Chi­na li­mi­ta cri­sis de paí­ses emer­gen­tes

Aval. La con­fian­za de las au­to­ri­da­des del gi­gan­te asiá­ti­co ha­ce ver un buen panorama

El Deber - Cuerpo B - - INTERNACIONAL - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ/AFP PARÍS

Des­de Ar­gen­ti­na has­ta Tur­quía y, más re­cien­te­men­te, Bra­sil, las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras afec­tan su­ce­si­va­men­te a los paí­ses emer­gen­tes aun­que sin ex­ten­der­se a la eco­no­mía glo­bal, al me­nos has­ta que Chi­na co­mien­ce a mos­trar sig­nos de de­bi­li­dad.

La cri­sis de los emer­gen­tes has­ta aho­ra era atri­bui­da a un es­ce­na­rio clá­si­co: el au­men­to de las ta­sas es­ta­dou­ni­den­ses que com­pli­ca a los paí­ses en­deu­da­dos en dó­la­res y pro­vo­ca la de­vo­lu­ción de la li­qui­dez de los paí­ses en ries­go ha­cia la ma­yor eco­no­mía del mun­do.

Es­ta vez, un nue­vo ele­men­to po­dría agra­var aún más la si­tua­ción: “Las in­cer­ti­dum­bres vinculadas al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se”, Donald Trump, re­co­no­ció Já­rô­me Mar­cilly, eco­no­mis­ta je­fe de la ase­gu­ra­do­ra de créditos Co­fa­ce, en­tre­vis­ta­do por el ca­nal fran­cés BFM Bu­si­ness.

Trump, quien con un tuit ra­bio­so hi­zo de­va­luar la li­ra tur­ca en más del 20% el 10 de agos­to, po­dría en­cen­der la me­cha de un pol­vo­rín si im­po­ne ta­sas su­ple­men­ta­rias a las im­por­ta­cio­nes chi­nas, ade­más de los 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res de pro­duc­tos ya gra­va­dos. Ame­na­za con im­po­ner aran­ce­les adua­ne­ros pu­ni­ti­vos a 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res de im­por­ta­cio­nes chi­nas adi­cio­na­les.

Ries­go de shock

Pa­ra la di­rec­to­ra del Fon­do Monetario In­ter­na­cio­nal ( FMI), Ch­ris­ti­ne La­gar­de, en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da el miér­co­les por el Fi­nan­cial Ti­mes, “la in­cer­ti­dum­bre y la fal­ta de con­fian­za que ya han pro­du­ci­do las ame­na­zas so­bre el co­mer­cio, in­clu­so an­tes de con­cre­tar­se”, su­po­nen una se­ria ame­na­za pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes.

Un nue­vo au­men­to de los aran­ce­les adua­ne­ros de Es­ta­dos Uni­dos ten­dría “un im­pac­to cuan­ti­fi­ca­ble en el cre­ci­mien­to de Chi­na”, con con­se­cuen­cias pa­ra los otros paí­ses asiá­ti­cos, lo que “aña­di­ría un ‘shock’ a una si­tua­ción en la que no hay con­ta­gio, pe­ro sí vul­ne­ra­bi­li­da­des frag­men­ta­das”.

Ju­lien- Pie­rre Nouen, di­rec­tor de es­tu­dios eco­nó­mi­cos en

La­zard Frè­res Ges­tion, tam­bién te­me las con­se­cuen­cias de una ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía del gi­gan­te asiá­ti­co.

“Si bien en la pri­me­ra par­te del año te­ne­mos ci­fras de cre­ci­mien­to muy bien orien­ta­das en Chi­na, en los úl­ti­mos me­ses ob­ser­va­mos una des­ace­le­ra­ción que es más no­ta­ble y en par­ti­cu­lar so­bre la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras”, co­men­tó Nouen.

Pro­tes­tas. En Ar­gen­ti­na se han pro­du­ci­do mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.