AMLO: nos­tál­gi­co y dis­pa­rán­do­se a los pies

El Deber - Cuerpo B - - ANÁLISIS - Ál­va­ro Ríos ANA­LIS­TA ENER­GÉ­TI­CO

El elec­to pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obrador (AMLO), des­pués de ha­ber ven­ci­do en las elec­cio­nes, ha rea­li­za­do una se­rie de de­cla­ra­cio­nes que las con­si­de­ra­mos bas­tan­te ter­mo­ce­fá­li­cas res­pec­to a las ac­cio­nes que to­ma­rá en ma­te­ria ener­gé­ti­ca. Cree­mos que su vi­sión es la de un ver­da­de­ro “nos­tál­gi­co” la­ti­noa­me­ri­cano y que se es­tá dis­pa­ran­do a am­bos pies y con es­co­pe­ta de do­ble ba­rril.

Si po­ne en mar­cha lo que pre­go­na, se­gu­ra­men­te otros mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que­rrán mi­grar al nor­te. No hay ra­zón pa­ra se­guir adu­cien­do: “Tan le­jos de Dios y tan cer­ca de EEUU”. La fal­ta de prag­ma­tis­mo de mu­chos lí­de­res re­gio­na­les por dé­ca­das nos han lle­va­do a más po­bre­za, me­nos bie­nes­tar eco­nó­mi­co y que más la­ti­noa­me­ri­ca­nos ten­gan que huir de­ses­pe­ra­da­men­te al an­he­la­do im­pe­rio. Aplau­di­mos de ve­ras que AMLO lu­che fron­tal­men­te con­tra la co­rrup­ción. Eso es muy ne­ce­sa­rio y loa­ble. Pe­ro ana­li­ce­mos lo que pre­go­na en ma­te­ria ener­gé­ti­ca y que cree­mos lle­va­rá a más me­xi­ca­nos a la po­bre­za.

Se­ña­la que Mé­xi­co, por lo me­nos du­ran­te su se­xe­nio, no uti­li­za­rá el “te­mi­do” frac­king, muy a pe­sar de te­ner can­ti­dad de re­cur­sos, prin­ci­pal­men­te en el nor­te. Es­ta téc­ni­ca ha re­vo­lu­cio­na­do la in­dus­tria de los hi­dro­car­bu­ros a ni­vel glo­bal y ha vi­go­ri­za­do la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na. En­tre de­jar de im­por­tar y re­mo­za­das ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo y gas, USA me­jo­ró su ba­lan­za co­mer­cial en na­da me­nos que $us 16.500 bi­llo­nes en 16 años. Im­pre­sio­nan­te, fue­ra la gran can­ti­dad de mano de obra ca­li­fi­ca­da ge­ne­ra­da.

La ra­zón exi­mi­da por AMLO, pro­tec­ción am­bien­tal y es pre­sión de al­gu­nas am­bi­cio­sas y lu­cra­ti­vas ONG. Lo que cree­mos es que tam­bién desea con­cen­trar ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas con­ven­cio­na­les en hi­dro­car­bu­ros en su na­ti­vo Ta­bas­co (quie­re ser un es­pe­cie de hé­roe del sur). Ar­gen­ti­na, de la mano del frac­king en Va­ca Muer­ta, quie­re y es­tá dan­do un sal­va­ta­je a su frá­gil eco­no­mía. Va­ya re­gión nues­tra es­ta, ¿quién la en­tien­de?

Tam­bién in­di­ca que de­ja­rá de ex­por­tar pe­tró­leo, fuen­te aún im­por­tan­te de in­gre­sos pa­ra Mé­xi­co, con la ex­cu­sas de cui­dar el pe­tró­leo pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. AMLO, no sea nos­tál­gi­co, No- ruega, uno de los paí­ses con más in­gre­sos per cá­pi­ta del pla­ne­ta, ex­por­ta­dor de tec­no­lo­gía, tam­bién ex­por­ta mu­cho gas na­tu­ral y pe­tró­leo.

En­tien­da tam­bién AMLO, que el mun­do apun­ta en el fu­tu­ro, muy en se­rio, a vehícu­los eléc­tri­cos, es­pe­cial­men­te en el trans­por­te par­ti­cu­lar y li­viano. Mien­tras fi­nan­cia, cons­tru­ye y mo­der­ni­za las re­fi­ne­rías, el pe­tró­leo y las ga­so­li­nas pue­den ir que­dan­do ob­so­le­tas o per­dien­do va­lor.

Es­tá obs­ti­na­do en cons­truir una nue­va re­fi­ne­ría y mo­der­ni­zar seis exis­ten­tes pa­ra no im­por­tar más ga­so­li­na. AMLO en­tien­da que el ne­go­cio de los hi­dro­car­bu­ros no es­tá en la re­fi­na­ción, sino en la ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción de pe­tró­leo y gas na­tu­ral (con­ven­cio­nal o frac­king). A eso de­be des­ti­nar los es­ca­sos re­cur­sos de Pe­mex. Sa­car un ba­rril que pue­de cos­tar en­tre 6 y 40 $us/ba­rril y ven­der­lo a 60 o 70 $us/ba­rril es lo que ha­ce po­de­ro­sas a las trans­na­cio­na­les. Ha­ga eso con Pe­mex y asó­cie­la con el ca­pi­tal pri­va­do en mu­chas ope­ra­cio­nes ex­plo­ra­to­rias.

AMLO, Pe­mex es­tá muy en­deu­da­da. La pre­gun­ta es ¿de dón­de sa­ca­rá los cer­ca de $us 10.000 mi­llo­nes que sig­ni­fi­ca es­ta aven­tu­ra re­fi­ne­ra? Por­que no apun­ta­la a que Pe­mex ba­jo di­rec­ción cor­po­ra­ti­va se aso­cie al ca­pi­tal pri­va­do y pue­da es­tu­diar lo de las re­fi­ne­rías en la me­di­da que es­tas sean sos­te­ni­bles y ren­ta­bles.

Es­tá obs­ti­na­do con ba­jar los pre­cios de las ga­so­li­nas en Mé­xi­co. No ha­ga eso AMLO, de­je que los pre­cios de mer­ca­do ha­gan su tra­ba­jo y si no pre­gun­te a sus ve­ci­nos paí­ses del sur có­mo desea­rían sa­car­se de en­ci­ma per­ver­sas sub­ven­cio­nes de los de­ri­va­dos del pe­tró­leo que ago­bian sus dé­bi­les eco­no­mías (Ar­gen­ti­na).

Es­tá obs­ti­na­do con des­ba­ra­tar la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca y re­vi­sar con­ce­sio­nes otor­ga­das, in­ver­sio­nes com­pro­me­ti­das y anu­lar a re­gu­la­do­res. AMLO ha­ga que Pe­mex se aso­cie al ca­pi­tal pri­va­do, in­cre­men­te re­ser­vas, pro­duc­ción (con­ven­cio­nal y del frac­king) y es­tu­die ha­cer re­fi­ne­rías, pe­ro al ca­lor del mer­ca­do y ren­ta­bi­li­dad y no de ideo­lo­gía y con re­gu­la­ción in­de­pen­dien­te y es­tric­ta.

AMLO ob­ser­ve có­mo Pe­tro­bras es­tá desin­vir­tien­do, pri­va­ti­zan­do uni­da­des de ne­go­cio y aso­cián­do­se al ca­pi­tal pri­va­do, es­to des­pués de in­ten­tar la lo­cu­ra que us­ted quie­re ha­cer con Pe­mex. Entérese lo que pa­só con la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría Abreu por par­te de Pe­tro­bras y las im­pli­can­cias de so­bre­pre­cios, in­efi­cien­cia y co­rrup­ción. AMLO ac­túe mi­ran­do al si­glo XXI y de­le a Pe­mex au­to­no­mía de ges­tión pa­ra que se aso­cie y tra­ba­je con vi­sión de ren­ta­bi­li­dad, efi­cien­cia y le­jos de la política e ideo­lo­gía. Apren­da de la his­to­ria y de las ex­pe­rien­cias y evi­te que sus ciu­da­da­nos con­ti­núen mi­gran­do al im­pe­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.