Be­ni no es­pe­ra el cam­bio del PLUS y alis­ta el te­rreno pa­ra ser pro­duc­tor agrí­co­la

En Mar­bán, San Joa­quín, San Ra­món y San­ta Ana de Ya­cu­ma, la lim­pie­za de la ma­le­za y el alam­bra­do de las pro­pie­da­des es­tán cam­bian­do la ca­ra al de­par­ta­men­to. In­ver­so­res ex­tran­je­ros y na­cio­na­les ya de­jan su se­llo

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - JUAN CAR­LOS SA­LI­NAS COR­TEZ juan­car­los.sa­li­nas@el­de­ber.com.bo

Los 38 gra­dos y la hu­me­dad pa­san des­aper­ci­bi­dos pa­ra los via­je­ros que vue­lan en el To­yo­ta Land Crui­ser que, a 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, se abre pa­so por la tie­rra co­lo­ra­da de San Joa­quín, San Ra­món y San­ta Ana de Ya­cu­ma. Du­ran­te los tres días de re­co­rri­do se pu­do com­pro­bar có­mo las in­ver­sio­nes pa­ra la agri­cul­tu­ra se ade­lan­ta­ron al mar­co le­gal y le cam­bian la ca­ra al Be­ni ganadero.

Raúl Ro­ca es un ganadero que es­ta­ba a pun­to de ti­rar la toa­lla al ver có­mo el sis­te­ma de pro­duc­ción pe­cua­rio be­niano so­lo se li­mi­ta­ba a pro­du­cir ga­na­do y ven­der­lo a un in­ter­me­dia­rio que lo lle­va­ba a San­ta Cruz a al­gún cen­tro de con­fi­na­mien­to pa­ra ga­nar pe­so y va­lor agre­ga­do.

An­te es­te pa­no­ra­ma y con la ve­nia de una nue­va di­rec­triz que emi­tió la Au­to­ri­dad de Bos­ques y Tie­rra (ABT), que per­mi­te la lim­pie­za de la ma­le­za pa­ra la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, Ro­ca y otros pe­que­ños y me­dia­nos ga­na­de­ros vol­vie­ron a res­pi­rar y em­pe­za­ron a rea­li­zar el acon­di­cio­na­mien­to del sue­lo, a bus­car más in­for­ma­ción so­bre el po­ten­cial pro­duc­ti­vo de sus te­rre­nos y a rea­li­zar co­ne­xio­nes con po­ten­cia­les in­ver­so­res que in­yec­ten re­cur­sos pa­ra la ac­ti­vi­dad agrí­co­la.

Los ba­jíos y la tie­rra co­lo­ra­da

Son al­re­de­dor de las 16:00 del miér­co­les cuan­do sa­li­mos de Tri­ni­dad rum­bo a San Joa­quín, son unas tres ho­ras en las que la to­po­gra­fía be­nia­na pa­sa de los ba­jíos (zo­na ba­ja) al mon­te ce­rra­do (zo­na al­ta).

Es Ro­ca el que ex­pli­ca que en la zo­na ba­ja la tie­rra es ri­ca pa­ra el cre­ci­mien­to del pas­to, al­go be­ne­fi­cio­so pa­ra el ga­na­do, pe­ro cuan­do lle­ga la lle­nu­ra ( inun­da­ción) la zo­na es una trampa mor­tal pa­ra los ani­ma­les, por lo que de­ben bus­car un te­rreno al­to don­de, por lo ge­ne­ral, no hay buen ali­men­to, cuan­do en reali­dad se tra­ta de sue­los fér­ti­les que es­tán ocio­sos por la vi­gen­cia del ac­tual Plan de Uso de Sue­los (PLUS), que li­mi­ta a 13.000 hec­tá­reas del de­par­ta­men­to pa­ra uso agrí­co­la.

“Es en la zo­na al­ta de tie­rra co­lo­ra­da don­de es­tá el fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra y de la ga­na­de­ría. En es­tos te­rre­nos pen­sa­mos sem­brar maíz pa­ra lue­go trans­for­mar­lo en ali­men­to y así ha­cer fren­te a las inun­da­cio­nes con un buen ali­men­to pa­ra el ga­na­do. Más ade­lan­te apos­ta­mos por la so­ya y su ven­ta, jun­to con el maíz, di­jo Ro­ca.

Jus­ta­men­te es en las zo­nas al­tas don­de la fi­gu­ra es­tá cam­bian­do, pues se ven tra­ba­jos de des­mon­te, que­ma de ar­bus­tos y el alam­bra­do de va­rios pre­dios, al­go que pa­ra Ro­ca era im­pen­sa­ble ha­ce años, pe­ro que an­te el in­mi­nen­te nue­vo PLUS los due­ños de las tie­rras, jun­to con in­ver­so­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, ya es­tán pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra la siem­bra de maíz y, pos­te­rior­men­te, so­ya.

Pa­ra Moi­sés Ayala, eje­cu­ti­vo de la Fe­de­ra­ción Sin­di­cal Úni­ca de Tra­ba­ja­do­res Cam­pe­si­nos de Be­ni, el cam­bio no so­lo se es­tá dan­do en­tre los me­dia­nos y gran­des ga­na­de­ros, sino que los pe­que­ños pro­duc­to­res, que en pro­me­dio tie­nen unas 50 hec­tá­reas, tam­bién es­tán rea­li­zan­do la lim­pie­za de ma­le­zas.

“Mien­tras de­ter­mi­nan el nue­vo PLUS, no­so­tros ya es­ta­mos tra­ba­jan­do, no va­mos a se­guir acep­tan­do vi­vir en la po­bre­za cuan­do te­ne­mos el po­ten­cial de pro­du­cir arroz, yu­ca, plá­ta­nos, fre­jol y ver­du­ras a gran es­ca­la. Son tie­rras fér­ti­les que so­lo es­pe­ran ser tra­ba­ja­das”, se­ña­ló Ayala.

El tra­ba­jo de la tie­rra

Tan­to Ro­ca co­mo Ayala sa­ben que hay zo­nas im­por­tan­tes en don­de se ha­ce ne­ce­sa­ria la mano del hom­bre pa­ra do­tar de más fer­ti­li­dad a la tie­rra, es por eso que el cal­cá­reo apa­re­ce co­mo la res­pues­ta más ade­cua­da pa­ra lo­grar que el PH del sue­lo, que es­tá en 4 y no es ap­to pa­ra el agro, suba a 6,5 y se vuel­va neu­tro y ami­ga­ble con las se­mi­llas de maíz y de so­ya.

Pa­ra ello, con­tar con el cal­cá­reo es cla­ve; se­gún Ro­ca, en pro­me­dio se van a ne­ce­si­tar unas 2,5 to­ne­la­das de cal­cá­reo por hec­tá­rea pa­ra fer­ti­li­zar y la to­ne­la­da del pro­duc­to cues­ta $us 100. Di­jo que, en prin­ci­pio, se lo pue­de im­por­tar de Bra­sil o traer des­de el de­par­ta­men­to de Co­cha­bam­ba.

Al res­pec­to, el em­pre­sa­rio bra­si­le­ño Cé­sar Cas­sol, que ya in­vir­tió en unas 15.000 hec­tá­reas, es el con­tac­to pa­ra la pro­vi­sión de cal­cá­reo, pues es pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa Ro­lim de Mou­ra, que se en­cuen­tra pró­xi­ma a la fron­te­ra con Be­ni.

En cuan­to al cos­to que sig­ni­fi­ca alis­tar un te­rreno, Ro­ca ex­pli­có que el des­mon­te se ha­ce con una oru­ga y ca­de­na y que al ser lim­pie­za de ma­le­za, no se re­quie­re otros equi­pos, lue­go vie­ne el tra­ba­jo del alam­bra­do y la pos­te­rior fer­ti­li­za­ción, por lo que el va­lor de la hec­tá­rea de esas tie­rras es de $us 1.000, cuan­do en Ron­do­nia su cos­to lle­ga a los $us 2.000.

Des­de la Fe­de­ra­ción de Ga­na­de­ros de Be­ni (Fe­ga­be­ni) in­di­ca­ron que an­te la vi­gen­cia del nue­vo PLUS, la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra ten­drá otra di­ná­mi­ca y es­pe­ran que ac­ti­vi­dad agrí­co­la sea un com­ple­men­to, brin­dan­do la po­si­bi­li­dad de con­tar con ali­men­to ba­lan­cea­do y que con el tiem­po se ter­mi­ne la de­pen­den­cia de San­ta Cruz en cuan­to a la com­pra del pro­duc­to y al uso del sis­te­ma de con­fi­na­mien­to (en­gor­de), ya que pa­ra los ga­na­de­ros be­nia­nos eso sig­ni­fi­ca des­ti­nar ma­yo­res re­cur­sos.

En cuan­to al va­lor de la tie­rra, des­de la ins­ti­tu­ción ga­na­de­ra re­mar­ca­ron que los pro­pie­ta­rios de las mis­mas no de­ben apre­su­rar­se a ven­der­las sin an­tes co­no­cer el po­ten­cial agrí­co­la de sus te­rre­nos, al­go que has­ta no­viem­bre se sa­brá con la en­tra­da en es­ce­na del nue­vo PLUS.

So­bre el te­ma, Yás­ca­ra Mo­reno, pre­si­den­ta de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va De­par­ta­men­tal del Be­ni, sos­tu­vo que des­de el plano le­gal se apro­bó la Ley De­par­ta­men­tal de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo, que cons­ta de 30 ar­tícu­los y tres dis­po­si­cio­nes fi­na­les.

Mo­reno ex­pli­có que el do­cu­men­to es el mar­co ju­rí­di­co que se com­ple­men­ta­rá con el nue­vo PLUS, el mis­mo to­ma en cuen­ta a los pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des agri­cul­to­res, in­cen­ti­va la in­ver­sión pri­va­da y el uso de la tec­no­lo­gía y del sis­te­ma me­ca­ni­za­do en el cam­po. Tam­bién con­tem­pla un sis­te­ma de ayu­da financiera a car­go del go­bierno de­par­ta­men­tal.

“Que­re­mos un Be­ni pro­duc­ti­vo don­de la in­ver­sión pú­bli­ca y la pri­va­da se com­ple­men­ten y se dé va­lor agre­ga­do a nues­tra pro­duc­ción. Es im­por­tan­te en­ten­der que el de­par­ta­men­to ne­ce­si­ta de in­ver­so­res que sean so­cios de los due­ños de la tie­rra y no que es­tos ter­mi­nen sien­do tra­ba­ja­do­res. Bus­ca­mos so­cios y no pa­tro­nes” pre­ci­só Mo­reno.

Po­lo in­dus­trial de Mar­bán

Ha­cia el sur de de­par­ta­men­to, ca­mino a San­ta Cruz, cien­tos de hec­tá­reas, al la­do de la ca­rre­te­ra, lu­cen lim­pias y lis­tas pa­ra ser sem­bra­das con so­ya o arroz.

Hay sem­bra­do­ras, co­se­cha­do­ras, oru­gas y trac­to­res, una ima­gen que se ase­me­ja al Nor­te In­te­gra­do, que se es­tá vol­vien­do una cos­tum­bre en Mar­bán, la jo­ya agrí­co­la, co­mo es co­no­ci­da por los lu­ga­re­ños.

Es en la pro­pie­dad La Gra­ma, don­de un gru­po de em­pre­sa­rios na­cio­na­les y ex­tran­je­ros han mon­ta­do un la­bo­ra­to­rio que bus­ca ser un po­lo de desa­rro­llo de 22.500 hec­tá­reas, en las que se pla­nea mon­tar si­los, un in­ge­nio y una pro­ce­sa­do­ra de acei­te.

Los in­ver­sio­nis­tas in­di­ca­ron que has­ta 2012 es­pe­ran con­so­li­dar unas 4.500 hec­tá­reas agrí­co­las. Da­niel Mo­ri­llo, in­te­gran­te del gru­po de in­ver­so­res, ex­pli­có que

El uso del cal­cá­reo y de la urea se­rán cla­ves en sue­los que tie­nen un PH ba­jo y que pre­ci­sa ser con­ver­ti­dos en neu­tro

pa­ra las pri­me­ras 1.500 hec­tá­reas se es­tá des­ti­nan­do un sis­te­ma de rie­go na­tu­ral que apro­ve­cha­rá el cau­ce de los ríos y la llu­via abun­dan­te que se da en la re­gión.

Mo­ri­llo se­ña­ló que se­rá el arroz el pri­mer cul­ti­vo a sem­brar, pa­ra lue­go ir ro­tan­do con so­ya y maíz.

En la zo­na se ob­ser­van dis­tin­tos ca­na­les que for­man cua­drí­cu­las en don­de ya se sem­bró arroz. Los te­rra­ple­nes fun­cio­nan co­mo una ba­rre­ra pa­ra evi­tar po­si­bles inun­da­cio­nes y los tra­ba­jos de lim­pie­za de ma­le­za no pa­ran, a pe­sar de la ame­na­za de una tor­men­ta.

En el lu­gar, una de­ce­na de tra­ba­ja­do­res rea­li­zan dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que van des­de el con­trol de la can­ti­dad de se­mi­llas en ca­da sur­co has­ta la lim­pie­za del te­rreno que tie­nen ras­tros de ma­de­ra, ma­le­za y pe­que­ños ar­bus­tos.

“Es­te es un pro­yec­to que em­pie­za ha­ce unos cin­co años, cuan­do lle­ga­mos a la zo­na y ana­li­za­mos su po­ten­cial agrí­co­la. Vi­mos que lo más im­por­tan­te (el agua) es­ta­ba ga­ran­ti­za­do, por lo que es­pe­ra­mos la or­den de la ABT y em­pe­za­mos a alis­tar el te­rreno”, ex­pli­có Mo­ri­llo.

Unos ki­ló­me­tros an­tes de La Gra­ma, Ma­ca­rio Ni­na, un pe­que­ño pro­duc­tor pro­pie­ta­rio de unas 20 hec­tá­reas, es­tá co­se­chan­do so­ya, con la expectativa de que el ren­di­mien­to le per­mi­ta pa­gar un cré­di­to a un par de ca­sas im­por­ta­do­ras de fer­ti­li­zan­tes y se­mi­llas.

Ni­na re­co­no­ce que la lle­ga­da de los em­pre­sa­rios na­cio­na­les y ex­tran­je­ros han per­mi­ti­do que se cons­tru­yan va­rios ca­mi­nos, lo que ha­ce que las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des que es­tán al­re­de­dor del pre­dio pri­va­do ten­gan dis­tin­tas vías de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­ten el in­gre­so de ca­mio­nes de al­to to­ne­la­je y de ma­qui­na­ria agrí­co­la, lo que ge­ne­ra e im­pul­sa la ac­ti­vi­dad agrí­co­la a pe­que­ña es­ca­la.

La Gra­ma cuen­ta con dos la­gos, una pis­ta pa­ra avio­ne­ta, su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca fue uno de los mo­ti­vos que cap­tó el in­te­rés de Os­wal­do Ba­rri­ga, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Ex­por­ta­do­res de San­ta Cruz y so­cio del gru­po em­pre­sa­rial que apues­ta por es­ta zo­na be­nia­na.

“Bus­ca­mos di­na­mi­zar la eco­no­mía de es­ta par­te de Bo­li­via, co­no­ce­mos su po­ten­cial y por eso se es­tá in­vir­tien­do, con el cam­bio del PLUS, los lí­mi­tes so­lo los pon­dre­mos no­so­tros”, sos­tu­vo Ba­rri­ga.

RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

Desa­rro­llo En Mar­bán un gru­po em­pre­sa­rial apues­ta en gran­de

FO­TOS: RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

Al­ter­na­ti­vas. En Mar­bán, los pe­que­ños apro­ve­chan pa­ra sem­brar so­ya

Es­pe­ran­za. Ro­ca con­si­de­ra que la tie­rra co­lo­ra­da es tan fér­til co­mo la del Nor­te In­te­gra­do y es­pe­ra que los ren­di­mien­tos de so­ya y maíz sean al­tos

Des­mon­te. En la pre­pa­ra­ción del te­rreno, los agri­cul­to­res evi­tan tum­bar los ár­bo­les; es­tá prohi­bi­do, so­lo pue­den lim­piar la ma­le­za, una ve­ge­ta­ción li­via­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.