Cris­tó­bal Ro­da Va­ca

Su me­jor pos­gra­do fue tra­ba­jar 20 años con su pa­dre

El Deber - Cuerpo B - - PERSONAJE - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO (Ver el vi­deo en ww­wel­de­ber.com.bo)

Es nie­to de un es­pa­ñol que lle­gó a San­ta Cruz a sus 16 años. Su bi­sa­bue­lo era un li­ba­nés de ape­lli­do El Ha­ge. Su pa­dre Cris­tó­bal na­ció en War­nes y for­mó fa­mi­lia con do­ña Gladys Va­ca. Del ma­tri­mo­nio na­cie­ron seis hi­jos. “Pily“es el se­gun­do y el ma­yor de los va­ro­nes. Sus tres her­ma­nos y sus dos her­ma­nas son pro­fe­sio­na­les en in­ge­nie­ría ci­vil, ar­qui­tec­tu­ra y ad­mi­nis­tra­ción. To­dos ejer­cen en las em­pre­sas del Gru­po In­dus­trial Ro­da, pre­si­di­do por Cris­tó­bal Ro­da Va­ca, el in­ge­nie­ro ci­vil de 62 años que se for­mó en Bra­sil, y que es el in­vi­ta­do de Un Desa­yuno con…EL DE­BER, en el res­tau­ran­te del ho­tel Ma­rriot.

¿Por qué le di­cen Pily? “Las fa­mi­lias an­ti­guas te­nía­mos la cos­tum­bre de po­ner apo­dos”, re­fie­re. “Yo ten­dría so­lo seis me­ses de na­ci­do y mi pa­dre me lle­vó con su ami­go Ja­vier Sau­to a Sa­mai­pa­ta. Vie­ron un pa­to pe­la­do, pi­li­cun­ca, y a mi ma­dre le gus­tó Pily”.

Hi­zo el kín­der en el Ale­mán y lue­go es­tu­dió has­ta el ba­chi­lle­ra­to en el Ame­ri­cano, que era de los hi­jos de la Gulf, an­tes de la na­cio­na­li­za­ción. “Tras su pri­mer via­je a Eu­ro­pa, mis pa­dres se die­ron cuen­ta que el in­glés era el idio­ma uni­ver­sal y me pu­sie­ron al Ame­ri­cano. Aho­ra ha­blo es­pa­ñol, por­tu­gués, in­glés y bu­rre­ras”, bro­mea.

Es­tu­dió in­ge­nie­ría ci­vil, con én­fa­sis en cálcu­los, por­que en el co­le­gio era fuer­te en ma­te­má­ti­cas. Aun­que ha ejer­ci­do más co­mo ad­mi­nis­tra­dor que co­mo in­ge­nie­ro, di­ce que su ca­rre­ra le ayu­dó con los nú­me­ros. “Mi pa­dre se for­mó co­mo ar­qui­tec­to en Ar­gen­ti­na, y yo lo veía to­dos los días en obras. Era un pro­fe­sio­nal muy exi­to­so en la mi­tad del si­glo pa­sa­do, con mu­chas em­pre­sas. De­bo men­cio­nar que el que más me mo­ti­vó a es­tu­diar mi pro­fe­sión fue Percy Fer­nán­dez, que era so­cio de mi pa­dre en la cons­truc­to­ra Con­ci­bol y mi re­fe­ren­te. Ahí na­ció mi in­te­rés por las obras y los puen­tes. Aho­ra quie­ro cons­truir un puen­te, pe­ro no me de­jan”.

Cuan­do vol­vió a San­ta Cruz en 1980 de es­tu­diar en Bra­sil, su pa­dre te­nía ya gran­des em­pre­sas y Bo­li­via pa­sa­ba por una hi­per­in­fla­ción. “Mi as­pi­ra­ción era ha­cer una maes­tría y ele­gí una en EEUU. Mi pa­dre me pro­pu­so un tra­to que era ha­cer el pos­gra­do con él. Fue mi me­jor de­ci­sión. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de es­tar a su la­do du­ran­te 20 años”.

Al­qui­la­ba re­vis­tas y ven­día fru­tas

Su pri­mer tra­ba­jo no fue en el gru­po in­dus­trial que aho­ra pre­si­de. “A mis 9 o 10 años de edad, los pa­pás de mi pri­ma Car­mi­ña te­nían la li­bre­ría Ri­be­ra y her­ma­nos, con las me­jo­res re­vis­tas. Ella me las pres­ta­ba y las al­qui­lá­ba­mos en la ca­lle. Nos da­ba pa­ra ir al ci­ne. En las va­ca­cio­nes tra­ba­ja­ba en las em­pre­sas de mi pa­dre y tam­bién sa­lía­mos a ven­der na­ran­jas y fru­tas en una ca­mio­ne­ta en el mer­ca­do Los Pozos. Con eso pa­gá­ba­mos nues­tras cuo­tas de car­na­val. Cuan­do vol­ví de es­tu­diar en Bra­sil, no hu­bo un gran cam­bio, por­que fue co­mo se­guir una va­ca­ción lar­ga. En ese en­ton­ces mi pri­mer tra­ba­jo ofi­cial fue en la pro­duc­ción de la plan­ta de Ci­mal, don­de es­tu­ve cin­co años, en la par­te de pro­ce­so. Lle­gá­ba­mos con los tra­ba­ja­do­res a las 6:30. El ge­ren­te era el in­ge­nie­ro Ed­gar Co­ro­na­do, un ex­per­to en cos­tos de pro­duc­ción que me en­se­ñó mu­cho y que tam­bién es­tu­vo en Gua­bi­rá. Cuan­do él asu­me la ge­ren­cia del gru­po, yo lo re­em­pla­zo en Ci­mal”.

Una de las cla­ves del éxi­to em­pre­sa­rial de su pa­dre fue la di­ver­si­fi­ca­ción. “En­tra­mos a la ma­de­ra, a la ce­rá­mi­ca, a la cons­truc­ción, a la agri­cul­tu­ra. La pri­me­ra em­pre­sa de mi pa­dre fue una he­la­de­ría. Lue­go un cria­de­ro de po­llos, una car­pin­te­ría, un ase­rra­de­ro y la em­pre­sa Con­ci­bol, que hi­zo la la­gu­na de El Are­nal y otras obras. De ahí na­ció Mar­gla, con su ami­go y so­cio Car­los Apon­te Pin­to. En­tró al la­dri­llo y a la te­ja pen­san­do en in­dus­tria­li­zar los ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Lue­go vino Ci­mal, la in­dus­tria­li­za­do­ra de ma­de­ra pa­ra ex­por­tar con va­lor agre­ga­do. Tam­bién fun­dó el Ban­co Unión y na­ció Glady­mar. En­tra­mos al área ca­ñe­ra con La Bél­gi­ca y co­mo ac­cio­nis­tas en Gua­bi­rá. El fa­lle­ció cuan­do yo te­nía 40 años y tu­ve que asu­mir co­mo hi­jo ma­yor la di­rec­ción del Gru­po Ro­da. Gra­cias a Dios, con mis cin­co her­ma­nos he­mos for­ta­le­ci­do la em­pre­sa y en­tra­do a nue­vos ru­bros. Por ejem­plo, crea­mos la pri­me­ra em­pre­sa de te­le­vi­sión por ca­ble, Mul­ti­vi­sión, que ven­di­mos a Ti­go. Nues­tro úl­ti­mo em­pren­di­mien­to im­por­tan­te es el in­ge­nio Aguaí, en so­cie­dad con otros em­pre­sa­rios. Tam­bién es­ta­mos en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio”.

5.000 em­pleos en su gru­po

So­lo en las em­pre­sas pro­pias del Gru­po In­dus­trial Ro­da tra­ba­jan unas 5.000 per­so­nas. En las aso­cia­das, que son los in­ge­nios Gua­bi­rá y Aguaí, la ci­fra se pue­de mul­ti­pli­car por cua­tro. “Te­ne­mos so­cie­da­des de has­ta 25 años. So­mos per­so­nas muy abier­tas y li­ga­das a nues­tro pue­blo. So­mos trans­pa­ren­tes y par­ti­ci­pa­ti­vos. Lo que sen­ti­mos lo de­ci­mos. He­mos te­ni­do mu­chas ben­di­cio­nes en nues­tros pro­yec­tos. He­mos su­fri­do cri­sis, pe­ro sa­li­mos ai­ro­sos. En al­gu­nos ne­go­cios per­di­mos, pe­ro siem­pre ter­mi­na­mos con una bue­na lec­ción y con en­tu­sias­mo. Los fra­ca­sos los to­ma­mos co­mo apren­di­za­jes”.

¿Es bueno el en­deu­da­mien­to? “No hay otra”, res­pon­de. “San­ta Cruz era an­tes una ciu­dad es­tan­ca­da, no exis­tían fa­mi­lias ri­cas y ha­bía po­co ca­pi­tal. La úni­ca for­ma de cre­cer era asu­mien­do ries­gos y en­deu­dán­do­se. El en­deu­da­mien­to es al­go im­por­tan­te en el cre­ci­mien­to de las per­so­nas. Cuan­do se de­be pla­ta, uno es­tá obli­ga­do a le­van­tar­se tem­prano y tra­ba­jar”.

En su es­ti­lo de li­de­raz­go ha adop­ta­do la pre­mi­sa de su pa­dre de que se de­be en­tre­gar ple­na­men­te la con­fian­za a los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa pa­ra que res­pon­dan. “Cuan­do uno nom­bra un eje­cu­ti­vo, o con­fía, o sino sá­que­lo. Si con­fía de­le res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra que res­pon­da. En el gru­po es­ta­mos ro­dea­dos de bue­nos pro­fe­sio­na­les y aho­ra vie­ne la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, que es el desafío. He­mos si­do una de las pri­me­ras em­pre­sas que es­ta­ble­ci­mos un pro­to­co­lo fa­mi­liar. Te­ne­mos 27 nie­tos, de los que 20 son pro­fe­sio­na­les y tra­ba­jan en di­ver­sas fun­cio­nes del gru­po”.

So­bre el mo­men­to eco­nó­mi­co de Bo­li­via, ha­ce no­tar que en los úl­ti­mos 15 años hu­bo un au­men­to de la cla­se me­dia que ha de­ri­va­do en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de un 4 y has­ta un 6 por cien­to. “He­mos go­za­do de bue­nos pre­cios de los re­cur­sos na­tu­ra­les y del pe­tró­leo. El Go­bierno tu­vo una co­yun­tu­ra fa­vo­ra­ble. Es­ta­mos go­zan­do del ex­ce­den­te mo­ne­ta­rio, pe­ro al caer los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas hay des­ace­le­ra­ción, pe­ro se­gui­mos cre­cien­do arri­ba del 3,5 por cien­to. Con­ti­nua­mos en la fran­ja ver­de y se­gui­re­mos en los pró­xi­mos años. Hay es­ta­bi­li­dad pe­ro nos sen­ti­mos afec­ta­dos por la de­va­lua­ción del real y del pe­so ar­gen­tino. La ta­sa fi­ja de la mo­ne­da ha­ce que per­da­mos com­pe­ti­ti­vi­dad”.

Es­tá ca­sa­do con Vi­vian Ro­den y tie­ne cua­tro hi­jos. Dos son mu­je­res, una ar­qui­tec­ta y otra ad­mi­nis­tra­do­ra. Ellas le die­ron ya cua­tro nie­tos en sus ma­tri­mo­nios. Sus otros dos hi­jos va­ro­nes son sol­te­ros y ad­mi­nis­tra­do­res. Uno tra­ba­ja en Glady­mar y otro en Aguaí.

Le gus­ta­ría en unos cin­co años ba­jar el rit­mo y que la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción asu­ma el li­de­raz­go. Pa­ra fin de año alis­ta un nue­vo em­pren­di­mien­to en la cons­truc­ción. Es hin­cha de Des­tro­yers y le gus­ta des­can­sar en el cam­po. In­te­gra Los Tau­ras y otras com­par­sas.

FO­TOS: HER­NÁN VIRGO

Desa­yuno. Cris­tó­bal Ro­da con Tuffí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.