El país im­por­ta to­do, in­clu­si­ve de­fla­ción

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Gon­za­lo Chá­vez ANA­LIS­TA ECONÒMICO

Pro­ba­ble­men­te una de las va­ria­bles que más preo­cu­pa­ción e in­te­rés sus­ci­ta es la po­lí­ti­ca cam­bia­ria. En en­cuen­tros ca­sua­les, fies­tas, reunio­nes de ami­gos o even­tos aca­dé­mi­cos siem­pre me pre­gun­tan qué suer­te co­rre­rá es­ta va­ria­ble. ¿Se man­ten­drá es­ta­ble el ti­po de cam­bio? ¿Se de­va­lua­rá el bo­li­viano?

Pa­ra co­men­zar el de­ba­te al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes. El ti­po de cam­bio no­mi­nal es el pre­cio de la mo­ne­da ex­tran­je­ra en el mer­ca­do na­cio­nal. Es el va­lor del dó­lar, el eu­ro o real ex­pre­sa­do en bo­li­via­nos. Por ejem­plo, un Was­hing­ton se com­pra en un 6,96 Bs en la Ca­ma­cho Street, la pri­ma po­bre de Wall Street en Nue­va York.

El ti­po de cam­bio real es un in­di­ca­dor de los pre­cios en dó­la­res de una ca­nas­ta de bie­nes y ser­vi­cios de un país en re­la­ción a la de otro país y mi­de la com­pe­ti­ti­vi­dad de una eco­no­mía. Por ejem­plo, cas­car­le un ham­bur­gue­si­ta en La Paz es más ca­ro que en Nue­va York o Du­bái. En efec­to, una Big Mac en com­bo en la Gran Man­za­na cues­ta 5,28 dó­la­res y en la Ciu­dad Ma­ra­vi­lla 6,45 ver­des. Con es­te ín­di­ce di­ría­mos que el ti­po de cam­bio real en Bo­li­via es­tá apre­cia­do en un 22%.

Des­de una pers­pec­ti­va más am­plia, el ti­po de cam­bio real apre­cia­do mi­de cuán ca­ras es­tán nues­tras ex­por­ta­cio­nes pa­ra los so­cios co­mer­cia­les y cuán ba­ra­tos es­tán los pro­duc­tos que im­por­ta­mos. Des­de ha­ce más de 7 años el ti­po de cam­bio no­mi­nal en Bo­li­via es­tá fi­jo, pe­ro el ti­po de cam­bio real es­ta­ría apre­cia­do en al­go que va­ría en­tre 22 y 40%, si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia los prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les de la re­gión. Es de­cir, los pro­duc­tos que ven­de­mos a es­tos paí­ses han per­di­do com­pe­ti­ti­vi­dad y sus bie­nes es­tán más ba­ra­tos en nues­tros mer­ca­dos. Es­to es re­sul­ta­do de la po­lí­ti­ca cam­bia­ria que si­gue el go­bierno, que creo no cam­bia­rá en el cor­to pla­zo. En otras pa­la­bras vea­mos por qué ra­zo­nes no ha­brá de­va­lua­ción.

Co­men­ce­mos con las ra­zo­nes téc­ni­co eco­nó­mi­cas. 1) La es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria financiera es­tá an­cla­da en un ti­po de cam­bio no­mi­nal fi­jo, aun­que el go­bierno di­ce que el pre­cio de la mo­ne­da ex­tran­je­ra, el pre­cio del dó­lar fluc­túa en­tre ban­das. Pe­ro en la per­cep­ción de la gen­te el ti­po cam­bio es­tá fi­jo y al fi­nal del día, se tra­ta de las creen­cias (ex­pec­ta­ti­vas) de las per­so­nas . 2) Da­do que nues­tras ex­por­ta­cio­nes si­guen so­bre con­cen­tra­das en la ven­ta de ma­te­rias pri­mas, una de­va­lua­ción no au­men­ta­ría el ni­vel de esas ex­por­ta­cio­nes, no ven­de­ría­mos más gas, mi­ne­ra­les o so­ya. En el pri­mer ca­so, por­que la can­ti­dad de ven­tas del ener­gé­ti­co es­tá es­ta­ble­ci­do en un con­tra­to. En el se­gun­do ca­so, nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do es muy pe­que­ña, una de­va­lua­ción no nos ayu­da­ría a ven­der más gra­nos o mi­ne­ra­les. 3) En un mo­de­lo pri­ma­rio ex­por­ta­dor ren­tis­ta abier­to al ex­te­rior, un ti­po de cam­bio no­mi­nal fi­jo y real apre­cia­do ayu­da a man­te­ner una in­fla­ción ba­ja, por­que to­dos los bie­nes y pro­duc­tos que se im­por­tan de otros paí­ses son más ba­ra­tos, más aún si las mo­ne­das de es­tos paí­ses se han de­va­lua­do, co­mo ha ocu­rri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas en Ar­gen­ti­na. En otras pa­la­bras, la po­lí­ti­ca cam­bia­ria po­pu­lis­ta per­mi­te im­por­tar de­fla­ción. Es de­cir, en el país se im­por­ta ca­si to­do in­clu­si­ve in­fla­ción más ba­ja. Es­to ayu­da a me­jo­rar los in­gre­sos me­dios.

Vea­mos aho­ra las ra­zo­nes po­lí­ti­cas. 4) Un ti­po de cam­bio real apre­cia­do es un me­ca­nis­mo muy efec­ti­vo de cap­tu­ra de ren­tas. Con es­ta va­ria­ble fi­ja, en los úl­ti­mos 10 años, nues­tras im­por­ta­cio­nes le­ga­les han subido de $us 2.000 mi­llo­nes a más de 10.000 mi­llo­nes. Si a es­to adi­cio­na­mos el con­tra­ban­do lle­ga­mos $us 13.000 mi­llo­nes . El po­pu­lis­mo cam­bia­rio ha crea­do una ren­ta enor­me y la dis­tri­bu­ye en­tre mu­cha gen­te. De­va­luar, en vís­pe­ras de elec­cio­nes se­ría un sui­ci­dio elec­to­ral. 5) En un sis­te­ma fi­nan­cie­ro don­de el 98% de los prés­ta­mos y el 85% de los de­pó­si­tos es­tán en dó­la­res, de­va­luar ten­dría un enor­me im­pac­to dis­tri­bu­ti­vo ne­ga­ti­vo so­bre mi­les de per­so­nas que han creí­do en es­te ti­po de es­ta­bi­li­dad. 6) Aso­cia­do a la es­ta­bi­li­dad del ti­po de cam­bio no­mi­nal y real apre­cia­do se ha crea­do pro­ba­ble­men­te la bur­bu­ja de con­su­mo más gi­gan­te que Bo­li­via. De­va­luar ha­ría ex­plo­tar la bur­bu­ja.

La po­lí­ti­ca cam­bia­ria (ti­po de cam­bio fi­jo y ti­po de cam­bio real apre­cia­do) ac­tual es fun­cio­nal al mo­de­lo pri­ma­rio ex­por­ta­dor ren­tis­ta y co­mer­cian­te, pe­ro es con­tra­ria a una po­lí­ti­ca de di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va y desa­rro­llo in­dus­trial. Así en el cor­to pla­zo, es po­co pro­ba­ble que ha­ya una de­va­lua­ción, es­pe­cial­men­te aho­ra que han me­jo­ra­do los pre­cios del pe­tró­leo. Lo que no sé, es co­mo de­fi­nir cor­to pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.