El 85% del ga­na­do tie­ne san­gre de cam­peo­nes

‘El linaje’ de los ce­bui­nos per­mi­te que a la ganadería co­mer­cial lle­gue ga­na­do de 15 me­ses con un pe­so de 400 ki­los en el mo­men­to del fae­na­do.

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - ERNESTO ES­TRE­MA­DOI­RO ernesto.es­tre­ma­doi­ro@eldeber.com.bo

Tie­ne mu­cha mus­cu­la­tu­ra, to­ma el sol, lue­go un cho­rro de agua re­fres­ca su cuer­po, le re­cor­tan las uñas, y unos pa­sos más ade­lan­te una per­so­na le alis­ta un ban­que­te ri­co en vi­ta­mi­nas. La des­crip­ción pa­re­cie­ra la de una per­so­na que dis­fru­ta los pla­ce­res de un spa, pe­ro en reali­dad co­rres­pon­de al tra­to que re­ci­be Mus­tack, un ejem­plar de la ra­za Ne­lo­re, de la Ca­ba­ña Sau­sa­li­to, una de las más im­por­tan­tes de Bo­li­via y busca, jun­to a otras, de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a la al­ta ge­né­ti­ca bo­vi­na en el país.

EL DEBER vi­si­tó tres es­tan­cias que tra­ba­jan con ga­na­do ce­buino: Ne­lo­rí, Sau­sa­li­to y Cu­ri­chi Gran­de. En es­te re­co­rri­do se evi­den­ció el tra­ba­jo y el tra­to que re­ci­ben es­tos ‘cam­peo­nes’, que com­pi­ten en un cir­cui­to de cua­tro fe­rias. Y que se alis­tan pa­ra su úl­ti­ma pa­ra­da en Ex­po­cruz 2018.

Se­gún la Aso­cia­ción Bo­li­via­na de Cria­do­res de Ce­bú (Aso­ce­bu) y la Fe­de­ra­ción de Ga­na­de­ros de San­ta Cruz (Fe­ga­sa­cruz), el im­pac­to del tra­ba­jo de es­tos cen­tros es tan gran­de que sus ejem­pla­res son la ba­se de la ganadería co­mer­cial ac­tual.

De he­cho, am­bas ins­ti­tu­cio­nes sos­tie­nen el 85% de la car­ne que se pro­du­ce en el país. Son de ori­gen ce­buino. Se­gún ci­fras de la Con­fe­de­ra­ción de Ga­na­de­ros de Bo­li­via ( Con­ga­bol), el ha­to ga­na­de­ro lle­ga a 10 mi­llo­nes de ca­be­zas de ga­na­do. De es­ta can­ti­dad, un po­co más del 70% se en­cuen­tra en San­ta Cruz y Be­ni.

Pa­ra los ca­ba­ñe­ros, la cla­ve pa­ra te­ner un gran cam­peón o cam­peo­na es una se­lec­ción ri­gu­ro­sa de los animales y una bue­na ali­men­ta­ción.

Es­to ha he­cho que apa­rez­can pre­coz­men­te gran­des cam­peo­nes que son eva­lua­dos des­de los sie­te me­ses (ter­ne­ros) has­ta los 36, que es la edad tope pa­ra la al­ta competencia en pis­ta, co­mo se di­ce en la jer­ga ga­na­de­ra.

Se cal­cu­la que so­lo en ali­men­ta­ción por año se in­vier­ten has­ta $us 3.000 por ani­mal.

Es­ta ci­fra se re­cu­pe­ra rá­pi­da­men­te con la pro­duc­ción que rea­li­zan es­tos ejem­pla­res, que se con­vier­ten en do­nan­tes de se­men (toros) y óvu­los (va­cas), que lue­go son usa­dos pa­ra la pro­duc­ción de la ganadería co­mer­cial de car­ne y le­che.

Un des­cen­dien­te de es­te ti­po de animales, en ganadería co­mer­cial, lle­ga a los 15 me­ses con un pe­so de 400 ki­los y una car­ca­sa pu­ra de car­ne de 200 ki­los.

Pro­ce­so de se­lec­ción

Una de las pa­ra­das del re­co­rri­do he­cho por EL DEBER fue la Ca­ba­ña Sau­sa­li­to, allí ex­pli­ca­ron que el pri­mer pa­so en es­te ti­po de ganadería es te­ner un Ha­to Pu­ro de Ori­gen (PO), de don­de se se­lec­cio­na a los me­jo­res des­de su na­ci­mien­to.

“La pis­ta no es el fin. El fin de es­te tra­ba­jo es el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co, pri­me­ro se em­pie­za con un ha­to PO. Lue­go son se­lec­cio­na­dos y se les em­pie­za a dar una ali­men­ta­ción di­fe­ren­cia­da: con­sis­te en si­los de maíz, eno y un ra­ción ba­lan­cea­da con un nu­tri­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­do en ga­na­do de pis­ta”, ex­pli­có Rony Wes­ter­mann, ad­mi­nis­tra­dor de Sau­sa­li­to.

El re­sul­ta­do sal­ta a la vis­ta, Mus­tack es un im­po­nen­te ne­lo­re con más de 1.000 ki­los. Im­pac­ta a cual­quie­ra que nun­ca vio un ejem­plar. Tie­ne gran mus­cu­la­tu­ra y an­dar ele­gan­te, “es manso”, di­ce su tra­ta­dor mien­tras aca­ri­cia su ca­be­za.

Es hi­jo de una le­yen­da del cir­cui­to de pis­ta, In­dú, que es­tá re­ti­ra­do de las com­pe­ten­cias, aho­ra se en­cuen­tra en un cen­tro de co­lec­ta de se­men. Su ge­né­ti­ca se ex­por­ta a Bra­sil, Mé­xi­co y Cos­ta Ri­ca, paí­ses don­de Mus­tack ya tie­ne ‘her­ma­nos’.

Otra es Ka­ba­ta, una va­ca que fue re­ser­va­da gran cam­peo­na en 2016 en Agro­pe­cruz.

Pa­ra Ex­po­cruz, Sau­sa­li­to tie­ne un ‘equi­po’ de 50 bo­vi­nos que bus­can los pri­me­ros pre­mios.

Ubi­ca­da en la pro­vin­cia War­nes, la ha­cien­da Ne­lo­rí es un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co. Ahí nos re­ci­bió Luis Saa­ve­dra, pro­pie­ta­rio de es­te re­cin­to, con or­gu­llo sos­tie­ne que su cen­tro “es el ma­yor pro­yec­to de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co de Bo­li­via”. “Tra­ba­ja­mos des­de ha­ce más de 33 años con la más mo­der­na tec­no­lo­gía”, ase­gu­ró.

Pa­ra los di­fe­ren­tes juz­ga­mien­tos, y en es­pe­cial pa­ra Ex­po­cruz 2018, cuen­ta con una ba­te­ría de 16 animales de al­ta ge­né­ti­ca que par­ti­ci­pa­rán en la mues­tra.

En­ca­be­za es­te ‘equi­po’ Ama­tis­ta, una ne­lo­re de 37 me­ses.

“Es una fu­tu­ra gran do­nan­te. Es la estrella del tra­ba­jo”, ma­ni­fes­tó Saa­ve­dra, que des­ta­ca que el país tie­ne un gran ni­vel ge­né­ti­co, igual o me­jor que Bra­sil.

“Bo­li­via es­tá con los me­jo­res ne­lo­re del mun­do”, afir­mó.

Des­de muy jó­ve­nes, los ne­lo­re de es­ta ha­cien­da re­ci­ben una aten­ción es­pe­cial en cuan­to a nu­tri­ción. Así tam­bién, Saa­ve­dra des­ta­ca “la ca­pa­ci­ta­ción de nues­tros co­la­bo­ra­do­res. El ma­ne­jo es muy im­por­tan­te”.

Uno de los prin­ci­pa­les avan­ces ge­né­ti­cos es la pre­co­ci­dad en los ejem­pla­res. Por ejem­plo, un ani­mal an­tes tar­da­ba has­ta 24 me­ses en es­tar lis­to pa­ra la

ganadería co­mer­cial o pa­ra un juz­ga­mien­to en pis­ta.

Pe­ro, aho­ra, los tiempos se achi­can, afir­ma Il­se Foia­ni­ni de Égüez, que jun­to a su ma­ri­do, Eduar­do Égüez, lle­van ade­lan­te la ca­ba­ña Cu­ri­che Gran­de, un cen­tro pe­cua­rio que tra­ba­ja en el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co y que, ade­más, ase­so­ra a ga­na­de­ros co­mer­cia­les.

Los es­po­sos tra­ba­jan con va­rias ra­zas co­mo el gyr, ne­lo­re, gi­ro­lan­do y gu­ze­rá.

Pa­ra la Ex­po­cruz lle­va­rán cua­tro va­cas le­che­ras de la ra­za gyr pro­ba­das. Es­te pe­que­ño gru­po es­tá en­ca­be­za­do por Sa­fi­ra, que ya co­no­ce las pistas. Ga­nó en 2017 el pre­mio a me­jor ubre en la mues­tra.

La pa­re­ja coin­ci­de en que el pun­to de equi­li­brio en la crian­za de es­tos animales es una bue­na ali­men­ta­ción, a la que hay que aña­dir al­go esen­cial: la pa­sión.

Una mues­tra de su tra­ba­jo es Eu­ro, una gyr, de ocho años, de pe­la­je ma­rrón. Es­tá re­ti­ra­do de la com­pe­ti­ción y tam­bién co­mo do­na­dor. To­da­vía luce una gran mus­cu­la­tu­ra y unos cuer­nos im­po­nen­tes que lo ase­me­jan a un to­ro mi­to­ló­gi­co.

Ca­mi­na y des­can­sa en la pam­pa de la es­tan­cia, mien­tras ob­ser­va a sus des­cen­dien­tes pas­tan­do por el lu­gar.

RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

Tra­ba­jo. Ca­ba­ñas pre­pa­ran animales que com­pi­ten des­de los sie­te has­ta los 36 me­ses de edad. El ha­to ga­na­de­ro en Bo­li­via es de 10 mi­llo­nes de ca­be­zas

FO­TOS: HER­NÁN VIR­GO/JOR­GE UECHI/RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

Aten­ción. Los tra­ta­do­res rea­li­zan un tra­ba­jo si­len­cio­so. Son co­mo los ‘pa­dres’ de es­tos bo­vi­nos; los cui­dan y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.