Eco­no­mis­ta del Ban­co Mun­dial desata gue­rra de pa­la­bras

Paul Ro­mer, prin­ci­pal eco­no­mis­ta del Ban­co Mun­dial, es cas­ti­ga­do por su crítica ful­mi­nan­te de la ma­la redacción

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Dinero - LUCY KELLAWAY

Es­ta his­to­ria es una de las más tris­tes que he leí­do en mu­cho tiem­po. El prin­ci­pal eco­no­mis­ta del Ban­co Mun­dial le or­de­nó a su per­so­nal que es­cri­bie­ran con ma­yor cla­ri­dad, los man­dó a ca­llar cuan­do rea­li­za­ban pre­sen­ta­cio­nes in­ter­mi­na­bles, e in­sis­tió en que to­dos los in­for­mes fue­ran cor­tos y lú­ci­dos. En vez de ser ala­ba­do por su va­len­tía, Paul Ro­mer fue cas­ti­ga­do co­mo un he­re­je y re­le­va­do de sus de­be­res ad­mi­nis­tra­ti­vos. Su his­to­ria se pue­de leer co­mo una ver­sión cor­po­ra­ti­va del mar­ti­rio de Jua­na de Ar­co.

Yo so­la­men­te ten­go una ob­je­ción con res­pec­to a las me­di­das de Ro­mer. En­tre sus edic­tos es­ta­ba la im­po­si­ción de una cuo­ta del uso de la pa­la­bra ‘y’, la cual es­ta­ble­cía que un in­for­me no po­día con­te­ner más del 2,6% de esa le­tra. Me pa­re­ció ex­tra­ño que ha­ya de­ci­di­do ini­ciar la per­se­cu­ción de tan co­mún con­jun­ción, que tie­ne las ventajas de ser útil, cla­ra y bre­ve, cuan­do exis­ten to­das esas pa­la­bras - apa­lan­ca­mien­to, en­tre­ga, via­je, diá­lo­go, pla­ta­for­ma, apren­di­za­jes o ro­bus­to y mil más- que no son nin­gu­na de esas co­sas.

Sin em­bar­go, cuan­do el La­bo­ra­to­rio Li­te­ra­rio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford pu­bli­có un ar­tícu­lo en 2015 ana­li­zan­do los in­for­mes del Ban­co Mun­dial, “y” re­ci­bió una pa­li­za. Los au­to­res no­ta­ron que su uso ca­si se ha­bía du­pli­ca­do en los úl­ti­mos 70 años y en tono de bur­la ci­ta­ron pa­sa­jes en los que sus­tan­ti­vos bur­dos e in­co­ne­xos es­ta­ban vin­cu­la­dos con con­jun­cio­nes.

¿Pe­ro, en reali­dad, es­ta pa­la­bri­ta ten­drá la cul­pa? Du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na me he su­mer­gi­do en va­rios tex­tos, co­men­zan­do con la obra de Martin Wolf, quien por lo me­nos es­cri­be con tan­ta cla­ri­dad co­mo cual­quier eco­no­mis­ta que yo ha­ya co­no­ci­do. Co­mo era de es­pe­rar, en su úl­ti­ma co­lum­na mi compu­tado- ra con­tó el uso ad­mi­ra­ble del 2,5% de la le­tras ‘y’. Lue­go es­tu­dié una co­lum­na es­cri­ta por Ja­nan Ga­nesh, un hom­bre cu­ya pro­sa es ex­ten­sa­men­te ad­mi­ra­da. Lo hi­zo aún me­jor, con so­lo el 2%.

Des­pués de eso, am­plié mi bús­que­da y ba­jé en su to­ta­li­dad, pa­ra des­cu­brir que Sha­kes­pea­re usó la ‘y’ unas es­ca­sas 19 ve­ces por ca­da 1.000 pa­la­bras. Cuan­do se to­ma en con­si­de­ra­ción que la ma­yo­ría de los ca­sos son aco­ta­cio­nes -“en­tran Kent y Glou­ces­ter”-, el re­sul­ta­do fi­nal es aún más ba­jo.

Es­ta­ba a pun­to de con­cluir que Ro­mer te­nía ra­zón, pe­ro en­ton­ces me di­ri­gí a mi pro­pia es­cri­tu­ra y des­cu­brí que en la co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da usé la pa­la­bra ‘y’ unas ver­gon­zo­sas 30 ve­ces por ca­da 1.000 pa­la­bras. Ro­mer es­ta­ría de­ses­pe­ra­do.

En un es­fuer­zo de úl­ti­ma ho­ra por pro­bar que él es­ta­ba equi­vo­ca­do, exa­mi­né

una ele­gan­tí­si­ma no­ve­la de la es­cri­to­ra más ele­gan­te de la len­gua in­gle­sa. Ba­jé un ca­pí­tu­lo al azar, y Jane Aus­ten usó la pa­la­bra

“y” un gran­dí­si­mo

3,8% de ve­ces.

En el mis­mo ins­tan­te en que yo es­ta­ba ha­cien­do es­ta la­bor, en el es­ce- na­rio del Fes­ti­val Li­te­ra­rio de Hays, un ex­dipu­tado del Ban­co de In­gla­te­rra le de­cía al pú­bli­co que con el fin de lo­grar que sus eco­no­mis­tas es­cri­bie­ran in­te­li­gi­ble­men­te, el ban­co les ha­bía he­cho es­tu­diar la obra del Dr. Seuss. Al oír es­to, fui di­rec­ta

men­te a y, pa­ra mi de­lei­te, en­con­tré la pa­la­bra ‘ y’ dis­per­sa por to­das par­tes, 46 por ca­da 1.000 pa­la­bras.

Lo que es­to prue­ba es que usar la pa­la­bra ‘y’ es un pro­ble­ma so­lo si con­du­ce a la confusión o a alar­gar el tex­to. Dr. Seuss pue­de es­ca­par­se de la crítica de su uso ex­tra­va­gan­te de la con­jun­ción por­que su tex­to es tan es­cue­to. En so­lo 1.620 pa­la­bras cuen­ta una his­to­ria más sor­pren­den­te y me­mo­ra­ble que nin­gún in­for­me ban­ca­rio.

Es­cri­tu­ra ho­nes­ta y real

No obs­tan­te, aun si se les obli­ga­ra a los eco­no­mis­tas a usar me­nos pa­la­bras, eso no da­ría ne­ce­sa­ria­men­te me­jor re­sul­ta­do. Ex­ten­so ca­si siem­pre sig­ni­fi­ca ma­lo, pe­ro bre­ve no sig­ni­fi­ca bueno. Uno de los peo­res ejem­plos de es­cri­tu­ra que vi la se­ma­na pa­sa­da fue una car­ta de Alex Cruz, director de Bri­tish Air­ways, enviada a miem­bros del Club Eje­cu­ti­vo des­pués de que un error de in­for­má­ti­ca de­jó a 75.000 pa­sa­je­ros aban­do­na­dos.

Eran so­lo 421 pa­la­bras, pe­ro co­men­za­ba con bas­tan­te sen­ci­llez: “Que­ría con­tac­tar­le per­so­nal­men­te pa­ra dis­cul­par­me”.

Sin em­bar­go, ya es­to era pu­ra ton­te­ría, ya que un co­rreo elec­tró­ni­co ma­si­vo es to­tal­men­te im­per­so­nal.

Ade­más de ser sen­ci­llo y bre­ve, la bue­na es­cri­tu­ra tie­ne que ser ho­nes­ta y real. Es­tu­dié las úl­ti­mas pa­la­bras del tex­to de ‘Lear’ -que ha­bía ba­ja­do a mi compu­tado­ra- pro­nun­cia­das por Albany: “Ha­blad lo que sen­ti­mos, no lo que de­be­mos de­cir.” Pe­ro aún eso no va a ayu­dar a los eco­no­mis­tas. El ins­tin­to de de­cir ton­te­rías pom­po­sas es de­ma­sia­do pro­fun­do pa­ra cam­biar­se con una rá­pi­da in­mer­sión en Sha­kes­pea­re o Dr. Seuss.

Cual­quier eco­no­mis­ta di­rá que la me­jor ma­ne­ra de cam­biar el com­por­ta­mien­to es cam­biar los in­cen­ti­vos. Eso sig­ni­fi­ca pro­mo­ver a los que es­cri­ben bien. No sig­ni­fi­ca cas­ti­gar a al­guien que tra­tó de ani­mar a sus co­le­gas a que es­cri­bie­ran tex­tos que la gen­te po­si­ble­men­te qui­sie­ra leer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.