Clau­dia Cro­nen­bold triun­fa en Pe­tro­bras

El Deber - Cuerpo B - - PORTADA - TUF­FÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TA­RE@ELDEBER.COM.BO

Es la pri­me­ra mu­jer que pre­si­de la Cá­ma­ra Bo­li­via­na de Hi­dro­car­bu­ros y Ener­gía (CBHE). Tam­bién ejer­ce la vi­ce­pre­si­den­cia pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be del Con­se­jo Mun­dial de Ener­gía. Tra­ba­ja des­de ha­ce 17 años en Pe­tro­bras, don­de ocu­pó la ge­ren­cia de pla­nea­ción y desa­rro­llo de los ne­go­cios de su com­pa­ñía en 27 paí­ses. Ti­tu­la­da co­mo in­ge­nie­ra in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad Ga­briel Re­né Mo­reno, a sus 45 años de edad se desem­pe­ña co­mo ge­ren­te cor­po­ra­ti­va de la em­pre­sa bra­si­le­ña. Clau­dia Cro­nen­bold Har­nés sos­tu­vo un diá­lo­go de más de me­dia ho­ra en el De­sa­yuno con…EL DE­BER, en el res­tau­ran­te del ho­tel Ca­mino Real.

“Mi de­sa­yuno es una ta­za de ca­fé y pan fran­cés con man­te­qui­lla. Hay épo­cas en las que me pon­go las pi­las y co­mo un po­co de fru­tas con ju­gos ver­des, pe­ro me du­ra seis me­ses y lue­go vuel­vo a la ta­za de ca­fé con man­te­qui­lla. El ini­cio de mi jor­na­da la­bo­ral va­ría bas­tan­te. Ten­go te­le­con­fe­ren­cias con el di­rec­to­rio del Con­se­jo Mun­dial de Ener­gía a las 4 o a las 7 de la ma­ña­na. A las 6:20 ya es­toy desa­yu­nan­do con mis hi­jas pa­ra lle­var­las al co­le­gio. A ve­ces me da tiem­po pa­ra ha­cer un po­co de ejer­ci­cio y lle­gar a la ofi­ci­na en­tre las 8:15 y 8:30. En­treno vo­lei­bol tres ve­ces a la se­ma­na. Cuan­do es­toy con ener­gía tro­to me­dia ho­ra y ha­go car­dio. Duer­mo po­co, no an­tes de las 12 de la no­che o de la 1 de la ma­dru­ga­da”.

Na­ció en San­ta Cruz y es la ma­yor de seis her­ma­nos, dos da­mas y cua­tro va­ro­nes. Es hi­ja del ex­co­rre­dor de au­tos Re­né ‘Chi­chi’ Cro­nen­bold, un apa­sio­na­do de las mo­tos que tie­ne un ta­ller de cha­pe­río, pin­tu­ra y me­cá­ni­ca. Su ma­dre es Martha ‘Ne­gra’ Har­nés, que se ca­só a los 14 años y la tu­vo a los 15. Ella cur­só un se­cre­ta­ria­do y tu­vo que tra­ba­jar des­de muy jo­ven. Más ade­lan­te es­tu­dió De­re­cho, in­fluen­cia­da por su pa­dre, Ores­tes Har­nés, quien fue ma­gis­tra­do de la Cor­te de Jus­ti­cia y no­ta­rio. “Mi abue­lo me con­tra­ta­ba en mi ado­les­cen­cia pa­ra que le trans­cri­bie­ra los po­de­res a Bs 1 por pá­gi­na”, co­men­ta la in­ge­nie­ra in­dus­trial, que con­si­guió su ba­chi­lle­ra­to en 1991 me­dian­te una be­ca en el co­le­gio Ale­mán.

Re­cuer­da que du­ran­te la eta­pa es­tu­dian­til era fuer­te en ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca y quí­mi­ca, pe­ro que le cos­ta­ba apren­der ale­mán. “Fue un pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas, muy em­ble­má­ti­co en el co­le­gio, quien me me­tió la idea de es­tu­diar mi pro­fe­sión. Du­ran­te los exá­me­nes me lle­va­ba a su me­sa pa­ra que no co­pia­ran de mí y me de­cía que no des­per­di­cia­ra mi ta­len­to. Me acon­se­ja­ba que es­tu­dia­ra in­ge­nie­ría in­dus­trial o elec­tró­ni­ca, y así fue que me ti­tu­lé en 1997”.

Ini­cios en la ban­ca y en Una­gro

Fue una de las pri­me­ras en en­tre­gar tar­je­tas de cré­di­to cuan­do tra­ba­ja­ba en el Ban­co Mer­can­til San­ta Cruz. Cuan­do se apres­ta­ba a rea­li­zar su te­sis fue lla­ma­da por el in­ge­nio Una­gro, que dio be­cas pa­ra una maes­tría en un pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción en ISO 9000. “Era una es­pe­cia­li­dad en ges­tión de ca­li­dad y de cer­ti­fi­ca­ción. Ayu­da­ba en el le­van­ta­mien­to de pro­ce­sos, do­cu­men­ta­ción y análisis de re­cur­sos pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción. No ha­bía suel­do, sino viá­ti­cos, pe­ro la ex­pe­rien­cia era la que va­lía. La que apo­ya­ba era la con­sul­to­ra de Mar­tín Rapp, que fue mi pri­mer je­fe y de quien apren­dí mu­cho”.

En­se­gui­da tra­ba­jó du­ran­te cua­tro años en el Ban­co Eco­nó­mi­co, don­de lle­gó a ocu­par la ge­ren­cia na­cio­nal de pla­ni­fi­ca­ción. Aca­ba de cum­plir 17 años en Pe­tro­bras, don­de co­men­zó en el área de pla­ni­fi­ca­ción y se desem­pe­ña co­mo ge­ren­te cor­po­ra­ti­va.“En hi­dro­car­bu­ros se apren­de mu­cho. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de asu­mir desafíos di­fe­ren­tes ca­da tres o cua­tro años. Fui ex­pa­tria­da a Bra­sil pa­ra ser ge­ren­te de pla­ni­fi­ca­ción y desa­rro­llo de ne­go­cios en 27 paí­ses y cin­co seg­men­tos. Ahí me di cuen­ta de que te­nía va­lor pa­ra no sen­tir­me dis­mi­nui­da. Vi­ví en Río, una ciu­dad que te­nía la po­bla­ción de Bo­li­via. Creer que uno tie­ne ca­pa­ci­dad ha­ce la di­fe­ren­cia. Des­pués fui a Co­lom- bia co­mo di­rec­to­ra cor­po­ra­ti­va y du­ran­te tres años hi­ci­mos un lin­do tra­ba­jo de re­en­fo­que es­tra­té­gi­co de Pe­tro­bras. De ahí qui­se vol­ver a Bo­li­via, ya que en la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar con mi ma­ri­do de­ci­di­mos que es­ta­ría­mos tres años fue­ra, pe­ro re­sul­ta­ron ocho. To­do ese tiem­po mi es­po­so me acom­pa­ñó e in­ten­ta­mos que tra­ba­ja­ra a dis­tan­cia en un ne­go­cio que pu­si­mos aquí, pe­ro fue di­fí­cil. En­ton­ces se dio la opor­tu­ni­dad de re­tor­nar co­mo ge­ren­te de Tran­sie­rra, que era un ne­go­cio más chi­co, pe­ro con una vi­sión general”.

En Bra­sil hi­zo un cur­so en Iber­mec de ges­tión de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les y des­pués hi­zo otro en la uni­ver­si­dad de Har­vard, EEUU, so­bre li­de­raz­go y ges­tión.

Una ges­tión muy par­ti­ci­pa­ti­va

Co­mo ge­ren­te cor­po­ra­ti­va de Pe­tro­bras, di­ce te­ner el de­sa­fío de en­ca­rar el día en una diversidad de te­mas, que van des­de la co­mu­ni­ca­ción, el área ad­mi­nis­tra­ti­va, la de tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción has­ta la de re­cur­sos hu­ma­nos. “Lo más im­por­tan­te es en­ten­der los desafíos de la em­pre­sa y que sean com­par­ti­dos por tu equi­po. En el día a día uno to­ma mu­chas de­ci­sio­nes y, si no sa­bes el ob­je­ti­vo fi­nal, es fá­cil equi­vo­car­se. Sa­ber dón­de lle­gar es fun­da­men­tal en la to­ma de de­ci­sio­nes y la prio­ri­za­ción de te­mas”.

Ha­ce no­tar que tie­ne un sis­te­ma de ges­tión par­ti­ci­pa­ti­vo, exis­te un co­mi­té de di­rec­ción, pe­ro las de­ci­sio­nes son com­par­ti­das al me­nos por dos ge­ren­tes, es­pe­cial­men­te en com­pras y con­tra­ta­cio­nes. “Pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes hay que te­ner más pun­tos de vis­ta y con­tras­tar las ideas”, re­ve­la.

La cria­ron sin di­fe­ren­cias

Una de sus claves es ha­ber­se sen­ti­do ca­paz en un es­pa­cio ma­chis­ta. “Soy la hi­ja ma­yor y me cria­ron sin di­fe­ren­cias. Tu­ve una co­ne­xión muy fuer­te con mi pa­dre, que me crio co­mo un hi­jo. Tu­ve sie­te pri­mos va­ro­nes y ju­gué has­ta con me­tra­lle­tas. Nun­ca sen­tí la di­fe­ren­cia. Al­gu­nas ve­ces he per­ci­bi­do dis­cri­mi­na­ción y otras, no. Con 17 años de ex­pe­rien­cia sien­to aún que ten­go que de­mos­trar lo que me­rez­co. Has­ta aho­ra me mo­les­ta que di­gan que por­que soy bo­ni­ta la dis­cu­sión me­jo­ra. Una vez en un di­rec­to­rio res­pon­dí to­das las pre­gun­tas y al­guien di­jo co­mo ha­la­go que era una bue­na es­tra­te­gia lle­var a ex­pli­car a una mu­jer sim­pá­ti­ca. Lo to­mé co­mo des­acre­di­ta­ción a mi ca­li­dad pro­fe­sio­nal. Uno tie­ne que tra­ba­jar­se”.

Le que­da po­co más de un año de ges­tión co­mo pre­si­den­ta de la CBHE y dos en la vi­ce­pre­si­den­cia del Con­se­jo Mun­dial de Ener­gía pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Tam­bién li­de­ra un gru­po del Exe­cu­ti­ve Fo­rum. “Me mo­ti­va ha­cer la di­fe­ren­cia, con­tri­buir y te­ner in­fluen­cia. El po­der es una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra lo­grar cam­bios y me­jo­rar. Las opor­tu­ni­da­des van apa­re­cien­do. No es al­go que bus­qué. Yo ve­nía de un per­fil téc­ni­co y en lo po­lí­ti­co-gre­mial lo que más cues­ta es desa­rro­llar ha­bi­li­da­des blan­das co­mo en­ca­rar los pro­ble­mas sin rom­per puen­tes”.

So­bre la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca de Bo­li­via, opina que hu­bo cre­ci­mien­to, pe­ro hay un con­tex­to di­fe­ren­te del pa­no­ra­ma mun­dial en los años re­cien­tes. “Se cre­ce más cuan­do hay ar­mo­nía y me­nos con­flic­tos de in­tere­ses, a ni­vel de paí­ses y de la re­la­ción de pú­bli­cos con pri­va­dos. Sin em­bar­go, ca­da vez hay una ma­yor ten­den­cia a las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les, co­mo EEUU, que bus­ca pro­te­ger su mer­ca­do. Ca­da uno quie­re pro­te­ger­se y eso afec­ta el cre­ci­mien­to. Nues­tros ve­ci­nos tie­nen pro­ble­mas po­lí­ti­cos fuer­tes”.

En cuan­to a su sec­tor, cree que es­tá en re­cu­pe­ra­ción, ya que el pre­cio del pe­tró­leo vol­vió a subir. “Es un sec­tor ro­bus­to con ex­pe­rien­cia en ci­clos de va­cas fla­cas. Es un ne­go­cio que ma­ne­ja to­do el tiem­po el ries­go, des­de el ex­plo­ra­to­rio has­ta el re­gu­la­to­rio. Es­ta­mos con desafíos, pe­ro te­ne­mos ca­pa­ci­dad”.

Es­tá ca­sa­da con el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas Mar­ce­lo Ri­ve­ro y tie­ne tres hi­jas. Él se en­car­ga del em­pren­di­mien­to fa­mi­liar, que es una gran­ja de cer­dos pa­ra el en­gor­de y otra pa­ra la ge­né­ti­ca. Su pa­sión es el vo­lei­bol, al que de­di­ca el fin de se­ma­na dos ho­ras. Los sá­ba­dos atien­de los re­que­ri­mien­tos es­co­la­res de sus hi­jas y los do­min­gos son fa­mi­lia­res. Una vez al mes se jun­ta con sus ami­gas de co­le­gio y tam­bién com­par­te con el gru­po de ami­gos de su es­po­so. Via­ja bas­tan­te por el Con­se­jo de Ener­gía y de­di­ca va­ca­cio­nes a su fa­mi­lia y otras so­lo a su pa­re­ja. Ha­bla cua­tro idio­mas y es hin­cha del club Bloo­ming. (Ver vi­deo en www.eldeber.com­bo)

FOTOS: FUAD LANDÍVAR

Diá­lo­go. Clau­dia Cro­nen­bold con Tuf­fí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.