En­ri­que Pa­go­la Lan­ger

El in­ge­nie­ro de Im­cruz que li­de­ra a 850 em­plea­dos

El Deber - Cuerpo B - - PERSONAJE - TUFFÍ ARÉ VÁZ­QUEZ TARE@EL­DE­BER.COM.BO

Tie­ne 47 años y ge­ren­ta una com­pa­ñía en la que tra­ba­jan 850 per­so­nas y que fac­tu­ra más de 300 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Lle­gó a San­ta Cruz procedente de su na­tal Santiago de Chi­le en 2014, don­de an­tes ocu­pó car­gos eje­cu­ti­vos en la em­bo­te­lla­do­ra An­di­na, que tie­ne a car­go Co­ca Co­la, en Chi­le­ta­ba­cos, en la em­pre­sa de pro­duc­tos de lim­pie­za Clo­rox, en su­per­mer­ca­dos Er­bi, en OK Mar­quet y en la con­ce­sio­na­ria de vehícu­los Der­co S.A. En­ri­que Pa­go­la Lan­ger, ge­ren­te ge­ne­ral de Im­cruz, sos­tu­vo un diá­lo­go en el res­tau­ran­te La Te­rra­za, del ho­tel Los Ta­ji­bos, en Un De­sa­yuno con… EL DE­BER.

Su pa­dre En­ri­que, de des­cen­den­cia fran­ce­sa, tra­ba­jó en la fá­bri­ca de za­pa­tos crea­da por su abue­lo, que era con­ta­dor. Su ma­dre Glo­ria Lan­ger, de des­cen­den­cia ale­ma­na, se desem­pe­ñó co­mo maes­tra. En­ri­que Pa­go­la hi­jo es el ma­yor de tres her­ma­nos, to­dos in­ge­nie­ros co­mer­cia­les. “Es­tu­dié un año me­di­ci­na y me di cuen­ta que no era mi vo­ca­ción. Lue­go me de­ci­dí por in­ge­nie­ría co­mer­cial en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, por­que me pa­re­ció la me­jor al­ter­na­ti­va. Siem­pre me fue­ron fá­ci­les los nú­me­ros, en el co­le­gio fui buen alumno, pe­ro mis de­bi­li­da­des re­sul­ta­ron las ar­tes. No soy ca­paz de di­bu­jar ni si­quie­ra un círcu­lo”, bro­mea. El ba­chi­lle­ra­to lo ob­tu­vo en el Craig­hou­se School, de­fi­ni­do por él co­mo “un co­le­gio in­glés a la an­ti­gua”.

La ma­yo­ría de sus ci­clos en las di­ver­sas em­pre­sas en las que ha tra­ba­ja­do du­ra­ron tres años y en la con­duc­ción de Im­cruz ha re­ba­sa­do el pro­me­dio por­que ya com­ple­tó cua­tro y se sien­te muy có­mo­do. “Mi pri­mer tra­ba­jo fue en la Em­bo­te­lla­do­ra An­di­na, que se en­car­ga de Co­ca Co­la, en la re­gión me­tro­po­li­ta­na. Me lla­ma­ron al área de pla­ni­fi­ca­ción pa­ra con­trol de ges­tión y pre­pa­ra­ción de los es­ta­dos fi­nan­cie­ros. Al po­co tiem­po tra­ba­jé con el ge­ren­te de fi­nan­zas, ofre­cién­do­le los aná­li­sis, res­pues­tas a des­via­cio­nes, ba­lan­ces, da­tos de flu­jos y eva­lua­ción de pro­yec­tos. Soy un alma in­quie­ta”.

Lue­go de su pri­mer em­pleo in­gre­só a Chi­le­ta­ba­cos, don­de se desem­pe­ñó co­mo brand ma­na­ger y se en­fo­có en las fun­cio­nes de mar­ke­ting, du­ran­te tres años. En­se­gui­da in­gre­só a Clo­rox, una em­pre­sa de pro­duc­tos de lim­pie­za, don­de es­tu­vo ini­cial­men­te en ven­tas y mar­ke­ting. Ahí mis­mo pa­só a la ge­ren­cia de ven­tas en la uni­dad pa­ra su­per­mer­ca­dos. Su MBA lo ob­tu­vo en 2006 en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, una dé­ca­da des­pués de ha­ber­se ti­tu­la­do. “A mis 37 años me hi­ce car­go de una ge­ren­cia co­mer­cial de una es­pe­cie de mi­ni­mer­ca­dos del for­ma­to de con­ve­nien­cia. Via­ja­mos con el CEO a EEUU y a Eu­ro­pa a ver los mo­de­los y ar­ma­mos el con­cep­to nue­vo en Chi­le, con lo­ca­les pre­mium. Lue­go pa­sé a otro de pro­duc­tos de pre­cios ba­ra­tos e hi­ci­mos un ne­go­cio ren­ta­ble que des­pués ven­di­mos”.

Es­ta ex­pe­rien­cia en la di­ver­si­dad fue la an­te­sa­la pa­ra que ocu­pe la ge­ren­cia del ru­bro au­to­mo­triz de Del­cor, que tam­bién tie­ne una uni­dad de ma­qui­na­rias. “Me en­can­tan los au­tos y ma­ne­jar. Fue co­mo si me hu­bie­ran da­do un dulce. Ahí es­tu­ve dos años has­ta que de­ci­di­mos con mi es­po­sa sa­lir afue­ra. Ca­si me ofre­cí pa­ra ve­nir a Bo­li­via. Aquí ha­bía un ge­ren­te du­ran­te diez años que se tu­vo que ir a Li­ma a la ope­ra­ción de Pe­rú. Me sien­to un vi­sio­na­rio, por­que afue­ra se co­no­ce po­co de Bo­li­via, que es una tie­rra de opor­tu­ni­da­des, de com­pe­ten­cia y un mer­ca­do muy lin­do. Lo úni­co que sa­bía de San­ta Cruz era que ha­cía ca­lor. No es­pe­ra­ba un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo, ya que aquí se ven­den más mar­cas de au­tos que en Chi­le. No es­pe­ra­ba per­so­nas tan abier­tas, cá­li­das y con tan­to em­pu­je co­mo los bo­li­via­nos. Nun­ca he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma con na­die. Hay mu­chas opor­tu­ni­da­des de in­no­var, cam­biar ha­cia fue­ra y den­tro de la em­pre­sa”.

Un li­de­raz­go de puer­tas abier­tas

Son diez los ge­ren­tes que es­tán a su car­go en Im­cruz y ase­gu­ra que su mar­ca per­so­nal en la ges­tión es em­po­de­rar a sus co­la­bo­ra­do­res. “No me cues­ta ce­der la to­ma de de­ci­sio­nes. Ten­go muy mar­ca­do em­po­de­rar. Me he equi­vo­ca­do va­rias ve­ces, pe­ro eso ge­ne­ra un desa­rro­llo cuán­ti­co de las per­so­nas. Soy muy fran­co, res­pe­tuo­so y he­cho a la an­ti­gua. Creo en los va­lo­res de la edu­ca­ción, res­pe­to, es­fuer­zo y ho­nes­ti­dad. Hay que res­pe­tar el co­no­ci­mien­to y per­mi­tir equi­vo­car­se, me­ter la pa­ta. Hay que en­se­ñar y guiar en un am­bien­te de trans­pa­ren­cia”.

Se co­mu­ni­ca con su di­rec­to­rio una vez al mes con te­le­con­fe­ren­cias y una vez al año va a Santiago a la pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to. “En la em­pre­sa ten­go dos fór­mu­las. Es ra­ro que en­cuen­tren la puer­ta de mi ofi­ci­na ce­rra­da, pe­ro tam­bién ten­go reunio­nes de­di­ca­das ex­clu­si­va y ab­so­lu­ta­men­te a una so­la per­so­na pa­ra ver sus ne­ce­si­da­des y pro­yec­tos. El ne­go­cio es su­ma­men­te di­ná­mi­co y to­dos los días hay pro­ble­mas y desafíos, on de­mand”.

Im­cruz fue fun­da­da ha­ce 34 años por el bo­li­viano Mar­ce­lo Ra­ña, que tam­bién es uno de los prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas. Las prio­ri­da­des de la em­pre­sa aho­ra son la in­no­va­ción, el di­na­mis­mo y es­tar en­fo­ca­da pro­fun­da­men­te al clien­te. “Te­ne­mos a to­da la com­pa­ñía em­bar­ca­da en un cam­bio de men­ta­li­dad. Que­re­mos que la ex­pe­rien­cia de ha­cer ne­go­cios con no­so­tros sea la me­jor. He­mos di­se­ña­do in­di­ca­do­res pa­ra me­jo­rar la sa­tis­fac­ción del clien­te. De le­jos so­mos la em­pre­sa del sec­tor más gran­de del país, con 49 pun­tos de ven­ta en las ciu­da­des prin­ci­pa­les y en las me­dia­nas. Te­ne­mos seis mar­cas de au­tos, dos de ca­mio­nes, una de ma­qui­na­ria pe­sa­da, so­mos re­pre­sen­tan­tes ex­clu­si­vos de lu­bri­can­tes Shell, de una mar­ca de neu­má­ti­cos y de va­rias en el seg­men­to de co­rreas y bu­jías. Su­zu­ki es la mar­ca más ven­di­da y la nú­me­ro uno en Bo­li­via. Si bien es un mer­ca­do más pe­que­ño que el de Chi­le, Pe­rú y Co­lom­bia, es más en­tre­te­ni­do por­que cre­ce­rá”.

No es­tán en un mo­men­to ma­lo

Aun­que las ven­tas se han re­du­ci­do es­te año en el sec­tor au­to­mo­triz, con­si­de­ra que no se vi­ve un mal mo­men­to. “Ve­ni­mos de un mo­men­to muy bueno, en el que las ta­sas eran muy lin­das. El mer­ca­do es­tá más res­trin­gi­do, pe­ro no es un mal año. Si uno ve la ta­sa de pe­ne­tra­ción del au­to­mó­vil por ha­bi­tan­te, hay un mer­ca­do con un po­ten­cial in­men­so. Hay que sa­ber na­ve­gar en las olas del cre­ci­mien­to, apre­tar­se el cin­tu­rón cuan­do hay que apre­tar­se y es­tar lis­tos pa­ra cre­cer cuan­do se pue­de”.

Des­de su pun­to de vis­ta, no exis­te una ra­zón es­truc­tu­ral pa­ra afir­mar que Bo­li­via no tie­ne bue­nas pers­pec­ti­vas y el ta­ma­ño de su eco­no­mía ha­ce que se pue­da cre­cer más.

In­sis­te en que el fo­co de su em­pre­sa se­gui­rá sien­do el clien­te y que el re­to es el desa­rro­llo de la pla­ta­for­ma di­gi­tal y la tec­no­lo­gía. “Te­ne­mos que ca­pa­ci­tar a nues­tra gen­te pa­ra que se suba a la nue­va em­pre­sa, ha­cer­la exi­to­sa y cre­cer. En es­te mo­men­to, el 40 por cien­to de las ven­tas es­tá en San­ta Cruz, el 30 por cien­to en La Paz y el 20 por cien­to en Co­cha­bam­ba”.

Es­tá ca­sa­do con la di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio Moi­ra El­gue­ta Ed­wards, con quien tie­ne cin­co hi­jos, de 18, 16, 12, 9 y 6 años de edad. Dos de ellas son da­mas y tres va­ro­nes. La ma­yor es­tu­dia eco­no­mía en Es­pa­ña. Su es­po­sa ha em­pren­di­do dos ne­go­cios. Tie­ne uno de mue­bles, de una fran­qui­cia fran­ce­sa, y una jo­ye­ría, de fran­qui­cia es­pa­ño­la.

Su ru­ti­na co­mien­za a las 6:30 y lle­va ca­da día a sus hi­jos al co­le­gio. Al me­dio­día ge­ne­ral­men­te tie­ne al­muer­zos de ne­go­cios y se acues­ta al­re­de­dor de las 22:30, des­pués de una ho­ra de co­rrer por las ca­lles en las tar­des, leer y ver te­le­vi­sión. Aho­ra rea­li­za un cur­so de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en for­ma vir­tual, por­que uno de los desafíos de los pro­fe­sio­na­les es la ac­tua­li­za­ción cons­tan­te en un mun­do cam­bian­te. Los fi­nes de se­ma­na lle­va a sus hi­jos a ju­gar fút­bol o cum­plir com­pro­mi­sos so­cia­les. Co­ci­na asa­do y le gus­ta va­ca­cio­nar en la pla­ya. Es­te año es­tu­vo de des­can­so en Es­pa­ña y tam­bién dis­fru­ta de es­quiar en Chi­le en fa­mi­lia. Es hin­cha de Co­lo Co­lo. (Ver vi­deo de la en­tre­vis­ta en ww­wel­de­ber.com.bo)

FO­TOS: FUAD LAN­DÍ­VAR

De­sa­yuno. En­ri­que Pa­go­la con Tuffí Aré, di­rec­tor pe­rio­dís­ti­co de EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.