En de­fen­sa de los que in­te­rrum­pen

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Dinero - LUCY KELLAWAY

Ha­ce dos se­ma­nas Da­vid Bon­der­man me­tió la pa­ta de una ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar. En me­dio de una dis­cu­sión so­bre la cul­tu­ra se­xis­ta de Uber, con­tó un chis­te gro­se­ro so­bre có­mo las mu­je­res ha­blan de­ma­sia­do. In­te­rrum­pió a

Arian­na Huf­fing­ton, su co­di­rec­to­ra de Uber. Y se equi­vo­có. Las mu­je­res no ha­blan más que los hom­bres.

Ele­gir ese mo­men­to pa­ra con­tar el chis­te de­mos­tró una fal­ta de jui­cio, de dis­ci­pli­na y de com­pren­sión del lío en el que Uber se ha me­ti­do. No ha­bía re­me­dio: el mul­ti­mi­llo­na­rio de 74 años se dio cuen­ta de que te­nía que re­ti­rar­se de la jun­ta di­rec­ti­va.

No obs­tan­te, hay un as­pec­to por el que ha si­do cri­ti­ca­do - in­te­rrum­pir a Huf­fing­ton- en el que yo es­toy de su la­do. Co­mo al­guien que siem­pre in­te­rrum­pe, me sien­to mo­ral­men­te obli­ga­da a de­fen­der­lo y a to­dos los que in­te­rrum­pen a los de­más en el mun­do.

In­te­rrum­pir tie­ne ma­la repu­tación. Se con­si­de­ra ma­la edu­ca­ción. Va en con­tra de la no­ción sen­ti­men­tal de que to­do el mun­do en el tra­ba­jo se me­re­ce el res­pe­to de los de­más cuan­do es­tán ha­blan­do. Cuan­do un hom­bre in­te­rrum­pe a una mu­jer se ve con muy ma­los ojos. Los es­tu­dios mues­tran que es­to pa­sa to­do el tiem­po: los hom­bres se lo ha­cen a las mu­je­res más que a los hom­bres, y las mu­je­res ca­si nun­ca in­te­rrum­pen a los hom­bres.

Es­to se ha con­ver­ti­do en un pun­to tan de­li­ca­do que ca­da vez que se des­cu­bre a un hom­bre co­no­ci­do ha­blan­do en pú­bli­co e in­te­rrum­pien­do a una mu­jer, se­gu­ra­men­te se ga­na­rá una pa­li­za pú­bli­ca. Eric Sch­midt de Alp­ha­bet fue cri­ti­ca­do por ha­cer­lo cuan­do in­te­rrum­pió a la úni­ca mu­jer en el fo­ro du­ran­te una se­sión de pre­gun­tas y res­pues­tas en 2015. Y es­ta se­ma­na la se­na­do­ra de­mó­cra­ta Kam­pa­la Ha­rris fue in­te-

rrum­pi­da por va­rios co­le­gas re­pu­bli­ca­nos mien­tras in­te­rro­ga­ba al fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, mo­ti­van­do un ar­tícu­lo del New York Ti­mes de­plo­ran­do la prác­ti­ca.

La ma­yo­ría de la gen­te es­tá de acuer­do que el re­me­dio es ha­cer que los hom­bres de­jen de ha­cer­lo. Ha­ce un par de me­ses, co­mo par­te de la ce­le­bra­ción del Día Internacional de las Mu­je­res, se lan­zó una apli­ca­ción lla­ma­da Mu­jer In­te­rrum­pi­da. Cual­quier hom­bre que la use tie­ne que de­cir tres ve­ces: “No voy a in­te­rrum­pir más a las mu­je­res”, y se le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.