Un je­fe de­be lo­grar que sus em­plea­dos ‘se­pan y quie­ran’ ha­cer su la­bor

Re­to. Un buen lí­der tie­ne ca­be­za fría pa­ra pen­sar, el co­ra­zón cá­li­do pa­ra que­rer a su gen­te y bra­zos fuer­tes pa­ra ac­tuar

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Management - ANA MA­RÍA CO­PA VÁS­QUEZ ACOPA@ELDEBER.COM.BO

Ni te­mi­do ni odia­do. Un buen je­fe se gana la con­fian­za de sus tra­ba­ja­do­res si les de­mues­tra “ca­ri­ño, bue­na in­ten­ción, ejem­pla­ri­dad, que co­no­ce bien del ofi­cio y que sa­be man­dar”. Y pa­ra ello de­be te­ner con­cien­cia de que “man­dar es un ser­vi­cio a quie­nes sa­can ade­lan­te la em­pre­sa”.

Esa es la ob­ser­va­ción que ha­ce Ma­nuel Al­cá­zar Gar­cía (Bil­bao) pro­fe­sor del Área de Gobierno de Per­so­nas del PAD en la Es­cue­la de Di­rec­ción de la Uni­ver­si­dad de Piu­ra y au­tor del li­bro Có­mo man­dar bien. Consejos pa­ra ser un buen je­fe. “Un buen di­rec­ti­vo tie­ne la ca­be­za fría co­mo el hie­lo pa­ra pen­sar, el co­ra­zón cá­li­do co­mo el fue­go pa­ra que­rer a la gen­te y los bra­zos fuer­tes co­mo el ace­ro pa­ra ac­tuar”, ase­gu­ra. An­te un error o fa­lla del tra­ba­ja­dor Al­cá­zar cree que an­tes que san­cio­nar, se de­be in­ves­ti­gar las cau­sas. “Cuan­do al­guien no ha­ce bien lo que se le pi­de, so­lo hay tres po­si­bles res­pues­tas: no pu­do ha­cer­lo, no su­po ha­cer­lo o no qui­so ha­cer­lo”. Aña­de: “Si no pu­do ha­cer­lo es qui­zá por­que le fal­ta in­for­ma­ción o re­cur­sos. Si no su­po ha­cer­lo, pue­de ser que le fal­ta ca­pa­ci­ta­ción. Y si po­día y sa­bía la ta­rea, pe­ro no qui­so ha­cer­lo, qui­zá tu­vo bue­nas ra­zo­nes y hay que ave­ri­guar­lo”.

HER­NÁN VIRGO

Ex­per­to. El Cen­tro Cul­tu­ral Su­tó ges­tio­nó la vi­si­ta de Al­cá­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.