Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y la ru­ta ha­cia una gue­rra co­mer­cial to­tal

Inú­til. Las ta­ri­fas ini­cia­les del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, im­pues­tas en ju­nio so­bre ex­por­ta­cio­nes chi­nas va­lua­das en $us 50.000 mi­llo­nes, no pro­du­je­ron una vic­to­ria ve­loz

El Deber - Cuerpo B - - FINANCIAL TIMES -

“Las gue­rras co­mer­cia­les son bue­nas y fá­ci­les de ga­nar”. El ca­sual tuit que es­cri­bió Donald Trump en mar­zo po­dría pa­sar a la his­to­ria co­mo el equi­va­len­te eco­nó­mi­co de la pre­dic­ción en Gran Bre­ta­ña, en agos­to de 1914, de que la pri­me­ra gue­rra mun­dial “ter­mi­na­ría an­tes de Na­vi­dad”.

Las ta­ri­fas ini­cia­les del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, im­pues­tas en ju­nio so­bre ex­por­ta­cio­nes chi­nas va­lua­das en $us 50.000 mi­llo­nes, no pro­du­je­ron una vic­to­ria rá­pi­da. En cam­bio, se en­fren­ta­ron a una re­pre­sa­lia chi­na. Aho­ra, Trump se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra im­po­ner aran­ce­les a más im­por­ta­cio­nes chi­nas va­lua­das en $us 200.000 mi­llo­nes, lo que pro­ba­ble­men­te cau­sa­rá, una vez más, una res­pues­ta de ojo por ojo de Bei­jing. El mun­do es­tá al bor­de de una gran gue­rra co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na, y es po­co pro­ba­ble que ter­mi­ne rá­pi­da­men­te.

Has­ta la fe­cha, los mer­ca­dos han es­ta­do ex­tra­ña­men­te re­la­ja­dos an­te to­do es­to. ¿Aca­so han su­pues­to que se al­can­za­ría un acuer­do de úl­ti­ma ho­ra en­tre EEUU y Chi­na? Eso se­ría de­ma­sia­do com­pla­cien­te. Más bien, hay ra­zo­nes po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y es­tra­té­gi­cas que es­tán im­pul­san­do a las dos par­tes ha­cia una con­fron­ta­ción pro­lon­ga­da.

Por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, tan­to Trump co­mo el pre­si­den­te Xi Jin­ping de Chi­na en­con­tra­rán muy di­fí­cil aban­do­nar es­ta lu­cha. Es po­si­ble que Trump acep­te una vic­to­ria sim­bó­li­ca. Pe­ro Xi no pue­de per­mi­tir­se una de­rro­ta sim­bó­li­ca. Al pue­blo chino se le ha en­se­ña­do que su ‘si­glo de hu­mi­lla­ción’ co­men­zó cuan­do Gran Bre­ta­ña obli­gó a la di­nas­tía Qing a ha­cer con­ce­sio­nes co­mer­cia­les en el si­glo XIX. Xi ha pro­me­ti­do un ‘gran re­sur­gi­mien­to del pue­blo chino’ que ga­ran­ti­za que ta­les hu­mi­lla­cio­nes nun­ca vol­ve­rán a ocu­rrir.

Tam­bién hay ra­zo­nes pa­ra du­dar que, cuan­do se tra­ta de Chi­na, la ad­mi­nis­tra­ción Trump se con­for­ma­rá con con­ce­sio­nes me­no­res, co­mo las pro­me­sas chi­nas de com­prar más pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses o de cam­biar las re­glas de las em­pre­sas con- juntas. Los pro­tec­cio­nis­tas en el co­ra­zón de la ad­mi­nis­tra­ción — en par­ti­cu­lar Ro­bert Light­hi­zer, re­pre­sen­tan­te de co­mer­cio de EEUU, y Pe­ter Na­va­rro, ase­sor de política so­bre co­mer­cio y ma­nu­fac­tu­ra en la Ca­sa Blan­ca — han con­si­de­ra­do a Chi­na el cen­tro de los pro­ble­mas co­mer­cia­les de EEUU.

Pe­ro las que­jas de EEUU so­bre Chi­na son mu­cho más tras­cen­den­tes que sus preo­cu­pa­cio­nes so­bre la UE o Mé­xi­co. Se re­la­cio­nan no so­lo con in­dus­trias pro­te­gi­das es­pe­cí­fi­cas, sino con to­da la es­truc­tu­ra de la eco­no­mía chi­na. En par­ti­cu­lar, EEUU se opo­ne a la for­ma en que Chi­na pla­nea usar la política in­dus­trial pa­ra crear exi­to­sas com­pa­ñías na­cio­na­les en las in­dus­trias del fu­tu­ro, co­mo vehícu­los au­tó­no­mos o in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Pe­ro los ti­pos de cambios que EEUU quiere ver en el pro­gra­ma Made in Chi­na 2025 de Bei­jing re­que­ri­rían cambios pro­fun­dos en la re­la­ción en­tre el Es­ta­do chino y la in­dus­tria que tie­nen im­pli­ca­cio­nes tan­to po­lí­ti­cas co­mo eco­nó­mi­cas. Gran par­te de la cla­se di­ri­gen­te

Al­gu­nos de­mó­cra­tas pro­mi­nen­tes es­tán pi­dien­do aran­ce­les y san­cio­nes co­mer­cia­les en Chi­na al igual que Trump”

es­ta­dou­ni­den­se, mu­cho más allá de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, ha co­men­za­do a re­cha­zar la idea de que el com­pro­mi­so eco­nó­mi­co es la me­jor ma­ne­ra de li­diar con el as­cen­so de Chi­na. En cam­bio, el ape­ti­to por la con­fron­ta­ción es­tá cre­cien­do. Ac­tual­men­te, al­gu­nos de­mó­cra­tas pro­mi­nen­tes es­tán pi­dien­do aran­ce­les y san­cio­nes co­mer­cia­les en Chi­na al igual que Trump.

Los pe­li­gros de la con­fron­ta­ción en­tre EEUU y Chi­na so­bre el co­mer­cio se am­pli­fi­can por el he­cho de que am­bas par­tes pa­re­cen creer que fi­nal­men­te pre­va­le­ce­rán. Los es­ta­dou­ni­den­ses pien­san que de­bi­do a que Chi­na dis­fru­ta de un su­pe­rá­vit co­mer­cial ma­si­vo con EEUU, su­fri­rá más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.