Gue­rras co­mer­cia­les de Trump: lo que Chi­na de­bie­ra ha­cer a con­ti­nua­ción

Co­mer­cio. Una res­pues­ta de Bei­jing se­ría ad­mi­tir el ries­go de un en­fren­ta­mien­to más am­plio. La ta­rea más di­fí­cil es que re­co­noz­ca que fue el au­tor de su di­le­ma

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS -

Chi­na ha cam­bia­do al mun­do. Pe­ro ha si­do de­ma­sia­do len­to en com­pren­der que tam­bién ha cam­bia­do la vi­sión mun­dial acer­ca de Chi­na. Es­tos son in­quie­tan­tes tiem­pos pa­ra Bei­jing. Has­ta aho­ra, el as­cen­so de Chi­na se ha rea­li­za­do ba­jo sus pro­pios tér­mi­nos. Ha ha­bi­do con­tra­tiem­pos y en­fren­ta­mien­tos oca­sio­na­les con Was­hing­ton, pe­ro, ma­yor­men­te, el Oc­ci­den­te ha es­ta­do dis­traí­do o ha si­do aco­mo­da­ti­cio. Los lí­de­res chi­nos se han acos­tum­bra­do a sa­lir­se con la su­ya. Ac­tual­men­te, a Chi­na se le es­tá exi­gien­do que rin­da cuen­tas.

Exis­te la tentación de ima­gi­nar que los je­fes del par­ti­do tie­nen una es­tra­te­gia cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­da en res­pues­ta al más re­cien­te pa­que­te de aran­ce­les pu­ni­ti­vos anun­cia­do por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, el equi­va­len­te a un im­pues­to de $us 25.000 mi­llo­nes so­bre las ex­por­ta­cio­nes chi­nas a EEUU. Es un he­cho axio­má­ti­co en­tre una gran par­te de los co­men­ta­rios oc­ci­den­ta­les que Chi­na siem­pre va tres pa­sos por de­lan­te. Los sig­nos aho­ra in­di­can lo con­tra­rio. Las in­di­ca­cio­nes pro­ve­nien­tes de Bei­jing su­gie­ren que al li­de­raz­go se le ha to­ma­do ver­da­de­ra­men­te por sor­pre­sa.

Des­pués de años de se­ria in­ves­ti­ga­ción so­bre la for­ma en que fun­cio­na EEUU, Bei­jing es­tá des­con­cer­ta­do por la de­li­be­ra­da im­pre­vi­si­bi­li­dad de Trump. La in­te­li­gen­cia de Bei­jing es de­fi­cien­te. Los con­tac­tos de al­to ni­vel en Was­hing­ton y fue­ra de ella -tan cui­da­do­sa­men­te cul­ti­va­dos por los fun­cio­na­rios chi­nos- no in­cluían a los de lí­nea du­ra que hoy mar­can la pau­ta den­tro del círcu­lo in­terno del pre­si­den­te.

Du­ran­te años Bei­jing ha es­tu­dia­do el pro­ce­so in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de to­ma de de­ci­sio­nes en EEUU so­lo pa­ra des­cu­brir que sa­ber­se de me­mo­ria có­mo sue­len fun­cio­nar las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses no es sa­ber qué ha­rá Trump a con­ti­nua­ción ni por qué. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se es vo­lá­til por na­tu­ra­le­za. Pe­ro de­trás de la con­fu­sión de Chi­na hay más que la pro­vo­ca­da por la vi­sión bur­da­men­te mer­can­ti­lis­ta de Trump en re­la­ción con las ba­lan­zas co­mer­cia­les o la in­cons­tan­cia de la to­ma de de­ci­sio­nes de la Ca­sa Blan­ca. Bei­jing tam­bién de­bie­ra con­si­de­rar el cam­bio cau­sa­do por su pro­pio com­por­ta­mien­to.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, Chi­na ha trans­for­ma­do la di­ná­mi­ca de su re­la­ción con el Oc­ci­den­te. Es­to va mu­cho más allá de Was­hing­ton. Si se le pre­gun­ta a la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos eu­ro­peos qué pien­san so­bre una gue­rra co­mer­cial chino-es­ta­dou­ni­den­se, ellos di­rán que la es­tra­te­gia de Trump es pe­li­gro­sa y con­tra­pro­du­cen­te, que ter­mi­na­rá en una si­tua­ción que no be­ne­fi­cia­rá a na­die, en lu­gar de en una que be­ne­fi­cie a to­dos. Sin em­bar­go, en pri­va­do, es­tos de­vo­tos mul­ti­la­te­ra­lis­tas y li­bre­cam­bis­tas ad­mi­ti­rán cier­ta sa­tis­fac­ción por el he­cho de que al­guien ha­ya “con­fron­ta­do” a Bei­jing.

No ha­ce mu­cho tiem­po, la ma­yo­ría de los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les mi­ra­ban a Chi­na a tra­vés del len­te de las opor­tu­ni­da­des abun­dan­tes de mer­ca­do y al­gu­nos to­da­vía lo ha­cen, pe­ro, al me­nos en Eu­ro­pa, la cre­cien­te aser­ti­vi­dad de Bei­jing ha cam­bia­do esa ac­ti­tud. Ha sur­gi­do la sos­pe­cha de que Chi­na es­tá uti­li­zan­do su in­fluen­cia financiera co­mo he­rra­mien­ta de coer­ción geo­po­lí­ti­ca y pa­ra apro­piar­se de tec­no­lo­gía oc­ci­den­tal. Chi­na re­pen­ti­na­men­te pa­re­ce ser tan­to una ame­na­za es­tra­té­gi­ca co­mo una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do. Xi Jinping no pue­de que­jar­se de ha­ber si­do to­ma­do por sor­pre­sa. El pre­si­den­te-em­pe­ra­dor de Chi­na ha desecha­do la es­ti­li­za­da hu­mil­dad de sus pre­de­ce­so­res pa­ra ce­le­brar tan­to su po­der per­so­nal co­mo el es­ta­tus glo­bal de Chi­na. A los crí­ti­cos ex­tran­je­ros se les des­car­ta brus­ca­men­te por no apre­ciar “el he­cho” del as­cen­so de Chi­na. El Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción alar­dea de su des­tre­za en las dispu­tadas aguas del mar de Chi­na Me­ri­dio­nal. Existen nu­me­ro­sos ‘hal­co­nes’ con res­pec­to a Chi­na que dis­cre­pan con las opi­nio­nes de Trump so­bre el co­mer­cio, pe­ro que aco­gen cual­quier opor­tu­ni­dad de re­fre­nar a Bei­jing. Una res­pues­ta in­te­li­gen­te de Chi­na co­men­za­ría re­co­no­cien­do el ries­go de un en­fren­ta­mien­to más am­plio. Co­mo era de es­pe­rar­se, Xi sin­tió la ne­ce­si­dad de res­pon­der a los más re­cien­tes aran­ce­les, pe­ro existen di­fe­ren­tes for­mas de re­pre­sa­lia. Por otro la­do, una reac­ción más agre­si­va les abri­ría la puer­ta a aque­llos en Was­hing­ton que quie­ren im­po­ner un con­jun­to per­ma­nen­te de res­tric­cio­nes y li­mi­ta­cio­nes a las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre los dos paí­ses. En el Oc­ci­den­te existen al­gu­nos con bue­nos re­cuer­dos de las re­glas del Co­mi­té Coor­di­na­dor de los Con­tro­les de Ex­por­ta­ción Mul­ti­la­te­ra­les con­tra las trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gía a la Unión So­vié­ti­ca du­ran­te la Gue­rra Fría. La ta­rea más di­fí­cil pa­ra Bei­jing se­rá re­co­no­cer que, en gran me­di­da, ha si­do el au­tor de su pro­pio di­le­ma. To­dos los lí­de­res em­pre­sa­ria­les, los ne­go­cia­do­res co­mer­cia­les y los abo­ga­dos oc­ci­den­ta­les tie­nen una his­to­ria que con­tar de las pro­me­sas he­chas y ro­tas por Bei­jing, de los obs­tácu­los pa­ra ha­cer ne­go­cios y de la pér­di­da de va­lio­sa pro­pie­dad in­te­lec­tual. Si Chi­na quie­re ga­nar ar­gu­men­tos en Was­hing­ton, ne­ce­si­ta ami­gos en la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial es­ta­dou­ni­den­se. Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das de su as­cen­so, la ac­ti­tud de “ocul­tar y es­pe­rar” le dio a Chi­na el con­trol de es­cri­bir su pro­pia his­to­ria. La arro­gan­cia los en­tre­gó a sus crí­ti­cos. Es po­si­ble que Xi re­fle­xio­ne acer­ca de que te­ner el es­ta­tus de un gran po­der con­lle­va sus pro­pias tram­pas.

No ha­ce mu­cho los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les mi­ra­ban a Chi­na co­mo una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do”

En pri­va­do, los de­vo­tos li­bre­cam­bis­tas ad­mi­ten cier­ta sa­tis­fac­ción en que se en­fren­te a Bei­jing”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.