En es­te fra­ca­so to­dos tie­nen que asu­mir su cul­pa

El Deber - Diez - - FÚTBOL - ROLY CALLAÚ CRUZ PE­RIO­DIS­TA

Se cie­rra otro tris­te ca­pí­tu­lo en la ca­rre­ra de­por­ti­va de Eduar­do Vi­lle­gas. Cuan­do al tor­neo Clau­su­ra le fal­tan seis fe­chas pa­ra el fi­nal, el co­cha­bam­bino de­jó Orien­te por­que la di­ri­gen­cia lle­gó a la con­clu­sión de que era el mo­men­to, tras con­su­mar­se otro cam­peo­na­to sin tí­tu­lo y los hin­chas des­ti­lan­do su bron­ca a tra­vés de las re­des so­cia­les exi­gien­do su cam­bio.

Vi­lle­gas tie­ne cul­pa pe­ro no es el úni­co, los ju­ga­do­res son par­te in­elu­di­ble de es­te fra­ca­so y los di­ri­gen­tes, tam­bién. Ten­drían que ser hi­dal­gos y asu­mir su par­te.

La re­in­ge­nie­ría de la que se hi­zo alar­de el año pa­sa­do -de­jan­do ir a va­rios ex­pe­ri­men­ta­dos pa­ra re­du­cir gas­tos y dar ca­bi­da a los más jó­ve­nes- sen­ci­lla­men­te no fun­cio­nó, y el fra­ca­so tie­ne que ser com­par­ti­do en par­tes igua­les.

Ele­gi­dos por la di­ri­gen­cia lle­ga­ron ju­ga­do­res –al­gu­nos le­sio­na­dos y otros sin rit­mo- que no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de las exi­gen­cias de un equi­po acos­tum­bra­do a es­tar pe­lean­do los pri­me­ros lu­ga­res. Tris­te­men­te pa­ra los hin­chas tam­po­co pu­do ser es­ta vez, co­mo en los úl­ti­mos años, pe­ro pro­ba­ble­men­te un cam­bio de ti­món aho­ra sir­va pa­ra en­de­re­zar el rum­bo.

Vi­lle­gas se ter­mi­nó yen­do por­que el hin­cha no le per­do­na su es­ti­lo de­fen­si­vo. No ha­ce mu­cho el co­cha­bam­bino ha­bía ilu­sio­na­do a los se­gui­do­res del equi­po el día del 5-1 a Bo­lí­var; sin em­bar­go, ese re­sul­ta­do re­sul­tó ser so­lo un es­pe­jis­mo por­que el em­pa­te so­bre la ho­ra en el clá­si­co y la re­cien­te de­rro­ta an­te San Jo­sé, el do­min­go, ter­mi­na­ron ace­le­ran­do la sa­li­da del DT.

Re­tor­nó a Orien­te con una asig­na­tu­ra pen­dien­te tras su pri­mer ci­clo en 2014, don­de ro­zó la glo­ria, pe­ro in­fe­liz­men­te los nú­me­ros tam­po­co lo acom­pa­ña­ron es­ta vez y se mar­cha sin pe­na ni glo­ria.

De las crí­ti­cas en el equi­po se sal­van po­cos, Jo­sé Alí Me­za y so­lo un pu­ña­do más de ju­ga­do­res, otros ni si­quie­ra me­re­cen es­tar.

Vi­lle­gas tie­ne cul­pa pe­ro no es el úni­co, los ju­ga­do­res son par­te in­elu­di­ble de es­te fra­ca­so y los di­ri­gen­tes, tam­bién”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.