¿De­be preo­cu­par la deu­da chi­na?

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Publicidad - MI­CHAEL SCHU­MAN

La economía de to­do el mun­do es­tá lle­na de ries­gos en es­tos mo­men­tos. El cre­ci­mien­to es len­to y los ban­cos cen­tra­les pa­re­cen im­po­ten­tes pa­ra im­pul­sar­lo. Eu­ro­pa se en­fren­ta a pro­ble­mas y di­vi­sio­nes per­sis­ten­tes. Y en EEUU, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na. Pe­ro al­gu­nos di­cen que el pe­li­gro más gran­de de to­dos es­tá al otro la­do del mun­do, en Chi­na.

Chi­na es­tá en me­dio de la ma­yor pa­rran­da de cré­di­to de su his­to­ria re­cien­te. La car­ga de su deu­da al­can­zó los 26,6 bi­llo­nes de dó­la­res en 2015: unas cin­co ve­ces lo que era ape­nas ha­ce diez años y más de dos y me­dio tan­tos del ta­ma­ño de la economía com­ple­ta del país. Ese enor­me in­cre­men­to ha he­cho que al­gu­nos eco­no­mis­tas, así co­mo el pro­mi­nen­te in­ver­sio­nis­ta Geor­ge So­ros, com­pa­ren a Chi­na con Es­ta­dos Uni­dos an­tes de la deu­da fi­nan­cie­ra de 2008.

¿ Qué tan gran­de es el pe­li­gro que re­pre­sen­ta la car­ga de la deu­da chi­na pa­ra el país y pa­ra el mun­do en ge­ne­ral?

La opi­nión tra­di­cio­nal es que una deu­da de rá­pi­do cre­ci­mien­to con el tiem­po desem­bo­ca en una cri­sis eco­nó­mi­ca. Eso pue­de su­ce­der de mu­chas for­mas. En Gre­cia, por ejem­plo, el cul­pa­ble fue el Go­bierno, que acu­mu­ló más deu­da de la que po­día ma­ne­jar. En Es­ta­dos Uni­dos, los pe­li­gros ace­cha­ban en las fi­nan­zas de ban­cos y ho­ga­res.

En Chi­na, el pro­ble­ma se en­cuen­tra bá­si­ca­men­te en el sec­tor cor­po­ra­ti­vo. Las gran­des em­pre­sas de Chi­na -en especial las que son pro­pie­dad del Es­ta­do- son las que han to­ma­do la ma­yor par­te de los prés­ta­mos. Una deu­da al­ta sig­ni­fi­ca que la em­pre­sa tie­ne que pa­gar más por in­tere­ses pa­ra li­qui­dar­la y que pue­de gas­tar me­nos en in­ver­sión y con- tra­ta­ción de per­so­nal.

Ahí es don­de po­dría pre­sen­tar­se un círcu­lo vi­cio­so. Re­du­cir el gas­to en in­ver­sión y con­tra­ta­ción da­ña a la economía en ge­ne­ral, afec­tan­do las ga­nan­cias de las em­pre­sas y di­fi­cul­tan­do que li­qui­den sus deu­das. De ahí sur­gen los prés­ta­mos in­co­bra­bles y los ban­cos suspenden los cré­di­tos. La con­fian­za en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro se de­bi­li­ta, lo que desem­bo­ca en una cri­sis ban­ca­ria con to­das las de la ley.

Chi­na, que tie­ne la se­gun­da economía más gran­de del mun­do des­pués de EEUU, desem­pe­ña un pa­pel de im­por­tan­cia vi­tal en la ge­ne­ra­ción de cre­ci­mien­to glo­bal. Esa si­tua­ción en Chi­na po­dría te­ner con­se­cuen­cias en to­do el mun­do. Pe­ro, por otro la­do, nu­me­ro­sos eco­no­mis­tas ase­gu­ran que la deu­da chi­na no es tan te­rri­ble.

Qu Hong­bin, je­fe de eco­no­mis­tas pa­ra la Gran Chi­na en HSBC, y su equi­po sos­tie­nen que la deu­da chi­na es sim­ple­men­te el re­sul­ta­do de la for­ma en que fun­cio­na su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Por gran va­rie­dad de ra­zo­nes, las cor­po­ra­cio­nes y los ho­ga­res de Chi­na guar­dan más di­ne­ro que los de otros paí­ses. Ese di­ne­ro se acu­mu­la en los ban­cos y se con­vier­te en prés­ta­mos, lo que pro­vo­ca el ele­va­do ni­vel de en­deu­da­mien­to.

Y Qu sos­tie­ne que, ya que la deu­da es­tá res­pal­da­da por esos aho­rros, en reali­dad no es arries­ga­da. “Es exa­ge­ra­da la preo­cu­pa­ción de que el ni­vel de en­deu­da­mien­to de Chi­na lle­gue a un lí­mi­te crí­ti­co y re­pre­sen­te un pe­li­gro sis­té­mi­co”, se­ña­la el HSBC. Otros sos­tie­nen que la deu­da de Chi­na no re­pre­sen­ta una ame­na­za tan gran­de, pues en gran me­di­da es­tá res­pal­da­da por el Go­bierno. Par­te de la deu­da pro­vie­ne de ban­cos ope­ra­dos por el Es­ta­do, que son los pres­ta­mis­tas prin­ci­pa­les pa­ra las gran­des em­pre­sas es­ta­ta­les. Es­to sig­ni­fi­ca que Pe­kín pue­de im­pe­dir que los ban­cos pre­sio­nen de­ma­sia­do a los pres­ta­ta­rios y es­ta­ría más in­cli­na­do a apun­ta­lar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Tam­bién la deu­da es in­ter­na en gran me­di­da, lo que ha­ce me­nos pro­ba­ble que Chi­na se vea em­pu­ja­da a una cri­sis por pro­ble­mas allen­de sus fron­te­ras. Lo que es más, otros paí­ses tie­nen deu­das si­mi­la­res o aún más gran­des que la de Chi­na Ju­lio me hon­ra hoy con el pri­vi­le­gio de de­cir unas pa­la­bras que sub­ra­yen la tras­cen­den­cia de es­te mo­men­to cul­mi­nan­te de su vi­da, ha­ber lle­ga­do a los no­ven­ta años pleno y con sa­lud. En es­te día de ce­le­bra­ción es­tán to­dos y ca­da uno de los días de sus no­ven­ta años de vi­da. Hoy se con­cen­tra to­da su ex­pe­rien­cia, su ener­gía, lo que ha re­pre­sen­ta­do vi­vir, crear, creer, amar, su­frir…

En una de nues­tras con­ver­sa­cio­nes me di­jo al­go que tie­ne mu­cho sen­ti­do: “Mu­chas ve­ces me han pre­gun­ta­do ¿Por qué tra­ba­jas tan­to, Ju­lio?”. Su res­pues­ta a tal pre­gun­ta ha si­do con­tun­den­te: “Tra­ba­jo tan­to por­que quie­ro vi­vir”. El re­sul­ta­do no es otro que una ce­le­bra­ción de la vi­da.

Ju­lio me di­jo tam­bién que en Bo­li­via ha­cer em­pre­sa, ser em­pre­sa­rio, es una te­me­ri­dad y es ver­dad, si al­gún pro­ble­ma te­ne­mos los bo­li­via­nos es que cree­mos que con­ver­tir la po­bre­za en vir­tud es el ca­mino co­rrec­to y no lo es. En­fren­tar y lu­char con­tra la po­bre­za es el ca­mino co­rrec­to, ha­cer que la po­bre­za des­apa­rez­ca de nues­tra so­cie­dad es el ca­mino co­rrec­to, no con­ver­tir la po­bre­za en una for­ma de or­gu­llo, co­mo si la po­bre­za fue­ra una vir­tud en sí mis­ma.

Pe­ro me de­cía al­go más “si en Bo­li­via ser em­pre­sa­rio es una te­me­ri­dad, te­ner éxi­to es un cri­men”. Es una fra­se muy du­ra, pe­ro tie­ne que ver con una cier­ta fi­lo­so­fía, con una for­ma de pen­sar, con una im­po­si­bi­li­dad de en­ten­der que el em­pren­di­mien­to, la crea­ti­vi­dad, la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, no so­lo son ne­ce­sa­rios, son im­pres­cin­di­bles.

En esa mis­ma ló­gi­ca la so­cie­dad bo­li­via­na tien­de al elo­gio y a re­cor­dar a los gran­des po­lí­ti­cos y gue­rre­ros, asu­me la his­to­ria co­mo épi­ca, la épi­ca de la cons­truc­ción de epo­pe­yas re­vo­lu­cio­na­rias -sin du­da re­le­van­tes-, pe­ro ol­vi­da al­go bá­si­co, no la épi­ca sino la éti­ca del tra­ba­jo, y si hay al­guien que nos pue­de dar una lec­ción en Bo­li­via de lo que re­pre­sen­ta la éti­ca del tra­ba­jo es Ju­lio León Pra­do. Él apues­ta, co­mo to­do buen em­pre­sa­rio, a su ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad crea­ti­va.

Me pre­gun­ta­ba tam­bién si esa ca­pa­ci­dad de crea­ción pue­de ser múl­ti­ple y si un em­pre­sa­rio pue­de ha­cer un día el ten­di­do eléc­tri­co pa­ra una ciu­dad en pleno cre­ci­mien­to que hoy es una ad­mi­ra­ble reali­dad: San­ta Cruz de la Sie­rra, el otro un pro­yec­to agroin­dus­trial, el otro cons­truir un tú­nel pa­ra que Mi­si­cu­ni se vuel­va una reali­dad co­cha­bam­bi­na, y el otro, tra­ba­jar en có­mo ge­ne­rar ri­que­za a tra­vés de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro di­ná­mi­co.

La res­pues­ta es sí, es po­si­ble, esa mul­ti­pli­ci­dad es po­si­ble y es real. Los ver­da­de­ros ca­pi­ta­nes de em­pre­sa sa­ben que no hay un so­lo ca­mino, no es so­lo el de las fi­nan­zas, o el de la industria, o el de la agri­cul­tu­ra, es su de­ci­sión de ha­cer to­do aque­llo que creen que es ca­paz de ge­ne­rar ri­que­za, pro­duc­ción, em­pleo y cre­ci­mien­to.

Es­te hom­bre de Qui­lla­co­llo, es­te hom­bre de Bo­li­via, in­de­pen­dien­te­men­te de los aplau­sos, cons­tru­ye día a día y cons­tru­ye con te­són, con in­ten­si­dad, con au­to­ri­dad, con cla­ri­dad. Quie­nes han tra­ba­ja­do con Ju­lio León po­drán pen­sar en al­gún arran­que, en al­gún ex­ce­so, en al­gu­na con­tra­dic­ción, en al­gún mo­men­to de mal hu­mor, no im­por­ta, el re­sul­ta­do es­tá aquí y es­tá a la vis­ta.

Le pre­gun­té tam­bién ¿cuál es el de­par­ta­men­to en el que más has in­ver­ti­do?. “No te voy a de­cir cuál”, me di­jo, “pe­ro sí te pue­do de­cir que allí tu­ve que ha­cer in­ver­sio­nes dis­fra­za­do, fi­gu­ran­do con otros nom­bres, por­que, a ve­ces, no les gus­ta­ba que Ju­lio León hi­cie­ra cier­tas obras y tu­vie­ra éxi­to en em­pren­di­mien­tos. “Oja­lá en­ten­da­mos que ade­más de la épi­ca de la ba­ta­lla, en­ten­da­mos que se da la vi­da por el país to­dos los días con más éti­ca que épi­ca. La éti­ca del tra­ba­jo que Ju­lio León nos ha en­se­ña­do a to­dos es la que es­te país ne­ce­si­ta pa­ra ce­le­brar el ver­da­de­ro he­roís­mo, que es crear ri­que­za pa­ra to­dos y dis­tri­buir­la de una ma­ne­ra más jus­ta. Por eso, a sus no­ven­ta años Ju­lio León Pra­do tie­ne el te­so­ro más im­por­tan­te que cual­quier ser hu­mano pue­de te­ner a esa edad: fu­tu­ro

Mi­chael Schu­man

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.