RE­FLE­XIÓN Sec­tor pri­va­do, en­tram­pa­do en­tre em­pre­sas es­ta­ta­les e in­for­ma­li­dad

El Deber - Cuerpo B - - GANADERÍA - Wil­fre­do Ro­jo Pa­ra­da EM­PRE­SA­RIO

El sec­tor pri­va­do bo­li­viano se en­cuen­tra en­tram­pa­do en­tre un mo­de­lo eco­nó­mi­co que crea em­pre­sas es­ta­ta­les y la in­for­ma­li­dad; am­bos, en una competencia des­leal que es­tá ori­gi­nan­do el achi­ca­mien­to del ra­mo pri­va­do em­pre­sa­rial.

Es­te ti­po de política del ac­tual Go­bierno tien­de a in­cre­men­tar­se, má­xi­me con el anun­cio del vi­ce­pre­si­den­te del Es­ta­do, Ál­va­ro García Li­ne­ra, en su dis­cur­so del 6 de agos­to, en el que anun­ció un de­no­mi­na­do “pen­tá­gono pro­duc­ti­vo”, con cin­co ejes: hi­dro­car­bu­ros, li­tio, ener­gías, eco­no­mía di­gi­tal y ener­gía nu­clear.

El pa­que­te, ob­via­men­te, in­vo­lu­cra la crea­ción de más em­pre­sas pú­bli­cas, lo cual va en des­me­dro de la ini­cia­ti­va pri­va­da.

El BCB fi­nan­cia a las es­ta­ta­les

De acuer­do a la Me­mo­ria- 2017 del BCB, la deu­da de las em­pre­sas pú­bli­cas as­cien­de a 43.132 mi­llo­nes de bolivianos ($ us 6.270 mi­llo­nes), cu­yo fi­nan­cia­mien­to fue he­cho a ta­sas de in­te­rés me­no­res al 1% y a has­ta 30 años pla­zo pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del ca­pi­tal. Eso evi­den­cia la po­ca efi­cien­cia y nin­gu­na trans­pa­ren­cia en una sa­lu­da­ble con­duc­ción de las es­ta­ta­les, ade­más de que sus re­cur­sos hu­ma­nos no tie­nen las mis­mas car­gas so­cia­les que el sec­tor pri­va­do.

“Cre­ci­dos y re­pe­ti­dos fra­ca­sos”

De acuer­do a un aná­li­sis del Ced­la, 11 de las em­pre­sas crea­das por la ad­mi­nis­tra­ción de Morales Ay­ma re­gis­tra­ron pérdidas eco­nó­mi­cas por ca­si Bs 2.000 mi­llo­nes. “Los re­sul­ta­dos que nos mues­tran las em­pre­sas ana­li­za­das dan la ra­zón a los pre­jui­cios so­bre la exis­ten­cia de las em­pre­sas pú­bli­cas, pues mues­tran cre­ci­dos y re­pe­ti­dos fra­ca­sos”, apun­ta el in­for­me.

Eco­no­mía e ideo­lo­gía

La eco­no­mía en Bo­li­via es ma­ne­ja­da de acuer­do a una ideo­lo­gía política, con una in­fluen­cia de cer­ca al 60% de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, y con al­re­de­dor de 36 em­pre­sas crea­das por el Es­ta­do, que va des­de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes has­ta los su­per­mer­ca­dos y el sis­te­ma de ren­ta ju­bi­la­to­rio. El mo­de­lo es el mis­mo que en 1983 con­du­jo a Bo­li­via a la hi­per­in­fla­ción. Ha­bría que re­cor­dar lo que sig­ni­fi­có pa­ra el país ese mo­men­to.

La Cur­va de Rahn

El eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard W. Rahn, co­no­ci­do por desa­rro­llar la Cur­va de Rahn, cru­za el pe­so del Es­ta­do con el rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó- mi­co, que “de­be­ría man­te­ner el gas­to pú­bli­co por de­ba­jo del 25% del PIB”; ca­so con­tra­rio, el efec­to mul­ti­pli­ca­dor so­bre la eco­no­mía es nu­lo.

La in­for­ma­li­dad

De otro la­do, el em­pre­sa­ria­do bo­li­viano se de­ba­te an­te la in­for­ma­li­dad, que se­gún el BID se apro­xi­ma al 63,5% de la eco­no­mía ( pa­ra no­so­tros un 70%, don­de exis­te un em­pleo dis­fra­za­do, por el subem­pleo que hay den­tro de la in­for­ma­li­dad).

El Go­bierno no ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de in­cen­ti­var la crea­ción de más em­pre­sas en el ám­bi­to pri­va­do; más al con­tra­rio, ha in­cre­men­ta­do la in­for­ma­li­dad, con los efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la ge­ne­ra­ción de fuen­tes de tra­ba­jo de ca­li­dad, to­man­do en cuen­ta que la ac­ti­vi­dad in­for­mal no pa­ga los mis­mos sa­la­rios que el sec­tor pri­va­do for­mal.

Fu­tu­ro de la em­pre­sa pri­va­da

Si se si­gue en es­te ca­mino, el sec­tor pri­va­do va a que­dar re­du­ci­do a pe­que­ñas uni­da­des em­pre­sa­ria­les, que no van a pa­sar de me­dia­nas, no po­drán cre­cer ni sub­sis­tir, ten­de­rán a ser pe­que­ñas. Es­to fre­na el ho­ri­zon­te a la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial pa­ra la in­ver­sión.

Con acer­ta­da vi­sión, el fi­ló­so­fo José Or­te­ga y Gas­set, en su li­bro ‘La re­be­lión de las ma­sas’ (1929), sos­tie­ne que “par­te de la de­cli­na­ción de Eu­ro­pa se de­be al cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do del Es­ta­do que, en sus as­fi­xian­tes ma­llas bu­ro­crá­ti­cas e in­ter­ven­cio­nis­tas, ha ‘yo­gu­la­do’ las ini­cia­ti­vas y la crea­ti­vi­dad de los ciu­da­da­nos”.

Los bolivianos de­be­mos to­mar con­cien­cia de que la eco­no­mía cen­tra­li­za­da nos ha­ce de­pen­dien­tes del sec­tor pú­bli­co y de los go­bier­nos, lo cual se pres­ta al fa­vo­ri­tis­mo, co­rrup­ción. Sen­ta­da la du­da, de­be­ría­mos re­fle­xio­nar y de­ba­tir, in­clu­yen­do los to­ma­do­res de de­ci­sión del sec­tor pú­bli­co, que po­da­mos entender que va­mos ha­cia un po­zo cie­go que no ayudará a desa­rro­llar al país pa­ra un me­jor bie­nes­tar de los bolivianos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.