¡Pa­re de su­frir! A sur­fear en otros ma­res

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Gon­za­lo Chávez A. ECONOMISTA CA­TE­DRÁ­TI­CO Y CON­SUL­TOR

El re­sul­ta­do de la Cor­te de La Ha­ya es una de las de­rro­tas más du­ras de la di­plo­ma­cia bo­li­via­na des­de 1904. Con hi­dal­guía, va­len­tía y au­to­crí­ti­ca se de­be acep­tar el re­sul­ta­do. Por su­pues­to, las res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas y po­lí­ti­cas tam­bién de­ben ser asu­mi­das. En­tre­tan­to, vi­vi­do el due­lo y sa­na­das las he­ri­das, es­ta es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer una in­fle­xión sig­ni­fi­ca­ti­va, no so­la­men­te en la po­lí­ti­ca ex­te­rior bo­li­via­na en re­la­ción con Chi­le, sino en nues­tro con­cep­to de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal. Es­ta es una gran oca­sión pa­ra re­pen­sar nues­tra in­ser­ción en el mun­do a par­tir del mo­de­lo de desa­rro­llo.

Asis­ti­mos al fi­nal va­rios ci­clos po­lí­ti­cos. Des­de ha­ce más de 100 años, la po­lí­ti­ca ex­te­rior bo­li­via­na so­bre el te­ma ma­rí­ti­mo se ba­só en el mul­ti­la­te­ra­lis­mo. El en­claus­tra­mien­to na­cio­nal era una he­ri­da la­ti­noa­me­ri­ca­na que el con­cier­to in­ter­na­cio­nal de­bía re­co­no­cer y apo­yar. Su so­lu­ción de­bía ges­tar­se con la so­li­da­ri­dad de mu­chos paí­ses, en el mar­co del de­re­cho y las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Chi­le siem­pre sos­tu­vo que era un pro­ble­ma bi­la­te­ral. El úl­ti­mo ac­to de mul­ti­la­te­ra­lis­mo fue ini­ciar el jui­cio en la ins­tan­cia de jus­ti­cia más al­ta del sis­te­ma in­ter­na­cio­nal. Con el re­sul­ta­do de La Ha­ya es­tá prác­ti­ca­men­te ce­rra­da.

Asi­mis­mo, la po­lí­ti­ca ex­te­rior era mo­no­te­má­ti­ca. La re­cu­pe­ra­ción del ac­ce­so so­be­rano al mar te­nía pri­ma­cía so­bre otros te­mas y con­di­cio­na­ba to­das nues­tras re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en otras áreas. Es­to no de­be­ría ser más así, ne­ce­si­ta­mos una vi­sión y ac­ción más in­te­gral.

Tam­bién la cau­sa del mar era un gran or­de­na­dor y le­gi­ti­ma­dor de la po­lí­ti­ca in­ter­na. Se usó y abu­só de es­to, se crea­ron hé­roes ins­tan­tá­neos y vi­lla­nos eter­nos. La úl­ti­ma víc­ti­ma de la Me­du­sa ma­rí­ti­ma fue Evo, que mi­ró a la hi­ja de Zeus pa­ra ro­bar­le la di­vi­ni­dad, pe­ro es­ta lo con­vir­tió en un can­di­da­to de es­ta­tua de sal. Pe­ro tam­bién se de­be re­co­no­cer que el te­ma ma­rí­ti­mo uni­fi­ca a los bo­li­via­nos. Es lo pa­re­ci­do que te­ne­mos a una po­lí­ti­ca de Es­ta­do que de­be pro­yec­tar a otras áreas.

El te­ma del mar siem­pre ha si­do vis­to un ob­je­ti­vo en sí mis­mo, era si­nó­ni­mo de desa­rro­llo, de­bía­mos vol­ver a los puer­tos del progreso co­mo condición pa­ra te­ner una me­jor eco­no­mía. En tér­mi­nos sim­bó­li­cos, la cau­sa ma­rí­ti­ma di­vi­día a la so­cie­dad en­tre patriotas y trai­do­res a la ho­ra de pen­sar en sa­li­das. La re­cu­pe­ra­ción de la so­be­ra­nía te­rri­to­rial era la condición in­ne­go­cia­ble. Los que osa­ban ha­blar de otras al­ter­na­ti­vas de so­lu­cio­nes in­ter­me­dias re­ci­bían el mo­te de an­ti­pa­trias, pro­chi­le­nos y co­sas peo­res.

El fra­ca­so de La Ha­ya es una opor­tu­ni­dad de co­men­zar a pen­sar en otras di­men­sio­nes y pers­pec­ti­vas el te­ma del mar. Mu­cha gen­te bue­na y com­pro­me­ti­da dio su vi­da a la cau­sa. Su te­na­ci­dad y com­pro­mi­so es un le­ga­do pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro es ho­ra de pa­sar la pos­ta de las ideas y la ac­ción. Tam­bién hu­bo mu­chos opor­tu­nis­tas que la his­to­ria los juz­ga­rá.

Hoy quie­ro plan­tear­les al­gu­nas pro­vo­ca­cio­nes pa­ra en­fren­tar el fu­tu­ro.

El mun­do ha cam­bia­do mu­cho, vi­vi­mos en un con­tex­to don­de el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción es com­ple­jo, di­fí­cil, de­sigual, pe­ro tam­bién lleno de opor­tu­ni­da­des. Pa­ra Bo­li­via, glo­ba­li­za­ción sig­ni­fi­ca, en reali­dad, sud­ame­ri­ca­ni­za­ción, por­que de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, cer­ca del 55% van a Amé­ri­ca La­ti­na e im­por­ta­mos de la re­gión un por­cen­ta­je pa­re­ci­do. Por lo tan­to, Bo­li­via ne­ce­si­ta pro­yec­tar­se al mun­do con­si­de­ran­do dos reali­da­des in­ter­na­cio­na­les. Bra­sil, un mer­ca­do gi­gan­tes­co y un apa­ra­to pro­duc­ti­vo po­de­ro­so, a pe­sar de la cri­sis ac­tual, es la enor­me cuen­ca del Atlán­ti­co que no se re­du­ce al uso de puer­tos por esa vía. La agroin­dus­tria e in­dus­tria del ve­cino y sus mer­ca­dos son una gran opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo.

Del la­do del Pa­cí­fi­co es­tá Chi­na (Asia), una po­ten­cia en as­cen­so que ca­da vez de­man­da­rá más ma­te­rias pri­mas y ali­men­tos, y que quie­re con­so­li­dar su po­si­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co y eco­nó­mi­co en Amé­ri­ca La­ti­na, y que cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad de in­ver­sión y tec­no­lo­gía. Chi­na lle­ga a Bo­li­via por Chi­le y Pe­rú. Per­te­ne­cer al tra­ta­do de la Alian­za del Pa­cí­fi­co es de vi­tal im­por­tan­cia. En es­te con­tex­to, Bo­li­via tie­ne que re­pen­sar su in­ser­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca a par­tir de su in­te­rés na­cio­nal, que es te­ner una eco­no­mía fuer­te, desa­rro­lla­da, con gen­te fe­liz, con mu­cha edu­ca­ción, sa­lud, igual­dad y de­mo­cra­cia de ma­yor cua­li­dad. Los nue­vos puer­tos del progreso es­tán en el desa­rro­llo de la bio­tec­no­lo­gía, el uso sos­te­ni­ble del agua y el tu­ris­mo eco­ló­gi­co en la Ama­zo­nia. Los nue­vos mue­lles es­tán en las nu­bes del in­ter­net. Bo­li­via pue­de ser un hub de co­mu­ni­ca­ción y lo­gís­ti­ca, pe­ro de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. En el ci­be­res­pa­cio exis­ten otras fron­te­ras, Bo­li­via pue­de co­lin­dar con la In­dia (Ban­ga­lo­re), Es­ta­dos Uni­dos (San Fran­cis­co) o Fin­lan­dia (Tam­pe­re), po­ten­cias en soft­wa­re y en otras tec­no­lo­gías.

Por lo tan­to, la po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be ser ca­paz de pro­yec­tar esos in­tere­ses na­cio­na­les, a tra­vés del po­der sua­ve e in­te­li­gen­te, me­dian­te la bús­que­da de pro­ce­sos de in­te­gra­ción so­cio­eco­nó­mi­cos re­gio­nal con Bra­sil, Chi­le (nor­te), Pe­rú (sur) y Chi­na. En es­te con­tex­to, el ac­ce­so a los ma­res del Pa­cí­fi­co y del Atlán­ti­co es una con­se­cuen­cia de un nue­vo mo­de­lo de desa­rro­llo. Es un re­sul­ta­do de la re­cu­pe­ra­ción de los ma­res de la edu­ca­ción in­no­va­do­ra y la sa­lud de ca­li­dad. Es la con­se­cuen­cia de ma­res del desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, com­pe­ti­ti­vo, in­te­gra­dor y res­pon­sa­ble am­bien­tal­men­te.

Por lo tan­to, pa­re de su­frir y pre­pá­re­se pa­ra sur­fear en otros ma­res. Es­ta es ta­rea que im­pli­ca un cam­bio ra­di­cal en el mo­de­lo de desa­rro­llo, la po­lí­ti­ca ex­te­rior e in­ter­na y, so­bre to­do, de la ac­ti­tud y la emo­ción. De­be­mos pa­sar de la re­si­lien­cia es­toi­ca a la rein­ven­ción crea­ti­va y es­to pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por un cam­bio de lí­de­res.

El fra­ca­so es una opor­tu­ni­dad pa­ra pen­sar en otras di­men­sio­nes”.

Per­te­ne­cer al Tra­ta­do de la Alian­za del Pa­cí­fi­co es de vi­tal im­por­tan­cia”.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.