2019 es el año pa­ra eva­luar los efec­tos, pa­ra bien o pa­ra mal. La banca man­tie­ne sus uti­li­da­des, pe­ro si se ve el re­torno en re­la­ción al pa­tri­mo­nio, ha ido des­cen­dien­do. Con un ta­ma­ño más gran­de, la banca es­tá ha­cien­do ca­si las mis­mas uti­li­da­des que años an­te­rio­res”.

Pe­se a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, di­ce ser op­ti­mis­ta, ya que Bo­li­via cre­ce­rá en 2018 a más de un 4 por cien­to, que es ma­yor a los ve­ci­nos. “En la banca se ve una li­ge­ra subida en la mo­ra, pe­ro si com­pa­ra­mos ese in­di­ca­dor con otros sis­te­mas fi­nan­cie­ros, es muy sa­lu­da­ble. En cuan­to a la tran­si­ción política, es­ta­mos en una ma­du­rez co­mo pa­ra se­pa­rar el te­ma eco­nó­mi­co del po­lí­ti­co. La es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es un pa­tri­mo­nio, no de los ban­que­ros, sino de to­dos, sin im­por­tar el co­lor del par­ti­do. Vie­ne un año mo­vi­do e in­tere­san­te, pe­ro no de­be­ría ha­ber afec­ta­ción”.

So­bre el ni­vel de ban­ca­ri­za­ción de Bo­li­via, que se cal­cu­la por el ni­vel de créditos res­pec­to al PIB, di­ce que el país es uno de los más ban­ca­ri­za­dos, con un 50 por cien­to. Chi­le es el más al­to, con un 70 por cien­to, pe­ro na­cio­nes co­mo Pe­rú lle­gan a un 40 por cien­to.

En su con­di­ción aho­ra de pre­si­den­te de Aso­ban, re­mar­ca que su rol es ve­lar por la sa­lud del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, que se de­be a los aho­rris­tas

Quiere lle­gar a los 130 años

En Pe­rú el BCP ya tie­ne 130 años y en Bo­li­via ce­le­bra­rá pron­to 25 años. “Que­re­mos lle­gar aquí al me­nos a 130. Es­ta­mos con una vi­sión de cer­ca­nía con la gen­te, pa­ra que se sien­ta có­mo­da con no­so­tros. Tra­ba­ja­mos en dis­tin­tos cam­pos, des­de el cre­di­ti­cio has­ta có­mo aten­der. Te­ne­mos el pri­mer ca­fé ban­co del país y he­mos he­cho que nues­tras agen­cias sean ami­ga­bles a las mas­co­tas. Que­re­mos ser lo me­nos pa­re­ci­do a un ban­co”.

En esa pers­pec­ti­va, ano­ta que el BCP tra­ba­ja mu­cho en te­mas di­gi­ta­les, que no son un fin, sino un me­dio pa­ra acer­car­se a las per­so­nas.

Aun­que dis­fru­ta mu­cho de la banca, di­ce que tie­ne el bi­chi­to de em­pren­der. “Creo mu­cho en el país. Hay un enor­me po­ten­cial por el cre­ci­mien­to de la cla­se me­dia emer­gen­te, ávi­da de co­no­ci­mien­tos y nue­vas ne­ce­si­da­des. La in­ver­sión bien he­cha, por ejem­plo, en bie­nes raí­ces, a la lar­ga no va mal”.

Ade­más de Ma­nue­la (18), sus otros dos hi­jos son Ni­co­lás, de 15, y Emi­lia, de 7 años. Dis­fru­ta de es­tar con su fa­mi­lia y sa­lir con sus ami­gos. Le gus­ta el chu­rras­co, con una bue­na car­ne y al­gu­na cer­ve­za. Tra­ta de va­ca­cio­nar una vez al año y de la lec­tu­ra apre­cia las bio­gra­fías. (Ver vi­deo en ww­wel­de­ber.com.bo)

FO­TOS: JOR­GE UECHI

Desa­yuno. Mar­ce­lo Trigo con Tuffí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de El Deber

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.