“Que­ría que la FIFA in­ter­ven­ga nues­tro fút­bol pa­ra lim­piar to­da la la­cra”

El ex pre­si­den­te in­te­ri­no de la FBF con­tó su ex­pe­rien­cia en los sie­te me­ses de ges­tión. No cree que ha­brá cam­bios en la fe­de­ra­ción y as­pi­ra a ser pre­si­den­te de Orien­te

El Deber - Diez - - AL GRANO - GERY ZURITA MUS­TA­FÁ gzu­ri­ta@el­de­ber.com.bo

Lue­go de ter­mi­nar su ges­tión co­mo pre­si­den­te in­te­ri­no de la Fe­de­ra­ción Bo­li­via­na de Fút­bol, Car­los Ri­be­ra ha­bló con DIEZ y con­tó su ex­pe­rien­cia des­de den­tro. El di­ri­gen­te de Orien­te la­men­tó que Sa­li­nas ha­ya si­do elec­to, pues con­si­de­ra que es­tá ro­dea­do de per­so­nas que le ha­cen mu­cho da­ño al ba­lom­pié del país y que vi­ven del fút­bol.

Re­ve­ló que no hay mu­cho di­ne­ro en las cuen­tas de la FBF y que él no re­ci­bió suel­do de la Con­me­bol, ya que eso no le co­rres­pon­de a los di­ri­gen­tes in­te­ri­nos, sino a los que son elec­tos. Di­jo que te­nía la es­pe­ran­za de que el con­gre­so no se lle­ve a ca­bo pa­ra que la FIFA in­ter­ven­ga y reali­ce un cam­bio ra­di­cal en el fút­bol na­cio­nal. Cri­ti­có la de­ci­sión de la di­ri­gen­cia de Des­tro­yers, a la que ca­li­fi­có de trai­do­ra por­que vo­tó por Sa­li­nas a cam­bio de un car­go.

Con­fe­só que es­tá dis­tan­cia­do del pre­si­den­te de Orien­te, Jo­sé E. Ál­va­rez, de quien di­jo no ha­ber sen­ti­do su apo­yo en los sie­te me­ses que es­tu­vo en la fe­de­ra­ción, aun­que es­tá dis­pues­to a tra­ba­jar con el club de sus amo­res, del cual as­pi­ra al­gún día ser el man­da­más.

¿Qué ba­lan­ce ha­ce de los sie­te me­ses que es­tu­vo al man­do in­te­ri­na­men­te de la FBF?

Es po­si­ti­vo por­que in­gre­sé por la puer­ta gran­de, de­nun­cié las irre­gu­la­ri­da­des del co­mi­té elec­to­ral an­te la FIFA y gra­cias a eso se pudo sus­pen­der las elec­cio­nes por­que las en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les de­mos­tra­ron que el co­mi­té elec­to­ral es­ta­ba par­cia­li­za­do y be­ne­fi­cia­ba a una can­di­da­tu­ra. De esa ma­ne­ra lo­gra­mos que se pue­dan re­in­te­grar las plan­chas que ha­bían si­do des­ha­bi­li­ta­das, es­ta vez con la vee­du­ría de FIFA y Con­me­bol. Lue­go de la de­nun­cia que hi­ce pa­ra que se va­ya el co­mi­té elec­to­ral, el con­gre­so le dio el apo­yo y ellos con­ti­nua­ron con el pro­ce­so.

¿Qué fue lo más com­pli­ca­do?

Fue di­fí­cil por­que en los pri­me­ros tres me­ses me hi­cie­ron una gue­rra des­pia­da­da (los otros miem­bros del co­mi­té eje­cu­ti­vo de la FBF) con el te­ma de mi acre­di­ta­ción co­mo ti­tu­lar, con el he­cho de no va­li­dar mi fir­ma an­te el ban­co, pues no te­nía po­der, ya que las cuen­tas de la fe­de­ra­ción es­ta­ban con­ge­la­das, por lo que no se po­día go­ber­nar.

¿Hay al­go agra­da­ble de ser pre­si­den­te de la FBF?

El he­cho de que es­tá en las ma­nos de uno so­lu­cio­nar los pro­ble­mas; que so­lo es cues­tión de vo­lun­tad. No­so­tros (co­mo FBF) te­ne­mos ca­si tres mi­llo­nes de dó­la­res que se pier­den en la Con­me­bol por no ha­cer pro­yec­tos. La pla­ta es­tá ahí.

Por ejem­plo, con­si­de­ro una in­jus­ti­cia que Mar­cos Ro­drí­guez ha­ya con­se­gui­do, uti­li­zan­do la FBF, una can­cha de más de 120.000 dó­la­res, 50.000 dó­la­res so­lo por el en­ma­lla­do del cam­po de jue­go y una tri­bu­na chi­ca de 500.000 dó­la­res. Me pre­gun­to a quién se le con­sul­tó pa­ra que ha­ga eso, mien­tras que don­de se ha­ce más fút­bol, co­mo San­ta Cruz o Co­cha­bam­ba, no hi­cie­ron na­da de eso y en Pan­do se ti­ra­ron ca­si 700.000 dó­la­res.

¿Qué pri­vi­le­gios tu­vo en ese car­go?

Ser pre­si­den­te es más que ser un mi­nis­tro en Bo­li­via. El ni­vel en el que se ma­ne­ja la di­ri­gen­cia de la Con­me­bol es otro, en ho­te­les de cin­co es­tre­llas, vue­los de pri­me­ra cla­se, por­que son ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen un aho­rro im­por­tan­te de di­ne­ro.

La po­si­bi­li­dad de ha­blar con el pre­si­den­te del Es­ta­do, so­bre ha­cer co­sas pa­ra me­jo­rar nues­tro fút­bol.

¿Cam­bia­rá el fút­bol de acá en ade­lan­te con Sa­li­nas co­mo pre­si­den­te?

No, por­que lo que se ha en­tre­ga- do es un su­per­po­der a una so­la per­so­na, ese po­der que es­tá res­pal­da­do por las aso­cia­cio­nes que ha­cen muy po­co por el fút­bol por­que es­tán com­pues­tas por di­ri­gen­tes cues­tio­na­dos, co­mo los de la ACF, que tie­nen su man­da­to fe­ne­ci­do, que sa­ben el da­ño que le ha­cen al fút­bol cruceño y en­ci­ma son pre­mia­dos con es­tos car­gos.

La gen­te que es­tá con Sa­li­nas no tra­ba­ja por el fút­bol, son tí­te­res ma­ne­ja­dos por otra gen­te que es­tá por atrás. Si tu­vie­ran un pro­yec­to o su plan fue­ra dis­tin­to, pe­ro sa­be­mos que su afán era lle­gar a la FBF, pues nun­ca ha­bla­ron de fút­bol; no tie­nen san­gre en la ca­ra.

¿Por qué no le agra­da que Sa­li­nas sea el nue­vo pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción?

Por­que Sa­li­nas se ro­deó de per­so­nas que se de­di­ca­ron a tor­cer al co­mi­té elec­to­ral, a ha­blar mal, ha­cien­do una cam­pa­ña su­cia per­ma­nen­te. Es una ma­fia or­ga­ni­za­da pa­ra to­mar el fút­bol, por to­do lo que vi­ví me di cuen­ta de eso. In­ter­ven­ción de te­lé­fo­nos, ro­bo de do­cu­men­ta­ción que se hi­zo en la FBF, abu­so per­ma­nen­te de par­te de Mar­cos Ro­drí­guez, que tra­ba­jó co­mo ope­ra­dor. Has­ta con pe­rio­dis­tas que han si­do pa­ga­dos y si no fue­ron lo hi­cie­ron por in­ter­cam­bio de pu­bli­ci­da­des, esa gen­te tra­ba­jó mu­cho por la cam-

pa­ña de sa­li­nas.

¿Có­mo ve la con­ti­nui­dad de Mar­co Ro­drí­guez?

Ese se­ñor es de los peo­res di­ri­gen­tes, nun­ca ha he­cho na­da por el fút­bol, so­lo se de­di­ca a via­jar y a pe­dir viá­ti­cos en la fe­de­ra­ción. La me­jor ges­tión que hi­zo fue me­ter a su her­mano co­mo comisario de la Con­me­bol. Ro­drí­guez es­tá en el fút­bol pa­ra be­ne­fi­ciar­se y pa­ra be­ne­fi­ciar a al­guien, no le in­tere­sa el fút­bol. Es di­ri­gen­te de Pan­do y ¿có­mo es­tá el fút­bol de ese de­par­ta­men­to? mal, en­ton­ces cual­quie­ra se da cuen­ta de có­mo es es­te se­ñor, que pue­de ser has­ta pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, ima­gí­nen­se en ma­nos de quién que­da­ría nues­tro fút­bol. Es ne­fas­to pa­ra el fút­bol, lo di­jo Mar­co Pe­re­do y yo lo com­pro­bé. Siem­pre es­tu­vo en una per­ma­nen­te gue­rra de in­sul­tos, de es­con­der do­cu­men­ta­ción, de gra­bar las char­las del co­mi­té eje­cu­ti­vo y sa­car­la a la pren­sa, siem­pre bus­có po­ner pie­dras en el ca­mino.

¿Qué pien­sa so­bre el pa­pel de Des­tro­yers en el con­gre­so de la fe­de­ra­ción?

Lo que hi­zo Des­tro­yers es una trai­ción (vo­tó por Sa­li­nas) al blo­que cruceño, sien­do que fue el club que más pre­go­nó la uni­dad en los clu­bes de es­ta re­gión. Las per­so­nas tie­nen que ser de una so­la lí­nea, fue una ver­güen­za, ya que fue el pri­me­ro en le­van­tar la mano por Sa­li­nas (el que asis­tió por el club cu­chu­quí fue Robert Blan­co, que es el ac­tual ti­tu­lar).

Con los ojos de la FIFA y la Con­me­bol en­ci­ma del fút­bol bo­li­viano ¿Es po­si­ble que si­ga ha­bien­do co­rrup­ción en el ba­lom­pié na­cio­nal?

El que es pí­ca­ro siem­pre le bus­ca có­mo be­ne­fi­ciar­se con al­go, por más que se cam­bien las nor­mas por­que el que es­tá ma­lea­do siem­pre se­rá así, has­ta un la­pi­ce­ro le sir­ve.

¿Con cuán­to de pla­ta de­ja la FBF?

Hay mon­tos que vie­nen des­de la FIFA y des­de la Con­me­bol que son des­ti­na­dos pa­ra de­ter­mi­na­das fun­cio­nes. Por ejem­plo, la Con­me­bol da 200.000 dó­la­res y de es­te mon­to se va gas­tan­do, pe­ro lue­go hay que ren­dir cuen­tas y lo vuel­ven a re­po­ner. En las cuen­tas de­be ha­ber un mi­llón de dó­la­res. No qui­se re­no­var con la em­pre­sa que tie­ne los de­re­chos de te­le­vi­sa­ción ni con los es­pón­sor, que es­tán ven­ci­dos, ni con la lí­nea de ro­pa tam­bién.

Lo úni­co que fir­mé fue el con­tra­to con Pe­nalty por­que era una ur­gen­cia pa­ra la Li­ga, pe­ro la de­ci­sión sa­lió de un con­se­jo su­pe­rior. No qui­se ha­cer ni un con­tra­to por­que le co­rres­pon­de al nue­vo pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, es­to lo hi­ce pa­ra evi­tar que des­pués me echen la cul­pa de cual­quier ne­go­cia­do.

¿Có­mo que­dó el tra­ba­jo del téc­ni­co de la se­lec­ción, Mau­ri­cio Soria?

Mau­ri­cio es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que las de­cla­ra­cio­nes de Sa­li­nas te­nían que ver con una re­no­va­ción y un cam­bio. Soria es un gran tra­ba­ja­dor, pien­so que de­be­ría con­ti­nuar con el pro­ce­so que co­men­zó. Hay que po­ner más gen­te que lo acom­pa­ñe, es de­cir, con­for­mar una co­mi­sión de se­lec­cio­nes fuer­te pa­ra que apor­te.

¿Quié­nes fue­ron los que más apo­ya­ron a Ri­be­ra?

Des­ta­co mu­cho el res­pal­do que tu­ve de Ra­fael Paz, de Roberto Ti­to, que tra­ba­jó mu­cho, el apo­yo de Robert Cas­te­do, Dar­do Flores y Wil­son Mar­tí­nez, ade­más de la di­ri­gen­cia de Wils­ter­mann.

¿Qué fue lo que no pudo cum­plir en su ges­tión en la FBF?

Yo que­ría que la FIFA in­ter­ven­ga nues­tro fút­bol pa­ra lim­piar to­da la la­cra que hay en el país. Hu­bie­ra que­ri­do que no ha­ya elec­cio­nes pa­ra que la FIFA lim­pie las aso­cia­cio­nes, que eli­mi­ne los cin­co vo­tos fan­tas­mas que le ha­cen da­ño al fút­bol.

Aho­ra, lo úni­co que se hi­zo fue ma­qui­llar la fe­de­ra­ción por­que se cam­bió el mu­ñe­co de la tor­ta, por­que la pu­dri­ción de aba­jo si­gue igual. Aho­ra es di­fí­cil por­que a los que ha­bía que sa­car es­tán go­ber­nan­do aho­ra.

¿Ob­tu­vo suel­do por ser el pre­si­den­te de la FBF?

No, por­que so­lo le en­tre­gan (de­ter­mi­na­do mon­to) a los que son elec­tos, los in­te­ri­nos no re­ci­ben ese di­ne­ro.

Aho­ra que es­tá fue­ra de la Li­ga y la FBF ¿Vol­ve­rá a Orien­te?

Yo tu­ve li­cen­cia por­que asu­mí en la FBF, pe­ro siem­pre fui vi­ce­pre­si­den­te de Orien­te, so­lo que es­tu­ve ale­ja­do sie­te me­ses. Lo hi­ce por éti­ca, por­que te­nía que mos­trar im­par­cia­li­dad.

Aho­ra ten­go que ha­blar con el pre­si­den­te, Jo­sé Er­nes­to Ál­va­rez, pa­ra ver si me ne­ce­si­ta de ma­ne­ra ac­ti­va, por­que he si­do crí­ti­co de al­gu­nas de­ci­sio­nes que se to­ma­ron en el club.

¿Es­tá pe­lea­do con Ál­va­rez?

Es­ta­mos dis­tan­cia­dos. Por­que ‘Ke­ko’ se ha ro­dea­do de gen­te ne­ga­ti­va que le di­jo co­sas ma­las de mí, pe­ro él ya se dio cuen­ta de que to­do lo que le di­je­ron era men­ti­ra. Me voy a dar un tiem­po pa­ra pen­sar, por­que lo que más ne­ce­si­ta­ba cuan­do es­tu­ve en la FBF fue el apo­yo de mi club.

¿Y no tu­vo ese apo­yo?

No lo tu­ve. Con­té con el res­pal­do de Robert Cas­te­do, de Je­re­mías y de al­gu­nas per­so­nas que siem­pre me lla­ma­ban. Quie­ro en­ten­der que Ke­ko es­ta­ba en apu­ros por ar­mar el equi­po y a lo me­jor se des­cui­dó.

¿En qué co­sas o te­mas no es­ta­ba de acuer­do con Ke­ko?

Quie­ro ser sin­ce­ro. No es­ta­ba de acuer­do con que Ma­rio Flores en­tre co­mo ge­ren­te téc­ni­co. Leí una de­cla­ra­ción en la que él de­cía que ha­bía un di­ri­gen­te que no que­ría que ocu­pe ese car­go, y ese di­ri­gen­te era yo, por­que en­ten­día que Ma­rio, que es mi ami­go y es bue­na per­so­na, no de­bía es­tar, ya que Orien­te no pue­de im­pro­vi­sar un pe­rio­dis­ta en la fun­ción de ge­ren­te téc­ni­co, por­que es­te club es muy gran­de.

A Orien­te tie­nen que ve­nir so­lo los gran­des, gen­te que es­tá for­ma­da. Es­te club no pue­de ser una es­cue­la ni pa­ra ju­ga­do­res ni pa­ra di­ri­gen­tes.

En­ton­ces ¿es di­fí­cil que vuel­va?

Me voy de va­ca­cio­nes y lue­go apo­ya­ré a mi club, cual­quie­ra sea el pre­si­den­te por­que des­pués de mi fa­mi­lia, es­tá Orien­te.

¿Có­mo ve al ac­tual plan­tel?

El equi­po es li­viano, mo­des­to, con dos o tres fi­gu­ras y que cuen­ta con mu­chos ju­ga­do­res jó­ve­nes pa­ra el fu­tu­ro, pe­ro la hin­cha­da ne­ce­si­ta ga­nar hoy, la exi­gen­cia no per­mi­te pro­ce­so, el orien­tis­ta quie­re ga­nar aho­ra, no es­pe­rar. Es­ta­mos pa­san­do un mal mo­men­to y es­te equi­po pue­de pe­lear, pe­ro es muy di­fí­cil sa­lir cam­peón. Es­to com­pa­ran­do los clu­bes gran­des co­mo Bo­lí­var, The Stron­gest y Wils­ter­mann, que tie­nen pla­ni­llas mu­cho más al­tas.

Es­tu­vo en Orien­te mu­cho tiem­po ¿Cree que tie­ne pre­su­pues­to pa­ra ha­ber ar­ma­do otro plan­tel más fuer­te?

En el te­ma eco­nó­mi­co siem­pre voy a fe­li­ci­tar a Ke­ko por­que es­tá ha­cien­do una ex­ce­len­te ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va, Orien­te es res­pon­sa­ble con sus fi­nan­zas y el club es au­to­sus­ten­ta­ble, se ma­ne­ja so­lo con el apor­te de los so­cios, los es­pón­sor, la ven­ta de en­tra­das y los de­re­chos de la te­le­vi­sa­ción.Sin em­bar­go, creo que soy irres­pon­sa­ble por­que apo­yo la idea de em­bar­car­me y ar­mar un equi­po gran­de, co­mo lo hi­zo ‘Cho­co’ An­te­lo en 2010, de ti­rar to­da la car­ne al asa­dor y arries­gar por­que si lo­gra­mos con­se­guir un cu­po pa­ra la Co­pa Li­ber­ta­do­res (2019), aho­ra se­rán 3 mi­llo­nes de dó­la­res los que se re­ci­bi­rán.

Hay que apos­tar. Pa­ra ga­nar la lo­te­ría hay que com­prar nú­me­ros y mien­tras más sean es­tos, más po­si­bi­li­da­des de ga­nar ten­drás, aun­que eso no te ga­ran­ti­ce que lo ga­nés. Orien­te tie­ne que te­ner un equi­po que dé mie­do en la can­cha, al­go que no su­ce­de en es­te mo­men­to.

¿As­pi­ra a ser pre­si­den­te de Orien­te?

To­do hin­cha de Orien­te quie­re ser pre­si­den­te, lo que pa­sa es que cuan­do se lo di­ce se ma­lin­ter­pre­ta. Se­gu­ro van a de­cir que Car­los Ri­be­ra quie­re mo­ver­le el pi­so a Ke­ko y más co­sas. Pe­ro cla­ro que quie­ro ser pre­si­den­te al­gún día, me sen­ti­ré or­gu­llo­so.

Lo que hi­zo Des­tro­yers es una trai­ción (vo­tó por Sa­li­nas) al blo­que cruceño, sien­do que fue el club que más pre­go­nó la uni­dad en los clu­bes de es­ta re­gión”. Es­ta­mos dis­tan­cia­dos con ‘Ke­ko’ Ál­va­rez por­que se ha ro­dea­do de gen­te ne­ga­ti­va que le di­jo co­sas ma­las de mí, pe­ro él ya se dio cuen­ta de que to­do eso era men­ti­ra”.

FO­TOS: FUAD LANDÍVAR

Car­los Ri­be­ra du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa de la se­lec­ción na­cio­nal. El di­ri­gen­te es­tu­vo en las eli­mi­na­to­rias

Ri­be­ra tu­vo al­gu­nas char­las con Gian­ni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FIFA, y con Ale­jan­dro Do­mín­guez, de la Conm­beol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.