De Mi­ran­da di­jo que se sa­cri­fi­có en la ex­pul­sión para que su equi­po no pier­da

El za­gue­ro de Blooming ha­bla de sus sen­sa­cio­nes un día des­pués del clá­si­co cru­ce­ño, don­de fue el hé­roe im­pen­sa­do al mar­car el gol del em­pa­te y sal­var el gol de la vic­to­ria

El Deber - Diez - - PORTADA - JOR­GE F. ARANCIBIA SI­LES CARANCIBIA@ELDEBER.COM.BO

Un día des­pués del in­far­tan­te em­pa­te (2-2) con­se­gui­do en el mi­nu­to 92 del clá­si­co cru­ce­ño, el mar­ca­dor cen­tral ar­gen­tino Pa­blo de Mi­ran­da aún no creía la suer­te que tu­vo de es­tar ahí en el mo­men­to jus­to para ha­ber ano­ta­do el gol de la igual­dad fren­te a Orien­te. No se arre­pien­te de ha­ber­se he­cho ex­pul­sar para evi­tar que le mar­quen el ter­cer tan­to. El plan­tel tu­vo li­bre ayer y des­de hoy el DT Jeaus­tin Cam­pos re­to­ma el man­do pen­san­do en el par­ti­do del do­min­go an­te Gua­bi­rá.

¿Qué sen­tís aho­ra que ves la re­pe­ti­ción del gol que mar­cas­te en lo úl­ti­mo del par­ti­do? Aún no lo creo. Lo veo y real­men­te me sien­to afor­tu­na­do por ha­ber es­ta­do ahí en el mo­men­to jus­to para mar­car el em­pa­te. Ha­bía fa­lla­do en dos opor­tu­ni­da­des y por den­tro me de­cía, es­ta tie­ne que ser, la ter­ce­ra tie­ne que ser y se dio, en la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que ha­bía lle­gó el gol. ¿Qué sen­tis­te cuan­do vis­te la pe­lo­ta ahí dan­do vuel­tas? Fue­ron frac­cio­nes de se­gun­dos y so­lo que­ría re­ma­tar. La pe­lo­ta es­ta­ba ahí y era la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad para em­pa­tar­los y por suer­te no fa­llé. Fue una lo­cu­ra. El fes­te­jo te sa­lió del al­ma, ¿era para al­guien en es­pe­cial? En mis fes­te­jos soy muy tran­qui­lo, pe­ro con el gol me vol­ví lo­co y sa­lí co­rrien­do don­de la gen­te, que si no ha­bía una ma­lla me ti­ro en­ci­ma de ellos. Ade­más mi es­po­sa es­ta­ba en las gra­das mi­ran­do.

¿Qué pa­só en el ves­tua­rio, que Blooming sa­lió más or­de­na­do, más des­pier­to en el se­gun­do tiem­po?

Die­go (Giac­co­ne) tu­vo las pa­la­bras ade­cua­das para ha­cer­nos reac­cio­nar y cal­mar la an­sie­dad que tu­vi­mos to­do el pri­mer tiem­po por bus­car el em­pa­te. Nos di­jo que abra­mos la can­cha, que no nos de­ses­pe­re­mos, que ha­ga­mos nues­tro jue­go. ¿El gol de Ha­quin afec­tó mu­cho el trá­mi­te del par­ti­do? Sí, de­ma­sia­do. Nos gol­peó, fue un ma­za­zo y eso hi­zo que nos des­con­cen­tre­mos, que in­ten­te­mos ir ade­lan­te des­or­de­na­da­men­te y así no po­día­mos ha­cer las co­sas.

¿Tu ex­pul­sión fue al­go es­pon­tá­neo o de­ci­dis­te sa­cri­fi­car­te por sal­var al equi­po? Me ga­né la ro­ja y no me arre­pien­to. La ex­pul­sión fue la me­jor de­ci­sión que pu­de ha­ber to­ma­do. Si bien no me gus­ta la si­tua­ción, en es­te ca­so ame­ri­ta­ba. Cuan­do vi que ti­ró lar­ga la pe­lo­ta y me di cuenta de que no lle­ga­ba, no ha­bía otra. O le co­me­tía la fal­ta y me iba o lo de­ja­ba pa­sar y nos ha­cía el gol. ¿Se fes­te­jó mu­cho en el ves­tua­rio al fi­nal del par­ti­do? No tan­to, más bien sen­tí un po­co de amar­gu­ra, pues to­dos sa­bía­mos que si los apre­tá­ba­mos un po­co más po­día­mos ha­ber ga­na­do. ¿Por qué esa con­fian­za? Por­que Die­go (Giac­co­ne) nos ha­bía di­cho que el téc­ni­co de ellos era de los que ano­ta­ba y lue­go re­tro­ce­día sus lí­neas para ju­gar al con­tra­gol­pe y que ahí no­so­tros te­nía­mos po­si­bi­li­da­des de mar­car la di­fe­ren­cia en el par­ti­do.

¿Sen­tís que el equi­po es­tá cer­ca del ob­je­ti­vo, que es cla­si­fi­car­se a un tor­neo in­ter­na­cio­nal?

Veo que las con­di­cio­nes es­tán da­das para que po­da­mos ir paso a paso y así ir cum­plien­do de a po­co las me­tas tra­za­das.

¿Crees que hay po­si­bi­li­da­des de pe­lear­le el tí­tu­lo a Bo­lí­var? Bo­lí­var es un equi­po bien só­li­do, que su­ma don­de jue­ga y eso ha­ce di­fí­cil la pe­lea, pe­ro con­fia­mos en que ellos fa­llen en al­gu­nos partidos y que no­so­tros su­me­mos para pe­lear por el tí­tu­lo y si no, creo que nos me­re­ce­mos cla­si­fi­car­nos a un tor­neo in­ter­na­cio­nal. ¿Se sin­tió la au­sen­cia de Jeaus­tin Cam­pos en el ban­qui­llo? Su pre­sen­cia siem­pre es im­por­tan­te para el equi­po, pe­ro creo que Die­go lo hi­zo muy bien. Sus pa­la­bras en el des­can­so nos hi­cie­ron cam­biar el rum­bo de un par­ti­do que iba mal des­de el pri­mer mi­nu­to. Sin ese gol de ca­ma­rín hu­bie­ra si­do otra la his­to­ria del par­ti­do, de eso es­toy se­gu­ro.

FO­TOS: CRIS­TIAN ARAUZ

Se desató la lo­cu­ra, co­mo Pa­blo de Mi­ran­da con­fie­sa. Que­ría sal­tar en­ci­ma del los hin­chas que gri­ta­ban a to­do pul­món su gol, al otro la­do del en­ma­lla­do

Pa­blo de Mi­ran­da sa­lu­dó a la hin­cha­da cuan­do de­ja­ba la can­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.