Easy Ta­xi ope­ra has­ta 5.000 ca­rre­ras al día

Ál­va­ro Vás­quez de la Ve­ga di­ri­ge la com­pa­ñía Easy Ta­xi, apli­ca­ción pre­sen­te en las tres ciu­da­des del eje cen­tral del país

El Deber - Dinero (Bolivia) - - Portada - MAU­RI­CIO VASQUEZ mau­ri­cio.vasquez@el­de­ber.com.bo

Easy Ta­xi es una com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca de ser­vi­cios de trans­por­te pre­sen­te en 420 ciu­da­des de 30 paí­ses. Es­tá en Bolivia ha­ce tres años. Ál­va­ro Ramiro Vás­quez de la Ve­ga (34) ini­ció las ope­ra­cio­nes de Easy Ta­xi en Bolivia en Co­cha­bam­ba, pe­ro de­jó la em­pre­sa por­que se tras­la­dó a San­ta Cruz. Sin em­bar­go, a prin­ci­pios de es­te año re­tor­nó a Easy Ta­xi pa­ra asu­mir las rien­das de la ope­ra­ción a es­ca­la na­cio­nal.

—¿Dón­de sur­ge Easy Ta­xi y có­mo fue su ex­pan­sión?

Easy Ta­xi na­ció en Bra­sil y lue­go se ex­pan­dió. Es­ta­mos en 30 paí­ses y en 420 ciu­da­des. En Amé­ri­ca La­ti­na es­ta­mos en to­da Su­da­mé­ri­ca. En el Cono Sur es­tá el fuer­te de nues­tras ope­ra­cio­nes, ya que lle­ga­mos an­tes que otras apli­ca­cio­nes.

—¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do la acep­ta­ción del ser­vi­cio de Easy Ta­xi en Bolivia?

Ha si­do al­go pau­la­tino. En la me­di­da que la tecnología ha ido aden­trán­do­se en la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas, es que no­so­tros he­mos po­di­do avan­zar. En un prin­ci­pio era bas­tan­te com­pli­ca­do, por­que cuan­do que­ría­mos afi­liar al­gún con­duc­tor es­te no te­nía un smartp­ho­ne. Pa­ra im­pul­sar el uso del ser­vi­cio en al­gu­nas ciu­da­des hi­ci­mos sub­ven­cio­nes. Le com­pra­mos a Ti­go una cier­ta can­ti­dad de equi­pos, creo que 500 pa­ra ca­da ciu­dad, y se los ven­día­mos a los ta­xis­tas en­tre Bs 100 y 150 más ba­ra­tos y a cuo­tas pa­ra que usen nues­tra apli­ca­ción. En la me­di­da en que la adop­ción de los smartp­ho­nes ha ido cre­cien­do, ese pro­ce­so ha si­do más fá­cil. Aho­ra por ejem­plo, la gen­te vie­ne a la ofi­ci­na y ya sa­be có­mo fun­cio­na el ser­vi­cio. An­tes te­nía­mos que en­se­ñar­les has­ta có­mo car­gar el cré­di­to.

—¿Con cuán­tos con­duc­to­res co­men­za­ron?

Em­pe­za­mos con po­cos, con unos 50. En un prin­ci­pio no­so­tros mis­mos te­nía­mos que usar el ser­vi­cio pa­ra que los con­duc­to­res apren­dan su fun­cio­na­mien­to, pa­ra que la gen­te lo co­noz­ca y se ani­me a uti­li­zar la apli­ca­ción.

—¿Eso quie­re de­cir que dar a co­no­cer a Easy Ta­xi en Bolivia fue com­pli­ca­do?

Sí, la ver­dad nos cos­tó un po­co, más que to­do con el te­ma del con­duc­tor. Si bien la gen­te de un seg­men­to me­dio pa­ra arri­ba ya te­nía un smartp­ho­ne y es­ta­ba en Fa­ce­book, no así los con­duc­to­res. Ha­bía fi­las en nues­tra ofi­ci­na pre­gun­tan­do ¿có­mo en­tro al sis­te­ma?, ¿qué ha­go?, ¿có­mo car­go mi cré­di­to?, ¿có­mo com­pro me­gas?, fue bas­tan­te com­pli­ca­do en un prin­ci­pio pa­ra ellos, pe­ro lue­go se fue avan­zan­do. Hoy te­ne­mos 14.000 ta­xis­tas re­gis­tra­dos, de los cua­les un 70% es­tá acti­vo. Por día ha­ce­mos en­tre 4.000 y 5.000 ca­rre­ras en las tres ciu­da­des (La Paz, Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz).

—¿Qué ti­po de pú­bli­co es el que uti­li­za ac­tual­men­te Easy Ta­xi en el país?

En un prin­ci­pio usa­ban la apli­ca­ción gen­te del seg­men­to me­dio y al­to, ac­tual­men­te se ha di­ver­si­fi­ca­do el ac­ce­so a nues­tro ser­vi­cio, ya que más per­so­nas tie­nen smartp­ho­ne y uti­li­zan ta­xi. An­tes te­ner un smartp­ho­ne era prohi­bi­ti­vo, era si­nó­ni­mo de te­ner di­ne­ro, hoy hay mó­vi­les de to­do pre­cio y eso ha per­mi­ti­do que la gen­te tam­bién ac­ce­da a nues­tros ser­vi­cios. Al­go im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es el te­ma de pro­mo­cio­nes, ac­tual­men­te es­ta­mos con una en la que los usua­rios pue­den ju­gar vi­deo­jue­gos du­ran­te su recorrido. Re­cien­te­men­te tu­vi­mos una pro­mo­ción por San Juan que ob­se­quia­ba des­cuen­tos. Es al­go que nos ayuda a dar a co­no­cer el ser­vi­cio y fi­de­li­zar a los clien­tes.

—En paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na ha ha­bi­do re­cha­zo ha­cia ser­vi­cios si­mi­la­res, ¿us­te­des han te­ni­do in­con­ve­nien­tes en al­gún mer­ca­do?

Ca­da país tie­ne su pro­pia le­gis­la­ción, sin ir muy le­jos en Bolivia es bien com­ple­jo. Si us­ted vie­ne a San­ta Cruz tie­ne su pro­pia le­gis­la­ción en cuan­to a trans­por­te se re­fie­re, va a La Paz y es lo mis­mo. Ca­da ciu­dad se ma­ne­ja de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, igual es ca­da país, lo que no­so­tros he­mos he­cho a di­fe­ren­cia de otros mo­de­los de ne­go­cio, es que nos cons­ti­tui­mos le­gal­men­te en el país al que lle­ga­mos. Cuan­do arri­ba­mos a Bolivia nos cons­ti­tui­mos en una em­pre­sa, ge­ne­ra­mos fuen­tes de tra­ba­jo y pa­ga­mos im­pues­tos. Lo que no­so­tros le ven­de­mos a nues­tros con­duc­to­res es una es­pe­cie de cré­di­to y ellos com­pran ese cré­di­to, el cual es fac­tu­ra­do. No es co­mo una lí­nea de ra­dio­ta­xi, don­de co­bran la fre­cuen­cia y no se sa­be a dón­de va ese di­ne­ro ni cuán­to se re­cau­da. Siem­pre nos ape­ga­mos a to­do lo que es la nor­ma­ti­va y eso es lo que nos ha ayu­da­do en to­dos los paí­ses don­de es­ta­mos. Hay al­gu­nos mo­de­los de ne­go­cio que ma­ne­jan y sa­can di­ne­ro y es ahí don­de hay pro­ble­mas.

—¿Tie­ne pla­nes de ex­pan­sión a otras ciu­da­des del país?

Te­ne­mos va­rias so­li­ci­tu­des pa­ra expandirnos a Ta­ri­ja y Su­cre. Es­ta­mos ana­li­zan­do el te­ma le­gal pa­ra po­der to­mar una de­ci­sión. Si no es es­te año, se­rá el pró­xi­mo.

JOR­GE UECHI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.