Mar­co Fuen­tes ha­bla de su fa­ce­ta co­mo em­pre­sa­rio y di­ri­gen­te de la SIB

Es pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa de cons­truc­ción Ser­vi­to­do, ac­cio­nis­ta de Pre­for­te y pre­si­den­te de la So­cie­dad de In­ge­nie­ros de Bo­li­via. Tie­ne in­ver­sio­nes en ga­na­de­ría, desa­rro­lla ur­ba­ni­za­cio­nes y edi­fi­ca ca­sas

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Portada - GARY ROJAS JORDÁN gro­jas@el­de­ber.com.bo

Tie­ne dos tro­feos en su ofi­ci­na. Arri­ba, la fo­to que se to­mó en Vi­lla Mon­tes con el can­tan­te me­xi­cano Mar­co An­to­nio So­lís (a quien lue­go vi­si­tó en EEUU) y más aba­jo su co­lec­ción de ma­qui­na­ria Ca­ter­pi­llar en mi­nia­tu­ra. Se tra­ta de Mar­co An­to­nio Fuen­tes Vi­lla (46), ac­tual pre­si­den­te de la So­cie­dad de In­ge­nie­ros de Bo­li­via (SIB), due­ño de Ser­vi­to­do, una fir­ma que pres­ta ser­vi­cios de pa­vi­men­ta­ción rí­gi­da y ac­cio­nis­ta de Pre­for­te, la em­pre­sa de hor­mi­go­nes con cin­co plan­tas y 40 ca­mio­nes mi­xer que ge­ne­ra más de 300 em­pleos. Fuen­tes es cru­ce­ño y fue ju­ga­dor de fút­bol de se­gun­da di­vi­sión.

—¿Qué área de la in­ge­nie­ría le lla­ma­ba más la aten­ción en la uni­ver­si­dad?

De 1987 a 1992 es­tu­dié In­ge­nie­ría Civil en la Uagrm. Sa­lí ti­tu­la­do el mis­mo año con una te­sis so­bre la ca­rre­te­ra San­ta Cruz-War­nes. An­tes de gra­duar­me hi­ce una maes­tría en ad­mi­nis­tra­ción y finanzas en la UPSA. Lue­go in­gre­sé co­mo asis­ten­te téc­ni­co de un buen in­ge­nie­ro que ha­bía en Con­cre­tec -Nel­son Araúz- y fui por nue­ve años ge­ren­te co­mer­cial de esa com­pa­ñía. Gra­cias a Con­cre­tec es­tu­ve en va­rios lu­ga­res del mun­do. Fue mi pri­mer y úl­ti­mo em­pleo. No vol­ví a ser em­plea­do.

—¿Cuál fue el pri­mer em­pren­di­mien­to que reali­zó?

De­ci­di­mos crear Ser­vi­to­do, de­di­ca­da en un 90% a la pa­vi­men­ta­ción rí­gi­da. Lue­go vi­mos la ne­ce­si­dad de com­ple­men­tar con la em­pre­sa Pre­for­te, una com­pa­ñía si­mi­lar o me­jor que Con­cre­tec. Co­mo di­cen, el alumno sa­le me­jor que el pro­fe­sor. Ha­ce­mos hor­mi­go­nes pre­mez­cla­dos, vi­gue­tas, tu­bos y to­do lo que es­tá re­la­cio­na­do al ce­men­to, hor­mi­gón y sus de­ri­va­dos.

—¿Cuán­tos ki­ló­me­tros lle­gó a pa­vi­men­tar con Ser­vi­to­do?

Ser­vi­to­do tie­ne la ex­pe­rien­cia de 10 años pa­ra com­pe­tir en cual­quier li­ci­ta­ción pú­bli­ca o in­ter­na­cio­nal. En km no sa­bría de­cir­te, pe­ro par­ti­ci­pa­mos en mu­chas ur­ba­ni­za­cio­nes pri­va­das. De­sa­rro­lla­mos los em­pren­di­mien­tos del Gru­po Em­pre­sa­rial La­fuen­te (GEL), es­ta­mos tra­ba­jan­do en Co­li­nas del Uru­bó, la Gran Ciu­dad del Uru­bó, aca­ba­mos de ter­mi­nar Uru­pé y tam­bién en le­van­tar la pri­me­ra ciu­dad in­te­li­gen­te del GEL.

—¿La ma­yor par­te de sus clien­tes son pri­va­dos?

Por po­lí­ti­cas in­ter­nas de­ci­di­mos tra­ba­jar y en­fo­car­nos más en el sec­tor pri­va­do pa­ra des­vir­tuar posibles ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes de gen­te no ami­ga que pien­sa que apro­ve­cho de mi car­go pa­ra in­gre­sar a pro­yec­tos.

—¿Có­mo eva­lúa el cre­ci­mien­to de la cons­truc­ción, con­si­de­ran- do la eta­pa de ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca que vi­ve el país?

El in­di­ca­dor nú­me­ro uno de la economía de cual­quier país ter­cer­mun­dis­ta es la cons­truc­ción y el con­su­mo de ce­men­to y Bo­li­via no es­tá fue­ra de ese con­tex­to. Es el sec­tor pú­bli­co di­na­mi­za con in­ver­sión. Y ellos tie­nen ma­yor­men­te dos fuen­tes de in­gre­so: las re­ga­lías e IDH o el cré­di­to in­ter­na­cio­nal. La pri­me­ra fuen­te ha mer­ma­do y se han coar­ta­do las in­ver­sio­nes, pe­ro San­ta Cruz es el úl­ti­mo de­par­ta­men­to en sentir la des­ace­le­ra­ción por­que aquí se mue­ve mu­cho la in­ver­sión pri­va­da. En el ca­so de Ta­ri­ja se sin­tió más, co­mo en otras re­gio­nes.

— Y con Pre­for­te, ¿en qué pro­yec­tos par­ti­ci­pan?

Es­ta­mos en­tre los pri­me­ros lu­ga­res de las em­pre­sas con ma­yor par­ti­ci­pa­ción en la co­mer­cia­li­za­ción de hor­mi­gón. El GEL nos dio la con­fian­za ini­cial que nos dio el apa­lan­ca­mien­to fi­nan­cie­ro.

—¿Cuán­ta ma­qui­na­ria tie­nen co­mo ac­ti­vos en am­bas com­pa­ñías?

Pre­for­te tu­vo un es­pal­da­ra­zo de los ban­cos. Ac­tual­men­te, te­ne­mos cin­co plan­tas de hor­mi­gón, cer­ca de 40 ca­mio­nes mi­xer y ge­ne­ra­mos al­re­de­dor de 300 em­pleos di­rec­tos, pe­se a que son me­nos de tres años de vi­da. Mien­tras, Ser­vi­to­do ya tie­ne 10 años de ex­pe­rien­cia y co­mo po­lí­ti­ca op­ta­mos tra­ba­jar con Ca­ter­pi­llar.

—¿Có­mo fue el sal­to de em­pre­sa­rio a lí­der de la SIB?

Di cer­ca de 10 años de vi­da a la SIB San­ta Cruz. Pri­me­ro fui di­rec­tor, vi­ce­pre­si­den­te y des­de oc­tu­bre de 2014 asu­mí la pre­si­den­cia na­cio­nal. Re­pre­sen­ta­mos a 11 áreas de la in­ge­nie­ría en el país. Son co­mo 40.000 in­ge­nie­ros re­gis­tra­dos. Co­mo SIB ma­ne­ja­mos la Ley 1449 que nos fa­cul­ta pa­ra ad­mi­nis­trar el Re­gis­tro Na­cio­nal de In­ge­nie­ros.

—¿Con qué ob­je­ti­vos cum­pli­dos le gus­ta­ría pa­sar la pos­ta de la pre­si­den­cia en la SIB?

Es­ta­mos tra­ba­jan­do en cin­co te­mas muy fuer­tes. El pri­me­ro, a tra­vés de un de­cre­to, la SIB va a te­ner la ad­mi­nis­tra­ción del re­gis­tro cu­rri­cu­lar de ca­da pro­fe­sio­nal; la se­gun­da es con­for­mar la fun­da­ción de la SIB pa­ra ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to; el ter­ce­ro es la es­cue­la de pos­gra­do y ca­pa­ci­ta­ción con­ti­nua; el cuar­to el vi­sa­do de pro­yec­tos y el quin­to, la ade­cua­ción de nues­tras nor­mas in­ter­nas

CLOVIS DE LA JAILLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.